Homenaje a los años 30

0
801

Café Society (EEUU, 2016). Dirección y guión: Woody Allen. Fotografía: Vittorio Storaro. Actores: Jesse Eisenberg (Bobby Dorfman), Kirsten Stewart (Vonnie), Steve Carell (Phil Stern), Jeannie Berlin (Rose Dorfman), Ken Scott (Marty Dorfman), Blake Lively (Veronica) y otros.

La toma que abre el nuevo film de Allen, (uno cada año), es ciertamente impresionante. Se muestra una piscina en un tono aguamarina, con gente sentada alrededor. Estamos en Hollywood de los años treinta y en las conversaciones surge una serie de nombres famosos de la época del cine, lanzados como por casualidad pues ese es el ambiente del cual se trata. Allen en narración en off va comentado lo que estamos presenciando y ahí tenemos al agente de talentos Phil Stern, sentado con otros hasta que un teléfono inesperado de su hermana Rose, lo interrumpe en esa su actividad. Es un tipo para quien el tiempo cuenta y de mala gana va a atender. Ella le informa que su hijo más joven, Bobby está dirigiéndose a la costa oeste desde Nueva York y le pide que lo asista si bien el enérgico joven no tiene la más vaga idea de lo que le apetece hacer. La hermana de Bobby, Evelyn está casada con un académico y el hermano mayor es Ben, un gánster que se ocupa de enriquecer el betón de los fundamentos con cuerpos que desaparecerán ahí sin dejar rastro, al menos durante un tiempo.
Así que Bobby aparece en la oficina de Phil que siempre está demasiado ocupado para atenderlo ni, por supuesto ofrecerle nada. Ben le aconseja a su hermano hacer una incursión en el mundo de las jóvenes mujeres escolta, eufemismo por la profesión más antigua de la humanidad, pero lo que se presenta es una novata en la profesión y Bobby decide rechazar su oferta, una escena a la medida de Allen. El tío Phill no sabiendo qué hacer con él le ofrece ser su mandadero y, además, le sugiere para su vida social conocer  a su secretaria, Vonnie.
Así los vemos paseando juntos, por las calles, van a las playas de Malibu, a restaurantes mexicanos, pareciera que Bobby ha llegado al paraíso pero ahí surge un problema porque se enamora perdidamente de su compañera de paseos, pero ella no puede corresponder porque tiene un misterioso novio. Más adelante se lo revelará a Bobby, oh casualidad, que el tal novio es su tío Phil que está casado y no tiene idea de quién podría ser su competidor. En cierta manera al descubrir esa circunstancia, se desaprovecha la posibilidad de los momentos cómicos como en las comedias de equivocaciones. De todas formas el despechado Bobby decide que ya no le interesa Los Ángeles y vuelve a Nueva York, donde su hermano Ben tiene un club nocturno exclusivo de alta categoría y le encomienda al inexperto hermano la dirección de lo que le da el título al film, Cafe Society.  Esta es la segunda parte del film. Pese a su temprana inexperiencia, Bobby se mueve entre los distinguidos clientes como un pez en el agua.
Bobby establece su vida en Nueva York, es más, se casa con una beldad, Veronica, que casualmente lleva el mismo nombre de la mujer de la cual sigue enamorado y más de una vez llama a su esposa con el mismo apodo, Vonnie.
Entretanto Ben sigue haciendo de las suyas y cuando Evelyn se queja del vecino que les hace la vida imposible con su perro, la solución es expeditiva para horror del marido. Allen sigue con la narración en off pero a veces se percibe el cansancio y la melancolía de un hombre de ochenta años de edad. Una de sus líneas excelentes es cuando anuncia que el pasado hace su entrada al club que Bobby dirige, son Vonnie y el tío Phil que se ha divorciado y casado con ella, quien solía ser una muchacha simple y directa y ahora pertenece a la clase alta de Hollywood con un dejo de esnobismo y altanería.
Es esta la primera vez que Allen emplea la fotografía digital en un film suyo y el gran Storaro, tres premios Oscar, hace un magnífico trabajo en cuanto a su fotografía brillante. El problema es que el contenido no lo es tanto. Allen nos quiere presentar un gran amor, pero falta sentimiento y el humor tampoco brilla que digamos. Los actores hacen un buen trabajo, Eisengerg de una convincente performance como el hombre joven y el más maduro. Stewart es luminosa y seductora en el papel de Vonnie. Con todo lo dicho, es un film agradable a la vista si bien hay algunas incursiones de lugares comunes como por ejemplo cuando dice que la vida es una comedia escrita por un autor sádico.

Dejar respuesta