La doctrina de Seguridad Nacional de Donald Trump

4
1105
Donald Trump - Foto Wikipedia

Doron Feldman

La decisión del presidente Donald Trump de retirarse del acuerdo nuclear con Irán (el JCPOA) y de renovar duras sanciones económicas para obligar a Teherán a aceptar cambios significativos en el acuerdo, ejemplifica la inclinación de Trump de forjarse nuevos patrones de logros diplomáticos. Su habilidad para hacer esto ha sido facilitada por la estabilización de su administración en el ámbito doméstico.

De una manera única, Trump y su administración operan de manera racional, ordenada y calculada, a pesar del estigma que se les ha adherido debido a la naturaleza extrovertida del presidente y al lenguaje poco ortodoxo. La “Doctrina Trump” consiste en compromisos para preservar los intereses estadounidenses, mantener las promesas electorales para los votantes e implementar políticas.

De acuerdo con esta doctrina, Estados Unidos debería, siempre que sea posible, evitar el compromiso directo a largo plazo de las tropas con los conflictos en el extranjero mientras que al mismo tiempo se mantienen las capacidades militares para una intervención rápida si es necesario. Estas fuerzas sirven principalmente para disuadir. Si necesitan intervenir, el objetivo es lograr un resultado rápido mediante la concentración de fuerzas y el uso de tecnologías de combate innovadoras, y luego cortar el contacto lo antes posible y volver a las bases.

De esta manera, la administración está logrando que el gigante estadounidense vuelva a estar a la vanguardia de la arena internacional (particularmente en Asia y Medio Oriente) después del retiro que ocurrió bajo el predecesor de Trump, Barack Obama. Trump está logrando esto sin contraer compromisos irrazonables y sin forzar a los contribuyentes estadounidenses a pagar enormes sumas para financiar los gastos corrientes de la Fuerza Expedicionaria Americana.

El legado de Obama

La política exterior de la administración Obama de ocho años fue y sigue siendo muy controvertida. Habiendo despertado la euforia mundial en su primera elección (incluso recibió el Premio Nobel de la Paz antes de poder hacer algo), Obama dejó a su sucesor un desastroso legado internacional. Falló miserablemente en lidiar con la “Primavera árabe”, cometió errores críticos con respecto a los numerosos conflictos de la región (especialmente la guerra civil siria) y socavó el equilibrio de poder entre las superpotencias (China, Rusia y EE. UU.). Esto condujo, por un lado, al primer compromiso militar de Pekín en el Medio Oriente, y por el otro, a la renovación del compromiso ruso -por primera vez desde la Guerra Fría- tanto en el Medio Oriente como en otras regiones del mundo (Europa del Este, Antártida, África del Norte).

El gobierno de Obama redujo el presupuesto del ejército de los EEUU y el programa de la NASA, lo que inhibió el desarrollo tecnológico y científico.

En total, las políticas de Obama dañaron la imagen estadounidense tanto interna como externamente. Además, la administración permitió que los Estados con umbrales nucleares, como Corea del Norte e Irán, se volvieran militarmente poderosos, amenazaran a sus vecinos y siguieran el camino nuclear. Todo esto fue asumido por Obama a expensas de los aliados más cercanos de Washington (Japón, Corea del Sur, Israel y Arabia Saudí), que la administración percibió como obstáculos en lugar de ser elementos positivos. En casa, Obama aumentó el tono socialista con respecto a la economía y la sociedad, dejando profundas divisiones en la cultura y contribuyendo a un declive en la posición económica de los ciudadanos.

La legitimidad interna de la administración Trump

La política exterior estadounidense y su capacidad para influir en las potencias mundiales, las potencias regionales y los actores regionales dependen, ante todo, de la capacidad de la administración para funcionar internamente. Más de un año después del mandato de Trump, la relación entre el presidente y el Senado de EEUU parece haberse normalizado. Trump tiene apoyo, si es limitado, entre los círculos conservadores del Partido Demócrata y las élites republicanas tradicionales que le resultaron hostiles después de las elecciones. Esto le ha permitido obtener la mayoría necesaria para llevar su agenda de reforma tributaria a través del Senado, avanzar en la nueva ley de inmigración, superar las crisis presupuestarias y mantenerse firme frente a las tensiones internas. Cuando la administración de Trump salió a la luz con estos asuntos, se le acreditaron los logros en la política interna. Esto, a su vez, fortaleció su posición internacional, permitiéndole comenzar a actuar de manera más decisiva en esa arena.

