Estudio israelí confirma que los hombres sexistas tienen relaciones insatisfactorias

0
1204
Foto Ilustración Pixabay

Los hombres que tienen una visión sexista de las mujeres y las sienten como muy desiguales se sienten amenazados por ellas y es más probable que tengan relaciones insatisfactorias. Esto puede parecer obvio para cualquiera que no viva en un termo, pero ahora hay respaldo científico.
En un estudio reciente, investigadores de la Universidad de Tel Aviv descubrieron que los hombres heterosexuales que tienen “creencias que refuerzan el patriarcado” generalmente están más ansiosos y se sienten amenazados por la necesidad percibida de “defender su hombría”.
El estudio, titulado “La dicotomía virgen-puta: hombres que perciben la maternidad y la sexualidad de las mujeres como mutuamente excluyentes respaldan el patriarcado y muestran una menor satisfacción en las relaciones” y publicado en la última edición de la revista Sex Roles, se basó en un cuestionario en línea respondido por 108 hombres heterosexuales israelíes, la mayoría (77 por ciento) de los cuales tenían menos de 30 años y solteros (55 por ciento).
La encuesta se centró en cuestiones relacionadas con la sexualidad femenina y el complejo virgen-puta, un concepto psicoanalítico identificado por primera vez por Sigmund Freud que se desarrolla en hombres que clasifican a las mujeres en dos grupos: puro, casto, nutritivo y bueno -el de las Madonnas- y manipuladoras, promiscuas y por lo tanto malas, o “putas”. Los participantes también respondieron preguntas sobre sus vidas sexuales y sus estados actuales de relación.
El estudio, según la autora principal y psicóloga social Orly Bareket, “reveló una asociación positiva entre el reforzamiento de la dicotomía virgen-puta y la ideología patriarcal evaluada por la orientación de dominancia social (preferencia por estructuras sociales jerárquicas), justificación del sistema específico de género (deseo de mantener el sistema de género existente) y actitudes sexistas (sexismo benévolo y hostil, objetivación sexual de la mujer y dobles estándares sexuales)”.
Los participantes que respaldaron esta ideología también fueron “más propensos a objetivar sexualmente a las mujeres, expresaron estándares dobles que les permiten a los hombres más libertad e iniciativa sexual que las mujeres y muestran un sexismo benevolente hacia las mujeres que adoptan roles femeninos tradicionales”, según un comunicado de prensa en Science Daily.

El sexismo benevolente, según el estudio, “se dirige a mujeres consideradas cálidas y solidarias, que por lo tanto merecen protección y provisión masculina, mientras que el sexismo hostil se dirige a las mujeres consideradas como competidoras que buscan dominar y controlar a los hombres”.
Estas creencias “no solo se relacionan con actitudes que restringen la autonomía de las mujeres, sino que también afectan las relaciones más íntimas de los hombres con las mujeres”, dice el estudio.
“Estos hombres pueden tener dificultades para sentirse atraídos por las mujeres que aman, o amar a las mujeres a las que se sienten atraídas sexualmente, lo que lleva a una insatisfacción crónica en sus relaciones amorosas”, dijo Bareket.
El estudio hace referencia a investigaciones sobre feminismo y romance publicadas en 2007 que muestran que “contrariamente a la percepción de que el feminismo inhibe el romance, el feminismo predice relaciones románticas heterosexuales más estables y sexualmente satisfactorias” y que “una mayor igualdad de género predice una mayor satisfacción sexual en todas las culturas”, porque las sociedades igualitarias dan mayor importancia al logro del placer sexual y a la mejora de la intimidad a través del sexo, según una publicación de 2006 sobre actitudes y comportamientos sexuales.

 

Fuente: NoCamels

Dejar respuesta