Israel, Cuba y yo

30
18841

Yamir Llaguno

España

 

A mí nadie me lavó el cerebro. Nací con él, ya prelavado. En mi bella Cuba, mi orientación política venía de serie, programada en mi ADN para odiar al enemigo que me impusieran, amar valores prefabricados, y defenderlos con la vida (la mía, por supuesto). El pack incluía la no creencia en religión alguna, un férreo odio hacia los Estados Unidos, que según los programadores de nuestras mentes, eran los causantes de todos los males mundiales, incluidos huracanes, terremotos y epidemias. Y junto a otros camaradas que hoy lo niegan, lo entendimos. Así de crédulo, me gradué en 1988 como piloto de aviación de caza, listo para repeler aquel bombardeo estadounidense, que aun no ha acontecido.

Me programaron otro enemigo, Israel. Solo porque decían que era aliado de los primeros. Eso me costaba digerirlo. ¿Cómo podía ser mi enemigo, un país tan lejano al mío, difícil de encontrar en el mapa, y a sabiendas que sus aviones no tenían autonomía para bombardear mi Cuba? Además, sabíamos que los judíos fueron masacrados por los nazis, a quienes era lícito odiar en Cuba. Y eso era paradójico. Si aquel diabólico trío de nazismo,  fascismo y falangismo; enemigos de nuestros países comunistas, lo eran también de los judíos, ¿no deberíamos ser aliados de los judíos? Respuesta pendiente.

A muchos nos pasa, que no solo crecemos de tamaño, sino también de conciencia. Es cuando plantamos luz al oscurantismo y buscamos respuestas a las interrogantes.  Me contó mi madre, simpatizante de Israel en secreto, que era la patria de los judíos su tierra prometida, hecha realidad. Y que eran odiados por casi todo el mundo, sin razón lógica. Seguí buscando respuestas.

Llegó el momento que me fui a vivir a España. En la España, cuyo ADN social estaba marcado por un dominio árabe de 800 años, una inquisición de 350, un franquismo de 40, con católicos dominantes, y bajo el poder oculto del Opus Dei a la sombra, era comprensible el antisemitismo radical.  La derecha seguía los principios franco-hitlerianos antisemitas, y la izquierda, tendencias pro árabe-palestinas. Ser judío es casi delito. Pero… y en el resto del mundo, y en todas las épocas… ¿Por qué?

Ciertas religiones justifican dicho odio, porque “los judíos habían matado a Cristo”. Eso lo pude desmentir fácil. Me referí al Nuevo Testamento, y comprobé que Cristo fue ejecutado por ¡Los romanos! Irónicamente, 2 o 3 siglos después de matar a Cristo, inventaron la religión católica y lo convirtieron a aquel judío en su mesías. Cabe destacar, la aclaración del Papa Benedicto XVI, que reconoció el error dos milenios después. (Algo es algo)

Otros alegan que los judíos son los dueños de la economía mundial.  Quien dice esto ha confundido a Israel con Suiza, desconoce el poder de los jeques del petróleo, y no tiene ni idea de las riquezas del Vaticano. Pero profundicé, y pude ver que entre los hombres más ricos del mundo, destacaban judíos. Pero algo les diferenciaba del resto. Estos lo han conseguido gracias a la sabiduría, la persistencia, el esfuerzo. Así aparecen en la lista Forbes, judíos ricos por crear Apple, Dell, Oracle, y un largo etcétera. Hay “no judíos” más ricos. Algunos, dueños del petróleo mundial, mientras su plebe se muere en la miseria, Otros ricos vendiendo artículos de moda en Europa a precio de lujo, fabricada por cadenas de esclavos, niños incluidos, en países paupérrimos y sin controles legales. ¿Diferencias? Obvias.

