La Autoridad Palestina y Hamas unen fuerzas contra Estados Unidos en la ONU

0
77

Fuente: Jerusalem Center for Public Affairs. Yoni Ben Menachem

La Autoridad Palestina y Hamas están trabajando juntos para sabotear un proyecto de resolución elaborado por Estados Unidos que condena el lanzamiento de cohetes desde la Franja de Gaza hacia Israel.

Hamas teme que si se aprueba la resolución, esto le dará a Israel una “luz verde” para asesinar a los líderes del movimiento e invadir Gaza para eliminar sus cohetes y túneles.

Aunque las conversaciones de reconciliación entre Hamas y Fatah en El Cairo han fracasado y a pesar de las continuas sanciones impuestas por Mahmoud Abbas a la Franja de Gaza y de las grandes diferencias de opinión entre las dos organizaciones en los últimos 10 años, la Autoridad Palestina y Hamas han unido fuerzas para torpedear un proyecto de resolución estadounidense [texto abajo] sobre la cual se espera que la Asamblea General de las Naciones Unidas vote este jueves 6 de diciembre de 2018.

El proyecto de resolución fue redactado y dirigido por la Embajadora de los Estados Unidos Nikki Haley, quien pronto dejará su cargo en las Naciones Unidas. Incluye una demanda para condenar el lanzamiento de cohetes contra Israel y la incitación a la violencia por parte de Hamas.

Se pide a las Naciones Unidas que denuncien el uso de recursos civiles por parte de Hamas para fines militares.

La embajadora Haley y el embajador de Israel en las Naciones Unidas, Danny Danon, están realizando intensos esfuerzos entre los embajadores de otros Estados miembros de la ONU para aprobar la resolución que denuncia a Hamas. La idea es obtener una extensa condena internacional de las actividades terroristas de Hamas, que pondrían a Hamas y a la OLP bajo presión.

Riyad Mansour, el observador permanente de la OLP en las Naciones Unidas, está trabajando arduamente para torpedear el proyecto de resolución de los Estados Unidos, afirmando que “está destinado a causar daño a todo el pueblo palestino”.

A fines de noviembre de 2018 Hussein al-Sheikh, miembro del Consejo Central de Fatah, pidió a los Estados miembros de la ONU que rechacen el proyecto de resolución de Estados Unidos que condena a Hamas y expresó su oposición a la redacción de la resolución.

Abbas Zaki, miembro del Comité Central de Fatah, también ha estado trabajando en contra del proyecto de resolución. El 2 de diciembre de 2018 declaró que el proyecto de resolución de los Estados Unidos es un “proyecto racista” y que los palestinos lo combatirían de todas las formas posibles porque perjudica su lucha.

“Hamas viene de entre nosotros y estamos conectados con ellos. Tiene una presencia prominente entre el pueblo palestino y nos oponemos a cualquier resolución que convierta la ‘resistencia’ en un crimen. No dejaremos a Hamas luchar solo”, subrayó Zaki.

En un movimiento sin precedentes el alto funcionario de Hamas, Mousa Abu Marzuk, elogió la posición de la Autoridad Palestina. En particular elogió las actividades del observador de la OLP en la ONU, Riyad Mansour, y describió la posición de la Autoridad Palestina como “una posición responsable que expresa la responsabilidad nacional hacia una nación bajo ocupación”.

Ismail Haniyeh, presidente de la oficina política de Hamas, envió una carta al presidente de la Asamblea General de la ONU en la que protestaba contra el plan de celebrar una votación para condenar su organización.

“Somos un movimiento de liberación nacional, no una organización terrorista”, afirmó Haniyeh.

¿De qué se preocupan los palestinos?

Al movimiento Fatah o la Autoridad Palestina les preocupa que se cree un precedente si la Asamblea General de la ONU condena los actos terroristas contra Israel, a los que Fatah se refiere como “resistencia legítima” a la ocupación.

Fatah también se define como “un movimiento de liberación nacional” y afirma que “la resistencia a la ocupación” es una actividad legítima, de acuerdo con el derecho internacional. Aquí se está jugando un doble juego. Mientras la OLP renunció a la violencia en los acuerdos de Oslo, Fatah, el componente principal de la OLP nunca abandonó el principio de la “lucha armada” contra Israel. Los altos funcionarios de Fatah están “bailando en dos bodas al mismo tiempo”.

