Estudiantes de secundaria israelíes lanzan nanosatélite al espacio

6
1108
Foto Roi Greenberg/Agencia Espacial de Israel

Un nanosatélite construido por estudiantes israelíes de la escuela secundaria voló desde el Centro Espacial Kennedy de la NASA en Cabo Cañaveral para estudiar la atmósfera como parte de un proyecto de investigación internacional.
El Duchifat-2 (Hoopoe) es uno de los 28 nanosatélites de 23 países que participan en el programa de investigación de la Unión Europea sobre la termosfera QB50, pero es el único construido por estudiantes de secundaria.
Más de 80 alumnos en los grados 9-12 en las escuelas de Herzlia, Ofakim, Yeruham, el asentamiento de Ofra en Cisjordania y el pueblo beduino de Hura ayudaron a construir el Duchifat-2, que pesa sólo 1,8 kilogramos y tiene 20 centímetros (ocho pulgadas) de alto y 10 centímetros de ancho. Debido a su pequeño tamaño, el satélite no tiene motores y en su lugar utiliza el campo magnético de la tierra para mantenerse suavemente alineado en el espacio.
Los astronautas dentro de la estación espacial en órbita lanzarán el Duchifat-2 y un enjambre de otros nanosatélites al espacio en aproximadamente seis semanas.
Las señales del satélite serán recibidas en el Centro de Ciencias de Herzlia, donde los alumnos analizarán los datos.
Es el segundo satélite israelí que los estudiantes de secundaria han hecho, siguiendo el éxito de Duchifat-1, un satélite que se lanzó en 2014. Duchifat-1 tiene la finalidad de ayudar a localizar a los viajeros perdidos en las zonas sin recepción de teléfono móvil. El satélite está alimentado por energía solar y se espera que permanezca en órbita durante los próximos 20 años.

6 Comentarios

  1. Col acabot (todo el honor) para esta juventud que estudia, trabaja, se informa y se educa sin rezos e ignorancias arcaicas y son lo que hacen e hicieron grande a Israel. Adelante, sois el futuro

  2. Si así como se enseña a los estudiantes israelíes también los “palestinos” les enseñaran a sus jóvenes (y a los árabes en general), en vez de a odiar y a asesinar a los demás, definitivamente este mundo sería diferente, y los “palestinos” desde 1948 tuvieran su Estado, un Estado próspero, y además viviendo en paz y junto a Israel, dándose la mano en todo, como buenos vecinos.
    Pero la realidad es otra, la realidad de un pueblo “palestino” casi pordiosero, y consumido por el odio ciego y asesino hacia sus vecinos.

Dejar respuesta