La basquetbolista Hallie Rodney juega para los jóvenes desfavorecidos

0
372
Foto Macabiá

Para Hallie Rodney, el baloncesto no es sólo un deporte, sino una forma de reunir a la gente y donar a la comunidad. Este verano, Hallie estará representando a Canadá en los vigésimos juegos Macabiá en Israel.

Ella tiene una conexión especial con el baloncesto y con Israel, por lo que este será un verano muy importante para ella.
La carrera de baloncesto de Hallie comenzó en su infancia cuando decidió unirse a una pequeña organización de baloncesto en su ciudad natal. Ella era la única chica en esta organización y era tan buena que le pidieron que participe.

Cuando Hallie tenía 12 años y se preparaba para su Bat Mitzvá decidió que quería hacer algo distinto a una fiesta regular. Quería usar esta oportunidad para lanzar un evento que beneficiaría a otras personas. El baloncesto era obviamente una parte grande de su vida así que ella decidió combinar su amor por el baloncesto y su deseo de aportar a la comunidad lanzando un torneo del baloncesto de bat mitzvá.

Se había enterado de la organización “Aros para Israel”, que era un torneo de baloncesto de 3 contra 3. Se puso en contacto con los jefes de la organización y les preguntó si podía crear una sucursal de “Aros para Israel” para niños menores de 18 años que querían participar. Aquí es donde comenzó “Hallie´s Hoops 4 Kids” (Aros de Hallie para los chicos).
El primer torneo tuvo lugar en 2011 y resultó ser un gran éxito. Cada participante pagó una cuota de entrada y Hallie fue responsable de la creación de los equipos. Todo el dinero recaudado fue para jóvenes desfavorecidos en Israel, específicamente en Bat Yam. Hallie recibió varias donaciones para su evento incluyendo camiones de comida, un DJ y un trofeo donado para el equipo ganador. El primer torneo atrajo a 35 niños. Hallie decidió hacer de Hallie’s Hoops 4 Kids un evento anual y fue responsable cada año hasta que llegó el momento de que sus hermanos hicieron su bar mitzvá y se hicieron responsables. Cada año el torneo crecía y crecía, trayendo cada vez más niños cada año.
Pocos años después del primer torneo, Hallie tuvo la oportunidad de ir a Israel para reunirse con los niños de Bat Yam, que habían recibido todo el dinero que habían recaudado. Ella llegó a pasar tiempo con los niños en el centro comunitario de Bat Yam y luego todos ellos mostraron en la cancha sus habilidades, lo que fue una alegría muy grande para ella.

Hallie estará de vuelta en Israel este verano para jugar al baloncesto y está muy emocionada de compartir su pasión con todos los otros atletas de todo el mundo. Esperamos que ella tenga la oportunidad de visitar a los niños en Bat Yam de nuevo para ver cuánto sus habilidades de baloncesto han mejorado.

Dejar respuesta