Porque son guerreristas y asesinos, sostenían algunos. Otra búsqueda con resultados inesperados.  Israel no es miembro de la OTAN, no ha participado en ninguna contienda militar contra países por motivos financieros, o sospechas surrealistas. En tantos siglos de guerras mundiales por la supremacía del poder mundial, los judíos han sido solo los perseguidos. No han hecho cruzadas, ni exterminado civilizaciones enteras, para expoliarle  sus riquezas. No habían matado ni torturado a nadie para imponerles su religión. Así, lo de asesinos, se quedaba pendiente.

Llegó el momento que me habían profetizado: Mi visita a Israel. Allí pude ver la realidad escondida. Tel Aviv era una ciudad cosmopolita y multirracial. Donde eran libres las prácticas de todas religiones. Era un imperio construido sobre un inhóspito desierto en menos de un siglo. Allí consiguieron desarrollar agricultura, ganadería, ciencia, medicina, y todo aquello que en mi Cuba me habían enseñado que era bueno, y debía ser nuestra meta. Allí se premia al que se esfuerza, al que aporta a la sociedad, al trabajador, al científico, al campesino y al intelectual. En los hospitales se sana al enfermo, sin importar religión. Tal como me enseñaron en Cuba que debía ser.

Allí fui acogido fraternalmente y recibí cuanto me pudieron dar. Sentí tristeza por aquellos refugiados judíos, a bordo del Saint Louis, a quienes en 1939 se les negó la entrada en mi Cuba, en los Estados Unidos y en Canadá, que huían de la carnicería nazi. Pero ellos ni recordaban esa anécdota. El estudio les ocupa más que el rencor.

Como en cada templo hay un guardián, allí también los tienen, y se castiga al malvado, al tirano, al agresor. Muy similar a lo que me inculcaron de niño en Cuba, “Nunca te dejes pegar” “Defiéndete. Y si no puedes con las manos, coges un palo y le rajas la cabeza”.

Vi con tristeza como ratas “no-judías” emergían de las alcantarillas para acuchillar personas. Sin distinción. Turistas, mujeres, niños. Según su alegato, cuantos más, mejor. Aunque tengan que morir en el intento. Y cada vez que una de esas ratas era exterminada, repercutía en la prensa internacional cien veces más, que los exterminios masivos en países africanos, que ocurren hoy, y ocurrirán mañana. Y contra ese salvajismo, los cubanos luchamos en Angola, hasta que mandamos a los racistas a su madriguera, y hasta Mandela nos dio las gracias.

A pesar de estos alegatos, fanáticos diseminados por el espacio-tiempo insisten que a los judíos hay que odiarlos “porque Sí”. ¿Cómo iba a odiar a mi tío abuelo Pedro, aquel polaco judío que emigró a Cuba, ya jubilado, que lo recuerdo estudiando la Kabalah, y que me llevaba a la sinagoga los sábados? Aquel lugar donde la gente cantaba y reía, mientras que los de fuera, se quejaban y se maldecían.

A mi regreso de Israel, le digo a mi madre que me sentía identificado con el pueblo judío, y me confiesa, orgullosa, que somos judíos por línea materna. ¿Cómo? Mi bisabuela María emigró a Cuba desde Galicia por tal motivo. Comprendí el significado de muchas costumbres familiares, de nombres, y porqué cantábamos, desde niño, junto a mi tía Judith, mi madre y Pedro, el “Hava Nagila” cuando queríamos llamar la felicidad.

Según mi madre, como las raíces venían por línea materna, yo también era judío. Así que… debía odiar a mi familia, y a mí mismo, Pero… prefiero amar a mi familia y mantener alta mi autoestima, porque quien no lo haga, acaba atentando contra la vida de los demás y la suya propia. Ya profundizando, empiezo a entender el odio contra nosotros, los judíos. Está bien explicado en un pensamiento del Maestro cubano José Martí, quien sentenció:

“Triste cosa es no tener amigos, pero más triste debe ser no tener enemigos; porque aquel, que enemigos no tenga, señal es que no tiene: ni talento que haga sombra, ni valor temido, ni honra que le murmuren, ni bienes que le codicien, ni cosa buena que se le envidie”

Esa es la respuesta que buscaba. ¡Reto a los lectores a que me digáis la vuestra!

