Entregarán el premio Israel al escritor David Grossman

0
433

Reconocido crítico de la realidad social y política israelí

En 2015, David Grossman había retirado su candidatura para el Premio Israel de Li­teratura de ese año. Tomó su decisión como protesta a lo que consideraba incitación por parte del primer ministro Biniamín Netanyahu contra los principales científi­cos y autores de Israel. Este año fue nominado nuevamente.

El comité del pre­mio, dirigido por el Prof. Avner Holtzman, señaló que desde prin­cipios de los años 80, Grossman ha ocupado un lugar central en la escena cultural israelí. “Es una de las voces más profundas, conmovedo­ras e influyentes de nuestra literatura”, manifestó.

Las novelas, cuentos, docu­mentales y libros para niños de Grossman también son notables por su imaginación, profunda sabiduría, sensibi­lidad humana, postura moral y lenguaje único, afirmó el panel.

“Sus libros han sido tradu­cidos a decenas de idiomas, convirtiéndolo en uno de los autores israelíes más cono­cidos, estimados y queridos. Por todas las razones anterio­res, consideramos que David Grossman es digno del Pre­mio de Literatura de Israel, 5778”, afirmó el panel. Es­pecíficamente, sus libros han sido traducidos a 42 idiomas.

Nacido en Jerusalén en 1954, Grossman fue a la escuela en Beit Hakerem, luego en Leyada (la escuela secundaria de la Universidad Hebrea). Publicó su primera historia, “Burros”, en 1979.

En 2017, Grossman se con­virtió en el primer israelí en ganar el prestigioso Premio Internacional Man Booker por su novela “A Horse Walks Into a Bar”, sobre la vida de un cómico standupista en el transcurso de un concier­to nocturno. El ministro de Educación, Naftali Bennett, aplaudió la noticia del premio en su cuenta de Twitter y escribió que Grossman es “una de las voces más conmo­vedoras, profundas e in­fluyentes en la literatura israelí”. Grossman es conocido por su visión de izquierda sobre el conflicto palestino-is­raelí, un hecho notado por Bennett, jefe del partido derechista nacionalis­ta-religioso Habait Hayehudí. Bennett reconoció sus dife­rencias políticas con Gross­man. “Sé que no mantenemos las mismas posiciones políti­cas, pero no importa”, dijo el ministro, y agregó: “Somos una sola nación”. Señaló que Grossman perdió un hijo en combate durante la Segunda Guerra del Líbano de 2006.

Dejar respuesta