Israel – Una analogía perfecta para Sucot

0
699

Camilo Torres Perl – Director de Política y Comunicación de Israel Sin Fronteras

Desde este domingo 23 de septiembre (15 de Tishrei, en el calendario Hebreo) y durante 7 días el Pueblo Judío celebra la Fiesta de Sucot (Cabañas) en la cual se conmemoran los 40 años de peregrinaje del Pueblo en el desierto tras el Exódo de Egipto y como D-os cuidó de él en este tiempo.

Como todas nuestras fiestas, Sukot está llena de rituales, preceptos, simbolismos y tradiciones que han trascendido por generaciones.

Las familias construyen cabañas fuera de su casa en las cuales es mandatorio sentarse a comer y dormir. Las cabañas deben ser sencillas en su construcción para recordar al Pueblo Judío lo humilde de nuestros orígenes así como la fragilidad de lo material.

Sin embargo, a pesar de la precariedad y fragilidad de la Suká (cabaña), dentro de ella debe reinar la alegría, por ello se la decora con muchos colores, frutas, flores y la comida debe ser festiva.

La enseñanza es clara: por frágil o precaria que sea la condición material de nuestra morada, en ella debe reinar la alegría, el calor familiar y comunitario y sobre todo la conexión espiritual con nuestro Creador.

El Estado de Israel y su precaria seguridad es hoy en día una perfecta analogía de la enseñanza de Sucot.

Amenazado por la presencia de fuerzas militares iraníes en tierras sirias; por Hezbollah, el cual controla el sur de Líbano y ha sido dotado por Irán con más de 100.000 cohetes y misiles que apuntan a Israel. El Hamas en la Franja de Gaza no cesa un solo día en sus intentos por infiltrarse a territorio israelí para cometer atentados terroristas y si no lo logra recurre permanentemente al bombardeo indiscriminado contra la población civil israelí; y la Autoridad Palestina se niega a retomar las negociaciones de Paz estancadas desde hace muchos años, mientras varias de sus facciones y estamentos instigan a niños y jóvenes a cometer cuanto acto de terrorismo esté a su alcance.

A pesar de esta precaria situación de seguridad, en sus cortos setenta años,  Israel se ha edificado como un país cuya principal fortaleza se halla en su gente, quienes con su fe, optimismo, entusiasmo y dedicación, no sólo que la han colocado en los más altos escalafones mundiales de desempeño económico, social, innovación, desarrollo tecnológico y científico si no que a la par, en varias de las mediciones de índices de bienestar humano, ocupa también los primeros lugares: octavo lugar en el mundo en expectativa de vida (82,5 años), vigésimo tercer lugar en el mundo en el índice de calidad de vida y el más llamativo de todos: décimo primer lugar en el índice de felicidad, superando a muchos países europeos y Estados Unidos.

Llegar a ocupar los primeros lugares en los principales índices de medición de desarrollo humano le ha tomado a Israel setenta años de permanente esfuerzo y lastimosamente más de veinticinco mil muertos en guerras y atentados terroristas; sin embargo, su tenacidad, fortaleza y optimismo han superado las adversidades a las que ha debido enfrentarse.

El Estado de Israel ha logrado, en estos setenta primeros años, edificar una cabaña que podría aparentar fragilidad si la mirásemos desde las amenazas a su seguridad, sin embargo, en su interior, ha sabido dotarla de un adecuado confort para que quienes la habitan cumplan con el mandamiento divino: “..y os alegrareis delante del Señor vuestro D-os..”.

Feliz Fiesta de Sucot 5779!

 

Dejar respuesta