El embajador ruso confirma: “Las fuerzas de Irán y Hezbollah se retirarán de la frontera” con Israel

5
1583
Tropas de Hezbollah en Siria

El embajador de Rusia en la ONU, Vasily Nebenzya, confirmó que, según su entendimiento, se llegó a un acuerdo entre Jerusalén y Moscú sobre la retirada de las fuerzas iraníes de la frontera sirio-israelí.

“Entiendo que se llegó a un acuerdo. Si se ha implementado o no, no puedo decirlo”, expresó Nebenzya. “Si no se ha hecho hasta ahora, se hará en un futuro cercano”.

“Entiendo que las partes involucradas en el acuerdo están satisfechas con lo que han alcanzado”, agregó.

Según un informe del diario saudita Asharq Al Awsat, con sede en Londres, las fuerzas iraníes retirarán inicialmente sus fuerzas 20 kilómetros de la frontera, y luego a un rango de entre 60 a 70 kilómetros. Moscú destaca que se trata de un proceso gradual, según el rotativo.

Mientras tanto, los reportes indican que el Kremlin habría dado a Israel “luz verde” para operar en el territorio de Siria bajo la condición de que no dañe la infraestructura del régimen sirio.

Mientras tanto, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que monitorea la guerra en el país árabe vecino, informó que las tropas iraníes y los combatientes del grupo terrorista libanés chií Hezbollah se están preparando para retirarse del sur de Siria.

El Observatorio, que tiene su sede en Gran Bretaña pero una amplia red de activistas en el terreno, puntualizó que los asesores iraníes y los combatientes de Hezbollah se retirarán de las regiones sureñas de Daraa y Quneitra, cerca de los Altos del Golán.

El acuerdo entre Israel y Rusia se produce tras la reunión mantenida por el ministro de Defensa, Avigdor Lieberman, con su homólogo ruso, Sergei Shoigu, en Moscú, para analizar la situación en Siria y la intervención militar iraní en el país árabe.

Según los reportes, el presidente ruso, Vladimir Putin, quiere que Israel permita que el ejército del régimen del presidente sirio, Bashar Assad, se desplace hacia el sur hasta la frontera jordana y retome el lado sirio de los Altos del Golán.

A cambio, el presidente ruso está dispuesto a prometerle a Israel que el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán y las milicias afiliadas a Irán no estarán presentes en los territorios que ocupe el ejército de Assad.

Los rusos sugieren retirar las fuerzas leales a Irán, incluido Hezbollah, a una distancia de 60-70 kilómetros al este de la línea de cese del fuego del Golán israelí. En cualquier caso, seguramente no estarán presentes más allá de la carretera que conecta Damasco y As Suwayda, la capital de la gobernación drusa de Siria, y la frontera jordana.

El propósito del ejército sirio, según fuentes rusas, es tomar tres áreas. La primera es el cruce fronterizo jordano-sirio Nasib al sureste de Daraa y la segunda es Tel al Harra, con vista sobre el Golán israelí, y la línea de armisticio, a solo 12 kilómetros al este de la frontera israelí.

Hasta que fue tomado hace dos años por los rebeldes, éste último sitio albergaba un puesto avanzado de la inteligencia iraní que recolectaba señales de inteligencia, tanto observaciones como de escuchas telefónicas, no solo de los rebeldes sirios, sino también, y en su mayor parte, de Israel.

El tercer punto es la ciudad de Busra al Harir, a 30 kilómetros al noreste de Daraa.

Estos tres puntos estratégicos permitirían al ejército sirio controlar efectivamente toda la región, sobre la cual actualmente solo tiene un control parcial. Los rebeldes suman unos 35.000 efectivos en la zona, incluyendo a los combatientes del Ejército de Khalid ibn al Walid, que juró fidelidad al Estado Islámico, y está presente en el área de la triple frontera de Siria, Israel y Jordania.

El régimen sirio, con el apoyo de Rusia, intenta aislar a los rebeldes sirios acampados en la región de Lajat, con As Suwayda en su centro, y crear una brecha entre ellos y la frontera jordana, a través de la cual reciben ayuda estadounidense.

Rusia planea introducir policías militares rusos en la región, una vez que sea tomada por el ejército sirio, que luego desarmará a los rebeldes de sus armas pesadas. Este ambicioso plan ruso ha encontrado resistencia tanto de Israel como de Jordania.

Los rusos han pedido a Israel que no impida que el ejército sirio se dirija a la región, y se abstenga de tomar represalias si el fuego errado del régimen se desborda de Siria, para no sabotear su esfuerzo bélico. También se le pidió a Israel que no ataque a los asesores rusos incrustados en las fuerzas sirias de Assad.

5 Comentarios

Dejar respuesta