En un mundo más cálido las tormentas cambiarán su rumbo

0
2172

Bajo el cambio climático global, las zonas climáticas de la Tierra se desplazarán hacia los polos. La investigación del Weizmann Institute of Science descubre los mecanismos internos que guían a las tormentas hacia los polos. Esto no es solo una predicción futura; es una tendencia que ya se ha observado en las últimas décadas. Las regiones secas y semiáridas se están expandiendo hacia latitudes más altas y las regiones templadas y lluviosas están migrando hacia los polos.
Los investigadores ofrecen una nueva visión de este fenómeno al descubrir que las tormentas de latitudes medias se dirigen hacia los polos en un clima más cálido. El análisis, que también reveló los mecanismos físicos que controlan este fenómeno, involucró un enfoque único que rastreó la progresión de los sistemas meteorológicos de baja presión tanto desde el exterior -en su movimiento alrededor del mundo- como desde el interior, analizando la dinámica de las tormentas.
El profesor Yohai Kaspi del Departamento de Ciencias Planetarias y de la Tierra del Instituto explica que las zonas climáticas del planeta siguen aproximadamente las bandas latitudinales.
Las tormentas se mueven principalmente alrededor del planeta en regiones preferidas llamas “rutas de las tormentas” formando sobre el océano y viajando generalmente hacia el este y de algún modo hacia los polos, a lo largo de estos caminos. Como consecuencia, una tormenta que se forma en el Atlántico 40N alcanzará Europa en la región de latitud 50N. Hasta ahora, sin embargo, esta inclinación de moverse en dirección del polo más cercano realmente no se entendía. La Dra. Talia Tamarin del grupo Kaspi resolvió este problema, diciendo, que a partir de modelos climáticos existentes, se puede observar los rastros de la tormenta, pero es muy difícil probar la causa y efecto, únicamente se puede saber en qué lugar hay más o menos tormentas. Ella aplicó un algoritmo de seguimiento de tormentas a modelos simplificados de circulación atmosférica en los que se generan miles de tormentas, eliminando así la dependencia de las condiciones iniciales. Esto le permitió comprender cómo se desarrollan tales tormentas en tiempo y espacio y qué controla su movimiento. Incluso estos modelos simplificados implican cálculos que requieren varios días.
En el presente estudio, para comprender cómo el movimiento de las tormentas puede cambiar en un mundo más cálido, Tamarin-Brodsky y Kaspi aplicaron el mismo método a simulaciones de complejidad completa de predicciones de cambio climático. Su análisis mostró que la tendencia de las vías de tormenta a virar en la dirección de los polos se intensifica en condiciones más cálidas.
Descubrieron que dos procesos son responsables de este fenómeno. Uno está conectado a la estructura vertical y la circulación cerca de la parte superior de estos sistemas meteorológicos.
El segundo proceso está conectado a la energía vinculada al vapor de agua en las tormentas. En el calentamiento, el aire más caliente contendrá más vapor, y por lo tanto, se liberará mayor cantidad de energía cuando el vapor se condense en gotas.
“El aire más caliente húmedo está circulado por el flanco oriental de la tormenta, hacia el lado norte y este efecto también será más fuerte en un clima más cálido, o hacia el sur en el hemisferio sur.■

Dejar respuesta