Una restauración paso a paso

Obama dejó un legado de reducida influencia estadounidense en el ámbito internacional, pero la administración Trump está logrando revertir gradualmente esa tendencia. La administración ha tomado medidas y continúa actuando para ejecutar los objetivos de política exterior definidos por Trump durante su campaña presidencial. Los objetivos centrales fueron:

 

  1. la derrota y la erradicación de ISIS
  2. el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y la transferencia de la embajada de los EE. UU. a esa ubicación
  3. la prevención de la proliferación nuclear por parte de Corea del Norte e Irán

 

Si bien Trump propone una política exterior neo separatista de abstenerse de involucrarse directamente en conflictos fuera del hogar, no se ha visto disuadido de defender las normas y reglas internacionales, como el uso de armas no convencionales. En abril de 2017, EEUU respondió al uso del régimen de Assad de armas químicas contra civiles sirios disparando misiles Tomahawk a Siria. Este movimiento, que fue de alcance limitado, fue el primer intento en el regreso de los EEUU a una posición de liderazgo en el ámbito internacional.

Trump no solo está cumpliendo las promesas de campaña, sino que está actuando con determinación para implementar su política exterior, la “Doctrina Trump”, de acuerdo con una planificación detallada y racional.

Si examinamos el manejo de la administración de la crisis nuclear de Corea del Norte, parece que Trump actuó deliberadamente para escalar la crisis, crear una amenaza remota y disuadir a Pyongyang. La “guerra de palabras” entre los líderes de los dos países, que incluyó una amenaza de Trump de que Corea del Norte sería destruida, estuvo acompañada por preparativos rápidos para un ataque militar decisivo. También se impusieron sanciones económicas al país cerrado, con la ayuda de Rusia y especialmente China, cuyo presidente, Xi Jinping, se convirtió en el principal socio de Trump en la táctica.

Parece que la estrategia de Trump funcionó. Kim Jong-un se vio obligado a normalizar las relaciones con Corea del Sur y se reunirá con Trump en el futuro cercano. Esto sugiere que a pesar de sus declaraciones militantes, Corea del Norte ha llegado a un acuerdo con las nuevas reglas del juego, que incluyen la posibilidad de una respuesta militar estadounidense unida a una presión económica masiva. Pyongyang aún puede estar determinado a completar su programa nuclear, pero la respuesta agresiva de la administración Trump lo ha obligado a reevaluar cómo debería llevar a cabo esa política. Aunque los resultados aún no se conocen del todo, Washington ha logrado contener a Corea del Norte.

El éxito relativo de la cuestión norcoreana ha impulsado la confianza de Trump y la de su administración, lo que a su vez ha ayudado a establecer su legitimidad.

En el caso sirio, se formó una coalición internacional, con la participación de Gran Bretaña y Francia, para oponerse al uso de armas químicas por parte del régimen de Assad. Una golpe de represalia limitada en abril (ligeramente más amplio que el de hace un año) incluyó un objetivo civil-militar prominente en el corazón de Damasco, que muestra que los rusos y los sirios no tienen la capacidad de prevenir ataques de este tipo. La acción occidental fue proporcionada a los objetivos establecidos por la administración Trump con respecto a la escena siria, que se centran en la eliminación del ISIS y la prevención del afianzamiento de Irán en la región fronteriza sirio-israelí.

La acción siria por parte de la coalición occidental no apunta, como se ha sugerido, a la ausencia de una estrategia estadounidense de intervención en Siria (o del abandono por parte de Israel de la amenaza iraní para el caso).