Contacto: [email protected]

30 Comentarios

    • gracias por responder anónimo. Realmente el antisemitismo es algo que existe por todo el mundo. Y ya puestos a explorar en Cuba no querrás imaginarte quienes tienen raíces judías.
      un saludo

  1. Yo soy medio judío y cubano. Fanático de Israel desde que gano la guerra de los Seis Días. Mi hermno se caso con una sefardita y parte de mi familia vive en Israel.
    ¿Los cubanos son antisemitas? Pero si la mayoría ni sabe lo que es un judío a derechas.

    • muchas gracias Mario. La Guerra de los seis días fue una operación quirúrgica, un acontecimiento histórico que supo poner las cosas en orden y demostrar que la sabiduría puede más que la fuerza y el fanatismo. Gracias por responder

  2. Felicitaciones. En Chile también conocí y padecí más de una burla y alguna paliza por matar a un señor hace 2.000 años, viví mi infancia y hasta los 15 años lejos del colegio hebreo y el aislamiento judío, mis padres me educaron con fuertes principios morales que iban de la mano con los principios de la izquierda. Me planteaba las mismas preguntas que tú… Por fin puedo gritar SOY JUDÍO…. Y al que no le guste, pues que se aguante….

    • así mismo Ricardo. Como de la oscuridad surgen la luz, y de la noche surge el día, el mundo entenderá algún díaquienes son los que están en el oscurantismo y quienes son los que buscan la luz

  3. Yo no soy judío pero en España la postura para con los judíos se podría calificar de esquizofrénica, el pasado español antijudío, los Reyes Católicos y la Inquisición, nadie lo recuerda y puede que la mayoría de españoles ni sepan que existió, salvo algún perturbado de extrema derecha o ultracatólico, que pretenda seguir con la que creen época de máximo esplendor del Imperio Español y de expansión del catolicismo, como los fascistas, franquistas y falangistas, o puede que alguna sociedad semisecreta de católicos de las que se sabe poco. Durante la Guerra Civil banqueros judíos del norte de Africa y algún adinerados financiaron el golpe de estado de Franco a cambio de una política no negativa contra los judíos españoles, Franco así lo hizo aunque los falangistas cometieron algunos abusos y asesinaron a varios judíos, y durante la dictadura obligaron a las comunidades judías a contribuir mucho dinero para la División Azul que fue al frente ruso junto a los nazis. Más tarde, el régimen pasó de crticar la creación del estado de Israel a apoyarlo engañando al gobierno de Golda Meir con una inventada historia que equiparaba a Franco con Schindler, todo para poder ser aceptado por Estados Unidos y recibir ayudas, incluso años más tarde el Mossad modernizó el atrasado servicio secreto español. A pesar de todo, en el régimen siempre hubo algún que otro brochazo antijudío correspondiente a su ideal fascista. Actualmente viven pocos judíos en España y no hacen ruido por lo que salvo algunos neonazis y ultraderechistas no suele haber muchos actos violentos o vandálicos, más bien están centrados en los inmigrantes y comunistas españoles. Aparte de esto, por razones no tan racistas, más bien políticas o de conveniencia, la derecha está a favor de Israel y los comunistas en contra apoyando el BDS, la izquierda independentista catalana abucheó al Maccabi en Barcelona el líder del partido Podemos dirige un programa en la televisión iraní HipanTV, mientras en la derecha del Partido Popular suele haber algunos niñatos con el brazo en alto. En cuanto a los religiosos, y ultracatólicos como los del Opus Dei, casi todos votan al PP y hasta son ministros, por tanto en la práctica no son antijudíos, aunque tradicionalmente su enemigo oculto son los masones, que asocian con judíos aunque no tengan nada que ver, y a los masones se les acusa de exactamente las mismas conspiraciones y males del mundo y de España, incluido el terorismo, incluido el terrorismo yihadista, en España los medios de la derecha más sectaria del PP crearon la idea de una conspiración en el atentado del 11-M, conspiración que se han creído una gran mayoría de españoles de derechas, sin pruebas, pero ya sabemos todos a quién apuntan sus balas ideológicas cuando mencionan la palabra “conspiración”. La conclusión es difícil sin un mayor número de judíos en España que pudieran probar realidades u odios ocultos, pero en general se podría decir que antijudíos con un potencial peligroso son pocos y de momento están contenidos, la izquierda de Podemos, comunistas y la izquierda independentista son antisionistas, si bien es difícil que lleguen a cometer actos violentos. En general la población es bastante ignorante con el tema de Israel y los judíos, prácticamente nadie se imagina que en Israel existan partidos judíos con representación parlamentaria y ultraortodoxos partidarios de un estado palestino, así como ignoran la educación en el odio y el sistema de ayudas económicas del terrorismo palestino.

