Israel septuagenaria: algunas reflexiones

7
1526

Joseph Hodara

Israel festejó en los últimos días una nueva y festiva jornada como nación independiente, en su 69 aniversario. Circunstancia que invita a enhebrar un balance tanto de lo que ha logrado hasta aquí como de los dilemas que se levantan en su futuro.

Para empezar: creo que en la presente constelación internacional y pública son pocos los países que suscitan- como en este caso- evaluaciones radicalmente opuestas.

De un lado se escuchan deslumbradas voces en su favor que señalan la singular y sostenida capacidad para sobrevivir en un contexto geográfico, cultural y militar francamente hostil. Por otro se multiplican las censuras por las actitudes que sus gobiernos se inclinan a adoptar en contra de la población palestina- particularmente en Cisjordania – que desde hace décadas intenta alcanzar la plena autonomía nacional.

Opino que estos juicios – opuestos y parciales- muy poco nos ilustran acerca de la singularidad del trayecto y devenir de Israel. Pertinente recordar.

Se trata de un país que se extiende en una estrecha geografía: apenas 20 mil kilómetros cuadrados. Cualquier país latinoamericano o europeo lo supera considerablemente en extensión. Presenta por añadidura una densidad poblacional elevada: más de 350 habitantes por kilómetro cuadrado. Se me ocurre que sólo en la franja de Gaza cabe encontrar un coeficiente similar, con resultados allí absolutamente retardatarios y negativos. No en Israel. Hasta el presente ha acertado en poner en práctica directrices y acciones que le ayudan a superar severas restricciones geo-demográficas.

Se trata además de una sociedad que en gran medida ha logrado superar amplias y conflictivas escisiones internas. Su población árabe musulmana llega al 22 por ciento; los sectores religiosos judíos que niegan legitimidad al estado y rehúsan servirle militar y económicamente constituyen un 15 por ciento; ciudades como Tel Aviv albergan a más de 50 mil migrantes no judíos llegados de África y unos ocho mil procedentes de América Latina; y la ciudadanía que resta- alrededor de seis millones-  debe encarar no pocos conflictos, generados por el desigual origen cultural y la inequitativa estratificación económica.

Circunstancias que fácilmente habrían podido conducir a restarle viabilidad como país moderno y como vivaz democracia. No ha ocurrido. A la fecha Israel ha logrado instituir modalidades institucionales y políticas que le permiten corregir profundas fisuras internas y superar con éxito no pocas amenazas externas.

Se trata por añadidura de un país que ha experimentado sangrientos conflictos militares desde su formación en 1948; por lo menos cinco guerras- de subida extensión y altas pérdidas humanas y materiales- con países vecinos (Jordania, Egipto, Siria, Líbano), amén de sustantivas mutaciones políticas y violentos disturbios internos propiciados la población palestina.

No faltaron razones para anticipar que la marcada y difundida inseguridad militar habrá de inhibir la llegada de judíos que residen con razonable holgura y seguridad en otros países del mundo. Sin embargo, en décadas no lejanas llegaron al país más de un millón de judíos procedentes de Rusia y Europa oriental. Ciertamente, al paso del tiempo el caudal migratorio se tornó modesto; sin embargo, hoy frisa en promedio los 20 mil nuevos migrantes por año.

Por otra parte, el país no puede eludir los procesos de globalización tecno-económica que hoy tienen lugar en el mundo post-industrial. En parte, logra insertarse creativamente en ellos; pero también involucran riesgos: el número de israelíes que están creando una nueva diáspora se multiplica como respuesta a estos procesos y por la adquisición de pasaportes facilitados por el origen de sus familias. Un desafío que los gobiernos actuales apenas atienden.

Debe apreciarse por añadidura que Israel se localiza en una región que produce, consume y exporta drogas ilegales que merecen amplio consumo en no pocos países europeos, latinoamericanos, africanos y asiáticos. No obstante, este mal no afecta sensiblemente a la sociedad israelí; en los últimos años se difunde más bien-  con absoluta legalidad- la producción de marihuana con fines medicinales debidamente controlados.