Es posible que la administración de Trump enfoque las soluciones políticas y militares en Irán, lo que explicaría: a) la respuesta limitada al ataque químico del régimen sirio y b) por qué Trump no especificó qué fuerzas se supone que dejarán Siria (aire, tierra, u otra). No es inconcebible que Trump pueda elegir otras alternativas con las que restringir el afianzamiento iraní en Siria.

De acuerdo con la Doctrina Trump, es posible que si la situación con respecto a Irán se deteriora y se convierte en abierta amenaza de guerra, se le pedirá a Israel que permita que el ejército estadounidense opere desde su territorio contra Irán.

La decisión de Trump de retirarse del JCPOA sugiere que los dos países están al borde de la confrontación directa, y las declaraciones hostiles están aumentando entre Washington y Teherán. Como en el caso de Corea del Norte, Trump parece haber adoptado una estrategia de escalada contra Irán para obligarlo a aceptar cambios significativos en el acuerdo. Es posible que el aumento de la credibilidad y la autonomía de Estados Unidos, que fue posible en gran medida por los recientes logros de la administración Trump en el ámbito internacional, ayudará a persuadir a Moscú (que Trump no tiene miedo de enfrentarse) y a los europeos a realizar los cambios necesarios al acuerdo.

Si EEUU tiene éxito con Irán, validaría aún más a la administración de Trump en la arena internacional, lo que a su vez podría permitirle avanzar en el tema palestino. En contraste con la política de las administraciones estadounidenses anteriores, Trump probablemente continuará ejerciendo presión sobre el liderazgo de la Autoridad Palestina.

Se espera que el plan de paz estadounidense para la resolución del conflicto israelo-palestino, en el que la administración Trump ha estado trabajando en los últimos meses, se base en parte en las ideas iniciales que se presentaron, y algunas de las cuales se acordaron, a finales de la década de 1970, aunque fueron descartadas por Yasser Arafat y Mahmoud Abbás. Se espera que Trump agregue elementos propios, la mayoría (pero no todos) económicos, así como una solución creativa al problema de Jerusalén que pueda ser aceptable para Israel (pero que probablemente no sea para los palestinos).

En suma, la fuerza interna y la estabilidad de los EEUU es un supremo interés para sus aliados occidentales, sobre todo Israel. Un Estados Unidos estable es aquel que puede mantener e incluso fortalecer la hegemonía occidental en el sistema internacional a expensas de Rusia y China, al tiempo que aprovecha, en lugar de desviar, el sistema internacional.

Estados Unidos bajo Trump puede y debe liderar movimientos internacionales, como un plan para resolver el conflicto israelo-palestino. A pesar de la personalidad controvertida del presidente Trump, su política exterior es realmente tradicional en la medida en que se basa en la disuasión y la evitación de la confrontación directa. Esta es la Doctrina Trump en pocas palabras. Su éxito estará muy influenciado por la capacidad de la administración para funcionar internamente, lo que le permitirá a Trump continuar enfocando sus esfuerzos en el ámbito internacional.

4 Comentarios

  1. Rersalmente el legado de Obana ha resultado ser una pesadilla, y no solo en el campo de la politica internacional… curioso observar que quienes le alaban son en su mayoria los mayores y mas irréconciliables enemmigos que han tenido los EEUU a traves d elos anos…. Obana resulto al final ser un tipo sumiso ante poliricos de caracter como el tirano asesino de Erdoga, y una pesadilla para muchos de los tradicionales aliados y amigos de los EEUU a traves de muchos anos.

  2. Obama pretendió que hubiera un mundo de paz hippy, de multiculturalismo, multipolar. Estados Unidos perdió mucho respeto o de poder como mínimo a nivel de imagen internacional, en favor de China, Rusia, y también se aprovecharon Corea del Norte e Irán. Obama tampoco era tan pacifista, ya el Nobel de la Paz fue muy criticado y no por pocos, pero el mundo de Obama no funcionó, y ahora Trump está haciendo lo contrario. Con mano dura por ahora le está funcionando, lo que parece haber conseguido con Corea del Norte ha sido sorprendente, pero con Irán, que en principio puede parecer más sencillo de convencer que a Corea del Norte, ya veremos si el régimen de los ayatolás no cede y acaba en una guerra.