Excursionistas israelíes encuentran grabados de un candelabro y una cruz

2
2918
Foto Autoridad de Antigüedades

Tres excursionistas descubrieron raros grabados de una menorah de siete brazos y una cruz en una antigua cisterna de agua en el centro-sur de Israel durante el fin de semana. Los excursionistas, miembros del Club de Excavadores de Israel, estaban explorando en las tierras bajas de Judea.
“Hemos oído que hay cuevas interesantes en la región”, dijo Ido Meroz, uno de los excursionistas. “Empezamos a mirar alrededor y encontramos esta cueva, que es extremadamente impresionante con nichos tallados en roca y grabados en la pared. Justo antes de irnos, nos dimos cuenta de un grabado que a primera vista parecía ser una lámpara de Jánuca (la festividad de las luminarias).
“Cuando nos dimos cuenta de que se trataba de una representación antigua de una menorah, nos emocionamos mucho, dejamos la cueva e informamos del descubrimiento a la Autoridad de Antigüedades de Israel”, agregó Meroz.
Además de los grabados de la menorah (con siete ramas, a diferencia de una lámpara de Jánuca, que tiene nueve) y una cruz, el trío – Meroz, Miki Barkal y Sefi Givoni – descubrieron una imagen que parece una llave alargada, característica del período del Segundo Templo (desde 530 aC y 70 dC) y otras imágenes no identificadas, según la Autoridad de Antigüedades (IAA).

Foto Saar Ganor Autoridad de Antiguedades
Foto Saar Ganor Autoridad de Antiguedades

Cerca de la cueva, que fue cortada en la roca madre y usada para almacenar agua, estaba un palomar, con docenas de nichos donde se levantaban las palomas. Las aves eran típicamente usadas en los ritos de sacrificio en el Templo de Jerusalén durante esta época.
El grabado de menorah presenta una base de tres patas, y evidentemente representa el candelabro que estaba en el Templo durante el período del Segundo Templo. Esta menorah es diferente a la que aparece en el Arco de Tito en Roma, que fue construido en el año 81 AEC. La segunda menorah, con su base sólida y escalonada, fue utilizada como modelo para el emblema del Estado de Israel.
Los funcionarios de la IAA no han revelado la ubicación exacta del sitio para protegerlo, así como para la seguridad de los excursionistas. Planean estudiar la cisterna en profundidad.
“Es raro encontrar un grabado en la pared de una menorah, y este emocionante descubrimiento, que fue simbólicamente revelado durante las vacaciones de Jánuca, sustenta la investigación científica sobre la naturaleza judía de asentamiento [en la zona] durante el período del Segundo Templo”, dijo Saar Ganor, arqueólogo jefe del distrito de Ashkelon de la IAA.
“La menorah probablemente fue grabada en la cisterna después que fue tallada fuera de la roca – tal vez por los habitantes del asentamiento judío durante el período del Segundo Templo y en el momento de la rebelión de [Shimon] Bar Kochba”, agregó, refiriéndose al líder de la revuelta judía contra los romanos entre 133-135 EC”.

Foto: Saar Ganor
Foto: Saar Ganor

Y la cruz fue grabada posteriormente, durante el período bizantino, muy probablemente en el siglo IV EC”.
También se encontraron restos de edificios y escondites que datan de la época de la revuelta de Bar Kochba, así como estructuras del período bizantino.

2 Comentarios

  1. Las Evidencias de la existencia de nuestro pueblo es indeleble.!!
    que diran ahora los pro-falsetinos ? hasta la fecha nos disponen de ninguna evidencia arqueològica seria que los respalde

Dejar respuesta