  4. Excelente!!!! Soy también admiradora de los logros Israelitas. No me arrepiento de haber nacido en Cuba, lo que si lamento es haber nacido en una época en dónde nuestra niñez, adolescencia y juventud sufrió lavados cerebrales por la cúpula comunista maquiavelica.

    • así mismo Lolita. Nadie se imagina los logros de ese maravilloso país hasta que no lo descubre por sí mismo. Yo tampoco me arrepiento de haber nacido en Cuba, pero tampoco eso me hace mejor. ¿Y si hubiera nacido en Jamaica, en Haití o en Singapur ¿sería peor persona?
      La virtud verdadera está en el buen corazón y el buen obrar de las personas. Muchas gracias por comentar un saludo

  5. Te felicito por tu articulo, yo soy Judio sefardita y mis abuelos salieron de Turquia a tu bello pais que los acogio con carino y respeto, mi padre nacio en Cuba y luego emigraron a Mexico

  6. Amen a toda la gente sin odios. Si al menos supieran que los millones de personas que salvaron sus vidas gracias a judios como: Fleming, la penicilina, Salt la vacuna contra la poliomelitis, etc. nunca jamas oi a un antisemita agradecer al menos por lo antedicho

    • Gracias Susana, y mención para todos los que de forma anónima hacen y contribuyen por el bien de la humanidad, Y desde su gruta alumbrada con 7 velas, mientras trabajan, reciben calificativos despóticos, persecusiones, discriminaciones. Al final, como dices los inquisitores se benefician de este trabajo y agradecen a un pedazo de madera tallado

  7. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.

  8. Saludos. Yo amo a Israel, su pueblo, su historia, su valentia, sus logros y por que no, sus errores que todos cometen, pero algunos se leen con mayuscula y otros no cuentan, asi es el mundo. Tenemos un Boletin digital donde difundimos las noticias de Israel, la verdad que debe ser dicha sin tapujos aunque otros cayen y volteen la cabeza para no ver la realidad. Israel vive, vivir’a por siempre con su capital en la Jerusalen de siempre, la que Dios les dio para la eternidad y que nadie ya nunca mas, podra apoderarse de ella. Sea la paz sobre Jerusalen y dentro de sus muros!!!

  9. en la argentina estamos padeciendo una ola de antisemismo,pero que podemos decir si elexpresidente del museo del holocausto de argentina y su vez exfuncionario de daia yactual funcionario del presidente macri afirma sin la menor verguenza que los muerto judios enla shoa fueron talvez 3 o 4 millones su nombre para que todos lorecuerden es CLAUDIO AVRUJ

  10. Todo eso est’a muy bien, yo tambien apoyo al pueblo judio en su lucha y tambien soy cubano, pero al analizar tu texto encuentro 2 impresiciones:

    1. Ciertas religiones justifican dicho odio, porque “los judíos habían matado a Cristo”… Es verdad que los romanos lo crucificaron, pero
    —¿Y qué voy a hacer con Jesús, al que llaman Cristo?—¡Crucifícalo! —respondieron todos.
    (Mat 27:22)
    Esos todos que respondieron ¡Crucifícalo! ¿eran romanos?

