La fortuna sonríe a Irán y es cruel con Marruecos

3
699
Foto: Mahdi Zare Fars News Agency Wikimedia CC BY 4.0

La fortuna del fútbol sonrió a Irán, que ganó por 0-1 a Marruecos con un gol en contra del marroquí Aziz Bouhaddouz en el minuto 95 en un duelo que parecía condenado al empate.

El conjunto iraní, que se había dedicado todo el partido a esperar a Marruecos y salir al contragolpe, se encontró con tres puntos en un tiro de esquina desde la izquierda que Bouhaddouz, en su intento por despejar, introdujo en el arco de su compañero Munir, condenando al conjunto magrebí, que había sido más ambicioso.

De esta manera, Irán logró su primer triunfo en su primer duelo de un Mundial y se enfrentará a España, una de las favoritas del Grupo B, con tres puntos en el bolsillo, mientras que Marruecos se irá con las manos vacías y con la sensación de haber merecido mucho más, especialmente por su ambiciosa propuesta de los primeros minutos.

Marruecos e Irán protagonizaron un duelo inédito en la historia del torneo y significativo por enfrentarse dos selecciones de países con mayoría musulmana en el día de ‘Aid al Fitr’, la fiesta que marca el fin del mes del ayuno sagrado o Ramadán, que pareció notarse en el final del duelo, con hasta tres lesionados.

Dos selecciones similares en cuanto a sus planteamientos: una defensa férrea y un ataque veloz, lanzado por sus extremos y con delanteros móviles dispuestos a aprovechar la mejor ocasión. Y necesitadas de un triunfo antes de acometer sus duelos contra los dos favoritos, las selecciones ibéricas: España y Portugal.

En la alineación de los ‘Leones del Atlas’, Renard sorprendió con la inclusión del joven lateral del Real Madrid Achraf Hakimi (19 años) como lateral izquierdo y el extremo del Leganés Nordin Amrabat en la otra banda, pero con proyección ofensiva. Cuando ellos salían, el mediocampista El Ahmadi se incrustaba como central.

Marruecos tenía clara la puesta en escena: morder y buscar el gol cuanto antes. Y lo hizo desde el primer minuto, con un disparo del joven mediapunta Amine Harit. No habían pasado diez minutos cuando los magrebíes contaban varios centros al área de Amrabat y un remate solo del delantero El Kaabi tras un mal despeje persa.

El director técnico iraní, el luso Carlos Queiroz, pedía calma a los suyos para que detuvieran la avalancha ofensiva rojiverde; pero el que tenía que emplearse a fondo era el guardameta Ali Beiranvand, una triple ocasión marroquí en un golpe franco, con el defensor del Juventus Mehdi Benatia como último rematador.

El ‘Team Melli’ iraní solo lograba acercarse en situaciones aisladas, generadas siempre por Azmoun y Ansarifard, aunque por suerte para los persas Marruecos había perdido la frescura, y casi lo pagan los de Hervé Renard, que estuvieron a punto de irse por detrás al descanso en una doble ocasión iraní al borde del descanso.

Un contragolpe persa conducido por Masoud para la carrera de Azmoun, hizo convertirse en héroe al guardameta marroquí Munir El Kajoui, quien primero desvió con el pie el primer disparo de Azmour y luego, en una acción de puros reflejos, desvió con la mano el segundo remate de Alireza Jahanbakhsh.

Intentó Marruecos volver por los mismos fueros en el arranque de la segunda mitad, con Amrabat entrando como un cuchillo por la banda derecha, pero sin servir centros claros; mientras que Irán esperaba su oportunidad a la contra, consciente de que podía hacer mucho daño.

Conforme pasaban los minutos, se apoderaba del terreno de juego una sensación de que los dos equipos estaban más ocupados en evitar errores que en intentar ir a por el encuentro.

En esta tesitura estaba cómodo Irán, guarnecido y esperando los intentos de Marruecos, liderado por el joven Harit, un incordio constante por la izquierda pero falto de precisión en el último pase.

Si el partido estaba trabado, el ritmo se frenó completamente cuando se encadenaron las lesiones de Amrabat por Marruecos y de los iraníes Omid Ebrahimi y Alireza Jahanbakhsh, que prácticamente evitaron el juego en el último cuarto de hora. El colegiado turco Cüneyt Cakir tuvo que añadir seis minutos por atenciones y cambios.

Cuando parecía que estaba todo condenado al empate sin goles, un tiro de esquina desde la izquierda lanzado por el iraní Haji Safi generó el gol en contra de Bouhaddouz. Los jugadores persas explotaron de alegría y se enfrentarán a España con tres puntos inesperados en su mochila.

— Ficha técnica:

0 – Marruecos: Munir; N. Amrabat (S. Amrabat, m.75), Benatia, Saiss, Achraf; El Ahmadi; Ziyech, Belhanda, Boussoufa, Harit (Da Costa, m.82); y El Kaabi (Bouhaddouz, m.76).

Entrenador: Hervé Renard.

1 – Irán: Beiranvand; Rezaeian, Pouraliganji, Chesmi, Haji Safi; Ebrahimi (Montazeri, m.79); Jahanbakhsh (Ghoddos, m.84), Shojaei (Taremi, m.67), Amiri, Ansarifard; y Azmoun.

Entrenador: Carlos Queiroz.

Gol: 0-1, M.95: Bouhaddouz, en propia meta.

Árbitro: Cuneyt Cakir (TUR). Amonestó a Shojaei (min. 9), El Ahmadi (min. 33), Jahanbakhsh (min. 46) y Ansarifard (min. 90)

Incidencias: Partido de la primera jornada del Grupo B del Mundial 2018 disputado en el Saint Petersburg Stadium de San Petersburgo ante 62.548 espectadores. EFE

3 Comentarios

  1. Como denominacion no está mal.Lo de Leones del Atlas. Aunque tal vez con algun punto de impropiedad , pues los jugadores han nacido por ejemplo Harit , Saïss, Benatia, Da Costa en Francia, Al Kaabi en Casablanca, Belhanda en Aviñon, H.Ziyech en Holanda como Busufa, el Ahmadi, Amrabat, y en España Hakimi y Munir .
    El partido de España con Marruecos va a ser de sufrir .