Israel debe reformar su ley contra el BDS

8
507
Foto Wikipedia

Michal Hatuel-Radoshitzky, Inbar Zadok

 

A principios de marzo de 2017, la Knéset aprobó un proyecto de ley que prohibía a los ciudadanos no israelíes entrar en el país si ellos, o la organización para la cual trabajan, hicieron llamados o participaron en boicots contra Israel, incluyendo los dirigidos contra los asentamientos israelíes.

El proyecto de ley es parte de los esfuerzos de Israel para luchar contra las campañas de deslegitimación internacional, dirigidas por activistas de la sociedad civil. Si bien el Ministro del Interior está autorizado a permitir o denegar la entrada a su discreción, las circunstancias en las que decidirá no seguirán siendo claras.

Desde 2005, el movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) ha trabajado duro para que Israel sea aislado internacionalmente. Para contrarrestar este fenómeno, varios estados han aprobado leyes con el objetivo de limitar a los deslegitimadores de Israel de hacer progresos significativos.

El Presidente Barack Obama firmó la Ley de Facilitación del Comercio y Aplicación del Comercio, que contiene disposiciones que exigen que los Estados Unidos se opongan a cualquier actividad del movimiento BDS y guerras económicas similares contra Israel y los territorios bajo su control. Al menos dos proyectos de ley más están aprobadas en los Estados Unidos: la “Ley de Combate al BDS de 2016”; y la Ley de Protección de Israel contra la Discriminación Económica de 2016.  La legislación anti-BDS ya fue aprobada en diecisiete estados de EE.UU., y varios otros están en el proceso de considerar una legislación similar.

En Canadá, el parlamento aprobó una moción en la que se afirma que el movimiento BDS promueve la demonización y la deslegitimación del Estado de Israel, y la legislatura de Ontario aprobó una moción que rechaza el trato diferenciado de Israel por el movimiento BDS. En Europa, el parlamento británico publicó una nota de orientación en la que aclaraba que la discriminación contra miembros de la Organización Mundial del Comercio, incluido Israel, es ilegal y el Parlamento holandés aprobó una moción no vinculante pidiendo al gobierno que suspendiera la financiación de organizaciones que promuevan un boicot contra Israel.

 

La ley israelí contra el BDS y la fría reacción internacional

 

La nueva ley israelí generó interés internacional y fue reportada en Gran Bretaña, Irlanda, Brasil, Italia, Sudáfrica e incluso en Holanda. La reacción fue fría. La Casa Blanca, que está en medio de la reforma de las políticas de control fronterizo, señaló que Israel es soberano para tomar decisiones con respecto a sus fronteras, y que si bien la administración se opone a los boicots y las sanciones de Israel, también apoya firmemente la libertad de expresión. Dentro de la sociedad civil de Estados Unidos, organizaciones prominentes como la Liga Anti-Difamación, el Comité Judío Americano y la Asociación de Estudios de Israel condenaron el proyecto de ley, como lo hizo un editorial en el New York Times.

Si bien un gran boicot de Israel no ha sido legitimado por las grandes potencias, la comunidad internacional es muy crítica con los asentamientos israelíes, que son ampliamente percibidos como violatorios del derecho internacional. Por lo tanto, muchas críticas relacionadas con el proyecto de ley emanan de su lenguaje dirigido a aquellos que abogan por un boicot de los asentamientos. Entre los que centran sus críticas en este aspecto de la ley -y que parecen haber tomado el papel de punta de lanza contra el proyecto de ley- son los judíos sionistas liberales que regularmente están en la línea de frente contra las campañas de oposición al BDS.

Estos incluyen a los profesores programas de estudios sobre Israel en los campus de todo Estados Unidos y líderes de la comunidad judía, algunos de los cuales han servido en las Fuerzas de Defensa de Israel. Esta circunscripción señala que incluso antes de que la ley pasara, el control fronterizo de Israel se hizo cargo de su autoridad para rechazar a las personas que se consideran peligrosas para Israel. Por lo tanto, el nuevo proyecto de ley no equipa a Israel con herramientas adicionales sustanciales para contrarrestar los esfuerzos de deslegitimación. Además, se percibe como contraproducente en la lucha contra la deslegitimación de Israel en cuatro aspectos centrales.

En primer lugar, los críticos señalan que el proyecto de ley daña la imagen de Israel como un faro de la democracia en el Medio Oriente, y refuerza la percepción de que Israel es hostil a cualquiera que se oponga a la empresa de asentamientos. A este respecto, el proyecto de ley se considera parte integrante de otras medidas legislativas introducidas por el actual gobierno que se perciben internacionalmente como perjudiciales de la democracia de Israel (incluida la Ley de Transparencia de las ONG y el proyecto de ley que legaliza puestos avanzados construidos sobre tierras reclamadas por palestinos en Judea y Samaria).

En segundo lugar, los esfuerzos del campo global pro-Israel se basan en el entendimiento de que traer a los críticos a testificar de primera mano la situación de Israel es la herramienta más eficaz para desactivar el antagonismo hacia Israel.

Este enfoque ha sido certificado como productivo por una amplia gama de organizaciones pro-Israel que patrocinan viajes a Israel para diversos constituyentes, desde estudiantes y jóvenes activistas políticos, a través de periodistas y bloggers, hasta empresarios y funcionarios electos. Evitar la entrada a personas que son ambivalentes o incluso críticas hacia Israel, en lugar de comprometerse con ellas y tratar de ganar sus corazones y mentes, amplía el espacio en el cual el gran terreno intermedio puede ser más fácilmente aprovechado por las intransigentes fuerzas anti-Israel.

