La ficción que desestabiliza el Medio Oriente

3
1658
Depósito de armas de Hezbollah - Foto Wikipedia

Evelyn Gordon

Si estuviera compilando una lista de deseos de política exterior para 2018, uno de los primeros en la lista sería poner fin a la ficción de que Líbano es un país independiente en lugar de una satrapía iraní gobernada por la legión extranjera de Irán, Hezbollah.

El establecimiento de la política exterior occidental mantiene esta ficción por buenas intenciones; quiere proteger a libaneses inocentes de sufrir las consecuencias de las provocaciones militares de Hezbollah contra sus vecinos. Pero esta política ha permitido a Hezbollah devastar con impunidad a varios países vecinos, y está allanando el camino a una guerra que degradará al propio Líbano.

“Proteger” al Líbano de las consecuencias del comportamiento de Hezbollah es a la vez un consenso bipartidista y transatlántico. Esto fue evidente por la indignación de Occidente en noviembre, cuando Arabia Saudita intentó (aunque de modo abortivo) de poner fin a la pretensión de que Hezbollah no gobierna Líbano al presionar a la hoja de parra de la organización, el primer ministro Saad Hariri, para que renuncie.

El Grupo de Apoyo Internacional para Líbano, que incluye EE .UU., la ONU, la Unión Europea, la Liga Árabe, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, China y Rusia, emitió un comunicado exigiendo que Líbano esté “protegido de las tensiones en la región”.

El subsecretario interino del Departamento de Estado para Asuntos del Cercano Oriente, David Satterfield, exigió que Arabia Saudita “explique por qué Riad estaba desestabilizando Líbano”. El presidente francés, Emmanuel Macron, proclamó que es vital que el Líbano siga “desasociado” de las crisis regionales. Y la lista continúa.

Sin embargo, Occidente no ha mostrado una preocupación similar por proteger a los muchos países del Medio Oriente de la desestabilización generada por el partido gobernante de facto del Líbano. Miles de tropas de Hezbollah han luchado en la guerra civil de Siria, ayudando al régimen de Assad a masacrar a cientos de miles de sus propios ciudadanos. Hezbollah también tiene tropas en Yemen para apoyar a los rebeldes hutíes en la guerra civil de ese país, y puede haber estado involucrado en el lanzamiento de misiles desde Yemen en Arabia Saudita. Ha entrenado a las milicias chiítas en Irak y ha luchado junto a ellas. Y, por supuesto, ha construido un arsenal de unos 150.000 misiles, más grande que el de la mayoría de los ejércitos convencionales, para su eventual uso contra Israel.

De acuerdo, Hezbollah no es el partido gobernante oficial del Líbano; es parte de un gobierno de coalición liderado por Hariri, que en realidad pertenece a un partido rival. Pero no solo tiene Hezbollah el poder de veto oficial sobre todas las decisiones del gobierno, también es la fuerza militar dominante del país. Hariri no tiene poder para impedir que Hezbollah envíe sus tropas a toda la región; ni siquiera puede evitar que haga lo que le plazca dentro del propio Líbano.

Un pequeño ejemplo ilustra perfectamente su impotencia. A principios de diciembre, Qais al-Khazali, el jefe de una milicia chiíta iraquí, fue filmado en video acompañando a los agentes de Hezbollah a la frontera libanesa-israelí y proclamando la voluntad de su milicia de ayudar a Hezbollah a luchar contra Israel. Hariri calificó la visita como una “violación flagrante” de la ley libanesa y ordenó al ejército libanés asegurarse de que no se repitiera ningún incidente de ese tipo. Unas semanas más tarde, como para subrayar la impotencia de Hariri, Hezbollah llevó a otro comandante de alto rango de una milicia chií siria a la frontera para una promesa similar grabada en video.

Sin embargo, a pesar de la abrumadora evidencia de lo contrario, Occidente ha insistido en mantener la ficción de que el Líbano es, de alguna manera, independiente de Hezbollah en lugar de ser gobernado por él. Y al hacerlo, los países occidentales han permitido la agresión de Hezbollah.

Gracias a esta ficción, Occidente otorga cientos de millones de dólares en ayuda civil y militar a Líbano. La ayuda civil, de la que la Unión Europea ha proporcionado más de mil millones de dólares en los últimos años, libera a Hezbollah de la necesidad de pagar las consecuencias de sus acciones, como el cuidado del millón de refugiados sirios que su propia agresión ayudó a expulsar de Siria al Líbano. La ayuda militar estadounidense, de la cual Líbano es el sexto mayor receptor del mundo, le ha dado a Hezbollah acceso a entrenamiento, inteligencia, equipamiento y otras capacidades militares, ya que el ejército libanés comparte con la organización todo lo que recibe, ya sea de buena gana o con la complicidad de Hezbollah.

Además, gracias a esta ficción, Occidente ha suavizado repetidas veces las sanciones contra Hezbollah para evitar dañar a Líbano y también ha presionado repetidamente a otros países para que no penalicen a Líbano por la agresión de Hezbollah. Esto le ha permitido a Hezbollah librar sus guerras en el extranjero sin que su propia circunscripción libanesa pague ningún precio. Si Hezbollah sabía que sus propios ciudadanos sufrirían por sus acciones, podría pensarlo dos veces sobre el aventurerismo extranjero.

Pero además de desestabilizar a otros países de Oriente Medio, esta política occidental puede ser un boomerang en el Líbano mismo. Los observadores serios actualmente califican otra guerra de Hezbollah-Israel como algo entre probable e inevitable.

Y debido a que Hezbollah tiene 150.000 cohetes apuntando a la población civil de Israel, este último no tendría más remedio que emplear la máxima fuerza para poner fin a una guerra lo más rápidamente posible. Contra una amenaza de esa magnitud, proteger a su propia gente superaría cualquier presión internacional por “restricción”.

El resultado sería una gran cantidad de bajas civiles, dado el hábito de Hezbollah de incorporar tropas y armas en las áreas urbanas, así como la destrucción de la infraestructura libanesa, que Hezbollah usa para mover y reabastecer a sus tropas. En resumen, Líbano estaría devastado.

La única manera de evitar una guerra de este tipo es revertir las políticas occidentales que han permitido a Hezbollah crecer hasta llegar a sus monstruosas proporciones actuales. Esto significa ejercer una presión masiva sobre Hezbollah, incluso si también perjudica al Líbano. Dicha presión debería incluir atacar el tráfico de drogas   de Hezbollah y sancionar a los bancos libaneses que manejan sus finanzas. Esto podría mantener a la organización tan preocupada con su propia supervivencia que no tendría energía de sobra para enfrentarse a Israel. Además, Occidente debe tener claro que no puede y no protegerá al Líbano si estalla la guerra. Si Hezbollah cree que Occidente intervendrá una vez más para proteger al Líbano, es probable que cometa el error de pensar que puede luchar contra Israel sin consecuencias intolerables para su propio pueblo.

Varias décadas de “proteger” el Líbano solo han fortalecido a Hezbollah, y es una locura pensar que más de lo mismo producirá resultados diferentes. Por lo tanto, ya es hora de reconocer que el Líbano es una filial iraní de propiedad absoluta y tratarlo en consecuencia, no solo por el bien de los vecinos del Líbano sino por el propio Líbano.

 

Fuente: Evelyncgordon.com

3 Comentarios

  1. La ficción principal aquí es que Europa apoya la libertad. Europa apoya a los palestinos, a los iraníes y a cuaquierera que desafíe el poder norteamericano a través de Israel.

Dejar respuesta