Un alto funcionario de Fatah declaró que la unidad mostrada por Fatah y Hamas en este tema refleja el hecho de que Fatah se reserva la opción de regresar en el futuro a la “lucha armada” contra Israel si no hay un avance significativo en el estancado proceso diplomático y se aliará con Hamas a través de la “resistencia” (que significa terror).

Por esta razón, un alto funcionario declaró que “Fatah está defendiendo a Hamas de la misma manera que defenderá cualquier otra facción palestina que siga el principio de ‘resistencia’. Al final, nuestro objetivo es el mismo: liberar ‘Palestina’ y establecer un Estado independiente con Jerusalén como su capital. La disputa es sólo acerca del método”.

A los líderes de Hamas les preocupa que si la maniobra de Estados Unidos logra condenar a Hamas en la Asamblea General de la ONU, le dará a Israel “luz verde” para asesinar a altos funcionarios de Hamas con el argumento de que son terroristas.

Recientemente Saleh al-Arouri, vicepresidente de la oficina política de Hamas, fue incluido en la lista de terroristas de Estados Unidos, que ya incluye a otros altos funcionarios de Hamas como Ismail Haniyeh, Yahya Sinwar, Mohammed Deif, Rouhi Mushtaq y Fathi Hamad.

Otra preocupación para Hamas es que si el proyecto de resolución de Estados Unidos se aprueba en las Naciones Unidas le dará a Israel el derecho legítimo de invadir la Franja de Gaza para destruir la capacidad militar de la organización y entregar Gaza a un cuerpo local o árabe.

Acerca de Yoni Ben Menachem, es un veterano comentarista de asuntos árabes y diplomáticos de la radio y televisión de Israel. Es un analista sobre Oriente Medio en el Jerusalem Center for Public Affairs. Se desempeñó como Director General y Editor en Jefe de la Autoridad de Radiodifusión de Israel.


Texto de la resolución propuesta:

“Actividades de Hamas y otros grupos militantes en Gaza

La Asamblea General,

Reafirmando el apoyo a una paz justa, duradera e integral entre israelíes y palestinos, de conformidad con el Derecho Internacional, y teniendo en cuenta las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas,

Reconociendo que todos los actos de violencia contra civiles, en particular los actos de terror, así como todos los actos de provocación, incitación y destrucción solo sirven para erosionar la confianza y obstaculizar los esfuerzos para lograr una solución pacífica,

  1. Condena a Hamas por lanzar repetidamente cohetes contra Israel y por incitar a la violencia, poniendo así en peligro a los civiles;
  2. Exige que Hamas y otros actores militantes, incluida la Yihad Islámica Palestina, cese todas las acciones provocativas y las actividades violentas, incluso mediante el uso de dispositivos incendiarios en el aire;
  3. Condena el uso de recursos por parte de Hamas en Gaza para construir infraestructura militar, incluidos túneles para infiltrarse en Israel y equipos para lanzar cohetes a zonas civiles, cuando dichos recursos podrían utilizarse para abordar las necesidades críticas de la población civil;
  4. Pide que todas las partes respeten las leyes internacionales acerca de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario, incluso en lo que respecta a la protección de la población civil;
  5. También pide que cesen todas las formas de violencia e intimidación contra el personal médico y humanitario, y reitera la importancia de respetar la inviolabilidad y la neutralidad de los locales de las Naciones Unidas;
  6. Alienta los pasos tangibles hacia la reconciliación intra-palestina, incluso en apoyo de los esfuerzos de mediación de Egipto y los pasos concretos para reunir la Franja de Gaza y Cisjordania bajo la Autoridad Palestina y asegurar su funcionamiento efectivo en la Franja de Gaza;
  7. Acoge con beneplácito e insta a que el Secretario General y el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz en Medio Oriente se comprometan a colaborar, en conjunto con los asociados interesados, en los esfuerzos para de-escalar la situación y abordar las necesidades urgentes de infraestructura, desarrollo humanitario y económico.”

 

Dejar respuesta