En tercer lugar, la política de boicotear a los boicoteadores contrasta directamente con la justificación misma sobre la que se basa el campo global pro-Israel y que promueve el diálogo al tiempo que se opone a los boicots. Esta es la línea política que a menudo verbaliza el campo pro-Israel al contrarrestar los esfuerzos de BDS por cerrar el diálogo.

En cuarto lugar, al aglutinar en un mismo saco a extranjeros que simplemente se oponen a la política de asentamientos israelíes (derogativamente referidos por algunos como “cómplices del BDS por la puerta trasera”) con activistas de BDS y anulando el espacio para la diferencia sustancial entre estos dos círculos, la nueva ley crea una dicotomía por la cual uno apoya o se opone a Israel. A falta de otra opción, los críticos políticos de Israel -que han expresado su sentimiento de traición desde la adopción de la ley- pueden muy bien ser empujados a abogar por un enfoque más completo de boicotear a Israel en su totalidad.

Así, desde una perspectiva estratégica, el proyecto de ley contribuye a dividir la base de apoyo de Israel, clasificando parte de ella como ilegítima y aglutinando a los críticos sinceros de Israel que critican políticas particulares del gobierno con aquellos que deslegitiman el derecho de Israel a existir como patria para el pueblo judío. El gobierno de Israel se queda con tres opciones de política para minimizar el daño potencial en el ámbito internacional.

 

Opciones parar resarcir el daño de la ley

 

En primer lugar, se debe lanzar un llamamiento claro para llegar a los judíos liberales sionistas en todo el mundo, reconociendo la importancia de su contribución para contrarrestar los esfuerzos del BDS y acogiendo la diversidad de opiniones dentro de esta circunscripción, incluso en casos en que éstas difieren de los del gobierno israelí.

En segundo lugar, la aplicación de la ley debe limitarse a los casos de activistas de BDS incondicionales que pretenden deslegitimar a Israel, en oposición a los suaves grupos de oposición que bien pueden atenuar su hostilidad al presenciar Israel de primera mano. En cada caso, las ventajas de prohibir a un individuo en particular deben ser comparadas con el prestigio internacional que resultará de la cobertura y el discurso generados por la aplicación de la ley.

Tercero, cuando se introduce una nueva legislación -especialmente en los casos que tienen el potencial de reverberar internacionalmente, como en el caso aquí discutido- el gobierno israelí y los funcionarios de la Knéset deben tomar decisiones informadas y calculadas basadas en análisis estratégicos y completos de costo / efecto que identifiquen y mitiguen las debilidades y las lagunas por adelantado. Como tal, los contra-esfuerzos de Israel contra el fenómeno de la deslegitimación deben tener en cuenta los “daños colaterales” en los niveles micro y macro, y tratar de orientarse a la repercusión en vez de centrarse en la acción.

Fuente: INSS

8 Comentarios

  1. Pero que es esto??
    Es nuestra tierra nuestro derecho porque nos debe preocupar lo que digan comunistas o sucios arabes
    Pero que es esto??
    Que falta de respeto con los que dieron y dan la vida por este pais
    Le damos servicio medico a sirios y cuando estan mejor envian misiles a territorio israeli cuando la realidad dice entre mas arabes muera seran menos enemigos para mi pais
    Y ahora este pelotudo sin ninguna pena dice modifiquemos nuestras leyes para que nos vengan a ofender desde casa y ellos tienen derecho a ser injustos y nosotros debemos aceptar esto como democracia??? Pero estamos todos locos!!!
    El arabe bueno es el muerto
    El enemigo bueno es el que esta lejos
    Y al que no le guste que se large
    Las cosas por su nombre
    La p que los pario

  2. ISRAEL tiene todo el derecho de rechazar a indeseables que critican a ISRAEL, y que se mimetizan llamándose amigos que no están de acuerdo con ninguna resolución ISRAELÍ que contribuye a su defensa, y quieren un ISRAEL VULNERABLE

  3. El BDS, es parte de la maquinaria de aniquilación dirigida por Irán, su tarea consiste en convencer a la humanidad que la desaparición de Israel es una necesidad vital para la afirmación de la paz y la justicia en el mundo, Israel debe ser visto y considerado como un insulto a la humanidad que debe terminar, eso es lo que esta lacra hace en todos los países del mundo, la aniquilación ha de hacerse con un masivo apoyo mundial eso es el BDS.

  4. El BDS, funciona igual que una pandemia, que se expande infectando con un virus mortal todo a su paso, la persona infectada por el virus BDS, desarrolla una enfermedad, cuyo principal síntoma es el odio a la nación del Pueblo Judío, la cual se convence de que debe desaparecer para que el mundo tenga paz y justicia, ya han logrado infectar a mucha gente en Europa, América Latina y en otras partes, a mi juicio se trata de una amenaza, mayor a un Irán con ojivas nucleares.

  5. Editorial Aurora,
    Me gustaría poder publicar una opinión personal en este medio, y no así en un comentario, sino en un artículo como opinion propia, debidamente firmado y argumetado, en el cual pueda explayarme y dar mi punto de vista sobre los temas que trata este artículo al que considero con errores conceptuales. Obviamente con total respeto al punto de no ser una respuesta directa al autor sino una opinión totalmente nueva personal y aislada aunque obviamente sobre el mismo tema, por lo cual sería muy importante poder hacerlo en la brevedad para seguir la línea y dar otro punto de vista. Como puedo hacerlo ? A quien o a donde mejor dicho tengo que enviarlo para revisión ? Gracias

  6. Este articulo es para gente con más de dos neuronas y requiere capacidad de pensar y analizar con criterio. precisamente algo que falta a los lectores de Aurora, más interesados en lanzar insultos que en informarse y pensar !

Dejar respuesta