Israel vs. Irán, Rusia vs. EEUU: Mejor ahora que nunca

2
2842
Foto Kremlin

Reva Goujon

“Mejor ahora que nunca”. Estas fueron las palabras del primer ministro israelí Biniamín Netanyahu en un tweet reciente en el que se afirmaba la determinación de su país de bloquear la agresión iraní a toda costa. Tal vez ninguna declaración podría reflejar mejor la mentalidad israelí actual y resolver bloquear la agresión iraní a cualquier precio. ¿Cuándo más tendrá Israel el oído de un presidente estadounidense dispuesto a romper un trato diplomático y doblegar a Irán, la libertad de golpear con impunidad contra objetivos en un estado ya devastado por la guerra civil, y un joven príncipe saudita dispuesto a colaborar abiertamente con el estado judío en contra de la República Islámica?

Israel no puede escapar al hecho de que es un estado pequeño en un ambiente geopolítico hostil que depende de un gran mecenas de poder. La tragedia histórica lo ha moldeado para aprovechar rápidamente las oportunidades que aparecen muy raramente y siempre están cargadas de riesgos.

Stratfor pronosticó que Israel aprovecharía una oportunidad para escalar su enfrentamiento con Irán en Siria. Esa ventana se amplió con la inserción de los halcones de Irán en la Casa Blanca en el último trimestre, lo que llevó a la decisión de Estados Unidos de retirarse del acuerdo nuclear de Irán. Mientras Estados Unidos intenta reducir sus compromisos de seguridad en la región, Irán seguirá siendo el gran obstáculo para esos planes, dando a Rusia la oportunidad de profundizar su influencia en el Medio Oriente.

Los objetivos estratégicos de Israel en Siria son triples: evitar que armas avanzadas lleguen a Hezbollah en el Líbano, evitar que la guerra civil siria se desborde en los Altos del Golán y evitar que Irán se atrinchere en su frontera norte. En este momento del carpe diem, los ataques aéreos israelíes contra los objetivos iraníes y de Hezbollah en Siria se han recuperado. Se han producido tres ataques importantes solo en las últimas dos semanas, y se han producido al menos 150 ataques desde que comenzó la guerra civil en 2011. Al acelerar y ampliar el alcance de los ataques, Israel está entrando deliberadamente en un ciclo de ataques y contraataques que podría desatar una espiral más allá de su control.

Su retórica de guerra también está en aumento. Los ministros israelíes en las últimas semanas han amenazado no solo con derrocar al presidente sirio Bashar al Assad si “permite que Irán convierta a Siria en una base militar contra nosotros”, sino también a llevar la lucha a la república islámica si se atreve a atacar a su país. La medida es una desviación notable del modus operandi habitual de Israel al llevar a cabo selectivamente y discretamente ataques desde las sombras cuando surgen objetivos de oportunidad. Si Israel se va a arriesgar a una confrontación más amplia con Irán, que se extiende desde el Levante hasta el Golfo Pérsico, entonces necesita batir sus tambores de guerra lo suficientemente fuerte como para que tanto Washington como Moscú lo escuchen.

Israel sabe que en esta era de conflicto emergente de las grandes potencias, no puede dar por hecho el compromiso a largo plazo de los Estados Unidos con el Medio Oriente. Por un lado, el gobierno de los EE.UU. ha hablado abiertamente sobre tratar de reducir sus compromisos en el exterior, exigiendo que los actores regionales se hagan cargo del frente militar para poder retirar sus propias fuerzas. Lo último que quiere la Casa Blanca es verse arrastrada a un enfrentamiento con un poder mayor como Rusia por un poder menor como Siria. Por otro lado, la Casa Blanca, bajo la presidencia de Donald Trump, está empeñada en reformular a Irán como un paria internacional y evidentemente está dispuesto a arriesgarse a la confrontación con Teherán, incluso si hacerlo prolonga la presencia de Estados Unidos en la región.

