Iom Kipur – Día del Perdón

0
1339
Óleo por Jakub Weinles,1910. Museo Nacional de Polonia, Varsovia

En la literatura rabínica, Iom Kipur recibe un nombre adicional, Iom HaDin (Día del Juicio). Este día solemne es la culminación del “aseret y’mei teshuvá” o Diez Días de Arrepentimiento, siguiendo a Rosh Hashaná.

Sumo Sacerdote ofrece sacrificio
Sumo Sacerdote ofrece sacrificio

Para los rabinos, marca el comienzo de una prueba espiritual para las almas de Israel. Los 10 días de arrepentimiento podrían entonces ser vistos como un tiempo para las apelaciones y Iom Kipur como el clímax – cuando el veredicto fue pronunciado.
En este momento Dios, el verdadero juez, decidirá el destino de todo Israel como individuos y como comunidad y esperamos ser inscriptos en el Libro de la Vida. El relato bíblico de Iom Kipur lo describe como un día dedicado a la expiación y la abstinencia.
El Levítico 23:27 nos dice que el día 10 del mes de Tishrei: “No deberías hacer ningún trabajo durante ese día. Porque es un Día de Arrepentimiento en el cual se hace expiación por ti delante del Señor tu Dios. De hecho, cualquier persona que no practique abnegación en ese día será apartada de su pueblo…”.

Soldados judíos del ejército alemán, 1870
Soldados judíos del ejército alemán, 1870

Los rabinos siguen a través del tema bíblico de la abnegación en sus discusiones de los placeres diarios de los cuales uno debe abstenerse en Iom Kipur. Entre ellos están comer, beber, bañarse y ungirse, usar zapatos de suela de cuero (en ese momento la opción más cómoda) y abstenerse de las relaciones sexuales. Estas limitaciones son debatidas en gran medida en el tratado talmúdico dedicado a Iom Kipur, titulado literalmente “el Día”.
Además de la abnegación aludida arriba, también se nos dice en Levítico que en este día el Sumo Sacerdote realizaba ritos sagrados para lograr la expiación de los pecados del pueblo. Estos ritos incluyeron un sorteo para elegir dos cabras, una de las cuales será consagrada a Dios y otra para “Azazel”. Aunque el significado exacto de la palabra Azazel es incierto, el ritual requería que el Sumo Sacerdote confesara los pecados de Israel a Azazel-cabra para luego dejarla en libertad en el desierto, de modo que se llevara consigo todas las iniquidades hacia una región inaccesible”. Luego la cabra consagrada a Dios era ofrecida en el altar como ofrenda de purificación.

Óleo por Isidor Kaufmann, c. 1900-7
Óleo por Isidor Kaufmann, c. 1900-7

El cambio de enfoque desde el ritual centrado en el Sumo Sacerdote hasta la idea de un juicio que examina los pecados de Israel es un ejemplo perfecto de ingenio rabínico frente a la agitación política.
Mientras que la mayoría de los días festivos originarios de la Biblia tienen su lugar lógico en el calendario agrícola, Rosh Hashaná y Iom Kipur no necesariamente se ajustan a ese molde. Los rabinos nos dicen que el día 10 de Tishrei fue el día en que Moisés completó y derribó el segundo conjunto de mandamientos del Sinaí, lo que significa que Dios había concedido la expiación por el pecado del becerro de oro. Esta interpretación rabínica presta importancia histórica a la colocación de otra manera inexplicable de la fiesta 10 días después de Rosh Hashaná.
En el libro “Camino Judío”, el Rabino Irving Greenberg explica que las Fiestas -el período incluyendo Rosh Hashaná, Iom Kipur, y los 10 días de arrepentimiento entre ellos- concentra la mente de una persona en los temas de mortalidad y el significado de la vida. Este período es un tiempo para hacer balance y hacer una explicación de la vida de uno y para arrepentirse de los pecados. Este es el mensaje crucial que llevamos con nosotros desde el principio hasta el final de Iom Kipur.

Dejar respuesta