    2. …y comprobé que Cristo fue ejecutado por ¡Los romanos! Irónicamente, 2 o 3 siglos después de matar a Cristo, inventaron la religión católica…
    Eso es mentira -que los romanos inventaron la Iglesia catolica- Lo puedes comprobar facilmente en la wikipedia (Iglesia Catolica) o puedes buscar en un libro de historia.

    Por lo demás me parece que está bien , yo no soy judio y no comprendo por qué tanto odio,

  11. Agradezco tu respuesta Fernando.
    En efecto, los hechos relativos a Cristo, están llenos de imperfecciones. Muchos eruditos han demostrado incluso, que ni siquiera existía la crucifixión en aquella época, y que un profeta soltero a los 30 años no lo hubiera escuchado ni el barbero que le cortaba el cabello. Pero la historia ha sido creída por millones de habitantes de este planeta y…¿Quién soy yo para ponerlo en evidencia? NADIE
    En cuanto al invento del catolicismo puede que también haya errado. Lo importante, es que millones lo han creído durante siglos, incluso bajo el fuego de la inquisición, y así será por otros tantos más. Tampoco soy NADIE para cuestionarlo.
    Eso me he considerado siempre: NADIE. Sin embargo, recuerdo las palabras de un sacerdote católico en Cuba que me dejaron sin aliento: “ NADIE es más que DIOS”

  12. Soy cubano, solo hace dos años vivo en los Estados Unidos….saben, mis hijos emigraron temprano a este país, y solos, y con ansias de ellos y de los nietos que nacieron; llegamos aquí. También la vida allá es una angustia, carencias materiales y charlas políticas. La sociedad civil en decadencia, y los tiranos haciendo lo que les place. Los valores humanos derrumbándose. Lo malo del mundo resumido en el capitalismo, como si los cerebros nuestros pudieran aguantar tantas mentiras.
    En los 63 años vividos en Cuba no noté nunca antisemitismo en los cubanos de a píe. Pero el gobierno despotricaba a diario de Israel y de los Estados Unidos.
    Siento una atracción hacía los judíos, hacia su pueblo, sus persecuciones históricas; y admiro como desarrollaron su nación, nada tan positivo como eso. No soy judío, quizás algún ancestro en esa España que hoy los maltrata y discrimina.
    Tengo amigos judíos, en Cuba y en el propio Israel.
    La propaganda comunista a logrado seguir estigmatizándolos, poniendo como héroes a unos palestinos, que en ves de desarrollar sus tierras y vivir en paz; no, esconden cohetes detrás de las escuelas para lanzarlos sobre Israel, y después, en ocasiones, hacerse las verdaderas víctimas.
    Son los judíos seres humanos, con defectos y virtudes, que por cierto muchas virtudes tienen. Muchos hombres ilustres nos han legado.
    Para mí son un ejemplo de nación.

  13. maravilloso articulo escrito con el corazon,nada que ver con la porqueria pro castrista que abunda tanto en el reino de españa. tuve una abuela cubana y mulata ademas Hasi que lejano compatriota…..VIVA CUBA LIBRE.

  14. No soy Judío pero tube la oportunidad de conocer ese hermoso país estube 3 años por ahí y la verdad siempre digo que es hermoso por donde lo mires y es un debe que tengo con mi flia. de llevarla algún día para que ellos tambien conoscan lo que ya les he contado. Admiro y quiero mucho a ISRAEL soy URUGUAYO pero ustdes tienen un país hermoso…

  15. Estimados lectores:
    Permítanme compartir las correcciones enviadas por el señor Norberto Krivoy, de quien agradezco humildemente su deseo de mejorar mi legato. Me indica:
    El papa Juan XXIII fue quien quitó la responsabilidad de la muerte de Jesus a los judíos, y Benedicto XVI completó esa exoneración de culpa.
    La compania Apple fue creado por Steve Jobs… que no era judío.

    Gracias Norberto

    “Errar es de humanos y corregir es de sabios”