El objetivo de Israel es dirigir a los Estados Unidos hacia el último curso. Si Israel aprovecha su oportunidad de debilitar a Irán, lo que también implica asumir más riesgos, debe hacerlo de una manera que mantenga a los Estados Unidos comprometido. El aumento en el ritmo de los ataques en Siria recientemente fue el crescendo de la decisión dramática de Estados Unidos de retirarse del acuerdo nuclear de Irán, formalmente conocido como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA). Mientras Irán trabaja para evitar acciones de represalia que podrían llevar a Europa más cerca de la posición de Estados Unidos sobre las sanciones, Israel se está aprovechando de la relativa moderación de Teherán para aumentar sus ataques.

¿Y quién podría olvidar el rendimiento en tiempo de máxima audiencia de Netanyahu en el período previo a la terminante decisión de Trump? El primer ministro israelí no mostró el cartel gigante para declarar que “Irán mintió” sobre sus intenciones nucleares para analistas como yo que concluirían rápidamente que no había nada particularmente revelador o incriminatorio. El mensaje simple y contundente estaba destinado a galvanizar al presidente de los Estados Unidos y sus partidarios contra Irán para justificar acciones más grandes y audaces bajo el amparo de un paraguas de seguridad estadounidense.

¿Quién podría olvidar el rendimiento en tiempo de máxima audiencia de Netanyahu en el período previo a la decisiva decisión de Trump de retirarse del JCPOA?

El factor ruso

Pero Netanyahu y Trump primero deben sortear su problema con Rusia. Moscú puede no tener tanta influencia como dice, pero tiene el poder de al menos reducir el alcance de las ambiciones estadounidenses e israelíes contra Irán.

La presencia de las fuerzas rusas dispersas por las principales zonas de conflicto de Siria es un tema difícil para los planificadores militares que intentan atacar los activos sirios e iraníes sin crear un incidente internacional con Moscú. La presencia de Rusia no excluye la acción militar, pero requiere una atención diplomática cuidadosa para resolver el conflicto con Moscú, dando al presidente ruso, Vladimir Putin, la oportunidad de presentar demandas a cambio.

Rusia también tiene una inclinación por jugar al alerón con defensas aéreas. Antes de que el JCPOA se materializara, cuando Israel intentaba incitar a un reacio Estados Unidos a un ataque militar contra las instalaciones nucleares de Irán, Rusia a menudo utilizaba la amenaza de suministrar a la república islámica sistemas avanzados de misiles tierra-aire para aumentar el costo de un ataque militar. (Rusia finalmente terminó entregando el sistema S-300 a Irán en 2016). Moscú desempolvó la vieja táctica recientemente cuando afirmó tras un ataque liderado por Estados Unidos contra Siria en abril que pondría el sistema S-300 directamente en manos sirias.

Desde entonces, Rusia ha retrocedido la amenaza, y probablemente estuvo faroleando todo el tiempo. Su influencia en Siria depende de su capacidad de aumentar y disminuir la presión mientras maniobra en las negociaciones con su principal adversario, Estados Unidos. Frecuentes violaciones del cese del fuego y grandes transgresiones como el último ataque químico sirio en Douma solo exponen los límites de la influencia de Rusia sobre las fuerzas iraníes, sirias y libanesas en Siria. Moscú no quiere necesariamente diluir aún más su influencia al mejorar las posibilidades de Damasco de derribar aviones de la coalición israelí, estadounidense u otros y se arriesga a llevarlo a un conflicto mayor. Ni Rusia quiere sufrir un golpe aún mayor a su credibilidad si Israel ataca rápidamente los S-300.

Aún así, la amenaza en sí misma fue suficiente para obligar a Netanyahu a aparecer como invitado especial de Putin para un desfile militar el 9 de mayo (Día de la Victoria de Rusia), vistiendo la cinta -cargada políticamente- de San Jorge, símbolo del irredentismo ruso, como los últimos modelos de misiles tierra-aire que se expusieron en la Plaza Roja. La mejor esperanza de Netanyahu para persuadir a Putin para que se mantenga alejado de Siria es dejar muy en claro que Israel está en un implacable impulso para derrotar a Irán allí y que cuenta con el respaldo de los EE.UU. para ayudar a mitigar las consecuencias de sus planes. Israel también está señalando a Rusia que incluso podría considerar apuntar al presidente sirio si Irán se atrinchera demasiado bajo la vigilancia de Moscú.