Al considerar su particular estructura demográfica y cultural en la cual una décima porción de la población judía se niega a insertarse a mercados laborales especializados y a hacer estudios universitarios por razones religiosas, merece atención la distinguida estatura internacional lograda por sus instituciones académicas que, según estimaciones internacionales, no están muy lejos de las más distinguidas en Estados Unidos y en Europa occidental. Corresponde recordar que escritores y académicos israelíes han merecido a la fecha cuatro Premios Nobel.

Por añadidura, es irrefutable la capacidad tecnológica y militar del país. Previsiblemente, no pocos condenan el hecho de que Israel es hoy el cuarto exportador de armas en el mundo y que los compradores representan una amplia gama de naciones desde la India a no pocos latinoamericanos. Sin embargo, también cabe apreciar que se trata de una capacidad que, para alcanzarla, se precisa una infraestructura científica y tecnológica hoy ausente en múltiples países.

En suma: en camino a los 70 años Israel como estado y país presenta no pocas fallas y no pocos retos, particularmente por su desigual y conflictiva  estratificación  étnica, ideológica y económica y por los dilemas no resueltos inherentes al control militar de la población que habita Cisjordania. Sin embargo, en camino a sus 70 años Israel acierta razonablemente en superar su fragilidad geopolítica así como escisiones culturales, étnicas y religiosas en contraste con no pocos países del mundo. Preservar el sistema democrático más allá de las tensiones e incertidumbres es el principal reto que nos obliga.

www.josephodara.com

7 Comentarios

  1. OK.por el articulo excepto por la parte en que se refiere a que…….la poblacion palestina intenta lograr desde hace decadas la plena autonomia nacional……..si este fuera el caso la ocupacion ya abria terminado y abria un estado palestino al lado de israel desde antes del año 2000…..si no lo hay es porque la poblacion palestina y sus lideres intentan destruir a fuerza de crimenes la autonomia nacional judia…

    • el hecho de que una persona de la inteligencia del señor hodara intente tomarle el pelo a la opinion publica israeli cargandole el muerto de la ocupacion a las politicas de israel es un insulto a la inteligencia de este pueblo y explican la irreversible decadencia de la izquierda israeli.

  2. A todos los escépticos del mundo que no creen el milagros, les pido miren a Israel sin ese injustificado odio y se daran cuenta que, llegar a lo que hoy es Israel, después de tantas persecuciones, odio, injusticias, intentos de exterminio atravez de toda su existencia. Es porque el Eterno Dios de Israel les a guardado. Amo a Israel….que la paz esté contigo…

  3. Bien aventurado tu, oh Israel. ¿ Quien como tú, pueblo salvo por YAHWEH escudo de tú socorro y espada de tu triunfo? Asi que tus enemigo serán humillados y tu hallarás sobre sus alturas.
    Deuteronomio 33-29
    Shalom al Ysrael.

  4. Sr Hodara a Ud. le pagan por fustigar al gobierno de Bibi, Ud. y los de calaña no pueden superar el hecho de que el pueblo de Israel, cansado de sus traiciones, los haya hecho a un lado (para siempre ). Y Ud. al igual que los Timerman, Brieger Atzmon, Blumenthal y Sanders usa su venal pluma y verborragia para, en forma falaz, tendenciosa y capciosa tergiversar los hechos presentándolos de tal modo que sean interpretados como fallas del gobierno, NO SOCIALISTA, de Bibi.

  5. Muchos obstáculos, muchas disparidades, muchos problemas y aún más. ¿Cuál ha sido la varita mágica para sacar adelante al país? Pues la democracia, con sus libertades civiles y religiosas. Libertades que los líderes ultraortodoxos nunca habrían permitido de tener ellos el poder.

Dejar respuesta