Francia libera sospechoso de atentado a sinagoga en 1980

0
575
Placa conmemoratoria de las víctimas del atentado a la sinagoga - Foto Wikipedia

Los judíos franceses protestaron por la liberación de un hombre que fue extraditado de Canadá bajo sospecha de haber estado involucrado en el atentado de una sinagoga de París en 1980.
CRIF, la organización que nuclea a las comunidades judías francesas, manifestó su “indignación” por la liberación de Hassan Diab (64), un académico libanés-canadiense acusado del atentado de la sinagoga en la calle Copernic el 3 de octubre de 1980, que mató a cuatro personas e hirió a unas 40, y que fue el primer ataque fatal contra judíos en Francia desde la ocupación nazi en la Segunda Guerra Mundial.

Diab, ex profesor de sociología de la Universidad de Ottawa, luchó contra su extradición a Francia para evitar lo que dijo que sería una acusación injusta por un crimen que no cometió.
Fue acusado de colocar la bomba dentro de la alforja de una motocicleta estacionada afuera de la concurrida sinagoga cerca de los Campos Elíseos, donde cientos de personas se habían reunido para las oraciones del shabat.
Diab, el único sospechoso en el ataque, fue arrestado en su casa en un suburbio de Ottawa en noviembre de 2008 a petición de las autoridades francesas que alegaban que era miembro del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP).
Las pruebas contra Diab presentadas por los fiscales incluyen un boceto del terrorista que se parece a Diab y el descubrimiento de un pasaporte en su nombre con sellos de entrada y salida de España, donde se cree que huyó el terrorista.
También hubo testimonios que sostienen que Diab era miembro del FPLP a principios de los años ochenta.
Diab ha insistido en que estaba en Beirut en el momento del ataque para presentarse a los exámenes universitarios. En su fallo, los magistrados destacaron “una serie de elementos” que “indicaban que Hassan Diab probablemente estaba en el Líbano” en el momento del ataque.
Dijeron que “documentos de la universidad libanesa” y “testimonios de varios estudiantes” reforzaron la afirmación de Diab de que estaba en Beirut, y citaron la ausencia de sus huellas dactilares en cualquier cosa relacionada con el ataque.
La fiscalía y los jueces han estado disputando sobre el caso durante meses.
En varias ocasiones, a Diab se le concedió la libertad bajo fianza solo para que volviera a estar bajo custodia luego de que las decisiones fueran anuladas en apelación.
Diab ha negado cualquier conexión con el acto, que Israel y otros países occidentales creen que fue obra de terroristas del Frente Popular para la Liberación de Palestina.
“Esta liberación sin juicio del principal sospechoso es un insulto a la memoria de las víctimas y aumenta el dolor de sus familiares”, dijo el presidente de CRIF Francis Kalifat en el comunicado.

Dejar respuesta