Pero justo cuando Rusia fanfarroneaba con la amenaza de los S-300, es probable que Israel esté fanfarroneando sobre su disposición a arriesgar las consecuencias que todo lo consume de intentar un cambio de régimen en una zona de guerra que se ha convertido en un caldo de cultivo para los islamistas radicales. La pregunta que ninguno de los dos países puede responder de manera confiable, sin embargo, es hasta qué punto la Casa Blanca de Trump está dispuesta a ir en la confrontación con Irán.

La decisión de los Estados Unidos de retirarse unilateralmente del JCPOA y de aumentar las sanciones al “nivel más alto” posible es otro ejercicio de táctica de “presión máxima” contra un adversario, pero ¿con qué fin? Al optar por la retirada total de inmediato, la administración de Trump está eliminando deliberadamente la diplomacia del proceso. Ni Trump ni Netanyahu realmente esperan un cambio drástico en el comportamiento de Irán como resultado de sus tácticas de presión.

En cambio, el movimiento está diseñado para eliminar los matices de la estrategia de contención de los EE.UU. Si no importa el JCPOA que se negoció para enfocarse exclusivamente en el programa nuclear de Irán; por no abordar las acciones desestabilizadoras de Irán en la región o el programa de misiles balísticos, entonces es nulo a los ojos de la Casa Blanca. En la misma línea de pensamiento, tratar de analizar a los diversos pragmáticos y radicales entre los moderados y conservadores de Irán para dirigir al país hacia la cooperación es una pérdida de tiempo. A diferencia de la administración de Barack Obama, que vio el JCPOA como una herramienta para impulsar el campo moderado del presidente iraní Hassan Rouhani, el gobierno de Trump ve matices de radicalismo en todo el espectro político iraní.

Irán solo puede asumir que el movimiento de los EE.UU. en el JCPOA fue diseñado en parte para controlar el cambio de régimen en Teherán. Anular el acuerdo ya ha destruido cualquier sensación de garantía que el gobierno iraní pensara que se había asegurado de la administración anterior de los EE.UU.

Al aumentar la presión económica mientras aumenta el estrés social en la república islámica, Estados Unidos está agravando la frustración de los numerosos jóvenes de Irán que habían puesto sus esperanzas en una apertura con Occidente después de años de aislamiento económico. Esa frustración se puede aprovechar para crear un Irán post-islámico, al menos según algunos en la Casa Blanca.

Irán solo puede suponer que el retiro de los EE.UU. en el JCPOA fue diseñado en parte para poner en marcha el cambio de régimen en Teherán.

Esa es una gran apuesta. La última vez que Irán sufrió una revolución, terminó como una teocracia fundada en oposición a los Estados Unidos. Otra fuerte dosis del tratamiento del “eje del mal” de Washington podría llevar a la política iraní a un rumbo más radical y crear una relación más intratable entre Estados Unidos e Irán en el futuro. A diferencia de muchos de sus pares en la región del Golfo, el sistema político de Irán permite un grado de competencia entre las facciones para expresar su desacuerdo. Y a pesar de que se enfrenta a una gran presión por parte de grandes segmentos de la población que se encuentran en una situación de angustia económica y social, el poderoso aparato de seguridad del país ha sido eficaz -al menos hasta ahora- en sofocar los disturbios desde el principio. Irán no es ajeno a la ingeniosidad y la tensión que conlleva el funcionamiento de una economía de resistencia.

El eje Moscú-Teherán se profundiza

Además, Irán sabe que en su estado más vulnerable no tendrá más remedio que recurrir a Rusia, la única otra potencia global implicada en Oriente Medio que comparte la necesidad de rechazar a los Estados Unidos, así como a la aversión extrema al cambio de régimen. Irán está en medio de un debate sobre los riesgos de volver a una ruta nuclear. Dado que las sanciones de los Estados Unidos están diseñadas para reducir las exportaciones iraníes con el tiempo, Teherán tendrá cada vez menos incentivos para permanecer en el JCPOA. Al mismo tiempo, sin embargo, Irán no necesariamente busca entregar a los Estados Unidos e Israel un casus belli, especialmente cuando existe una posibilidad clara de que el sucesor de Trump pueda adoptar un enfoque más moderado.

De cualquier forma, Irán buscará en Rusia formas de fortalecer sus defensas y complicar cualquier contingencia militar estadounidense-israelí en este turbio ínterin. Rusia ya ha estado tratando de usar su fuerte participación en Siria durante el año pasado para asegurar derechos de base en Irán. Un Irán naturalmente cauteloso ha rechazado esa solicitud, pero puede no ser capaz de hacerlo en el futuro. Rusia probablemente también venderá sistemas avanzados de defensa aérea, incluido el S-300, el Pantsir-S1 y posiblemente el S-400, a Irán, mientras se reserva el derecho a vetar los intentos de Estados Unidos de sancionar dichas transacciones a través de las Naciones Unidas. El embargo de armas de la ONU contra Irán, que exime al armamento de defensa aérea, expirará en julio de 2020, y luego Rusia podría vender una gama aún más amplia de armas a la república islámica.

El instinto de Estados Unidos puede ser reducir sus compromisos de seguridad en el Medio Oriente para que pueda enfocarse en la emergente competencia de las grandes potencias después de 15 años de costosas guerras en la región. Pero Irán, por ahora, seguirá siendo el destructor de esos planes. Israel tiene una apertura para unirse íntimamente a su aliado estadounidense, mientras que Rusia amplía el campo de juego con su adversario estadounidense. Ahora es mejor que nunca para ambos países aumentar las apuestas en su relación con los Estados Unidos.

 

Fuente: Stratfor

 

2 Comentarios

  1. Este pretendido ¿análisis? es solo un ejercicio, una pirueta dialéctica, que tiene la manifiesta y burda intención de denostar las políticas de Trump y Natanyahu de detener las agresiones iranies y frustrar, definitivamente, sus ambiciones geo-politicas acabando con su programa nuclear y sus proyectos militares.
    Mostrar al musulman de Obama como estadista en lugar de un traidor a su país que buscó debilitar USA con nefastos tratados comerciales (Transpacifico TTP y el Europeo TTIP), frustrantes, absurdas, costosas y peligrosas políticas internas y funestos acuerdos políticos y comerciales con Cuba y Vietnam y finalmente el acuerdo con Irán que facilitó a los ayatollas seguir, en forma oculta, con su programa nuclear financiado con los 150 mil millones de dolares, pagados por los contribuyentes, regalo de este miserable musulman, Barry Soetero, que esperaba ser considerado como el Gran Líder Musulmán que destruyera al “Gran Satan”, a Israel y sometiera Europa a la Shaaria, cumpliendo así las promesas hechas mientras estudiaba el Coran en las madrazas de Indonesia.

  2. Es muy complicado el papel de Rusia, no se entiende que apoye a la Siria de Assad y a Irán junto con sus satélites, además les vende armamento, a la vez que mantiene con Israel comunicaciones para no agredirse, y no desea un enfrentamiento con Estados Unidos. Un ejercicio de funambulismo donde se puede perder el equilibrio en cualquier momento. Israel y Estados Unidos pueden mantener atada a Rusia para que no traspase líneas rojas, pero Irán tampoco se quedará de brazos cruzados, por ejemplo con promesas de intercambios comerciales que aporten mucho dinero a Rusia. De momento también hay que contar con el Mundial de fútbol, comienza el 14 de junio.

Dejar respuesta