El verdadero vínculo de Trump en las amenazas contra los judíos

11
1659
Foto Facebook

Evelyn Gordon

La detención de un adolescente judío estadounidense-israelí por hacer cientos de amenazas de bomba contra las instituciones judías estadounidenses en los últimos meses parece poner en evidencia la falsedad de la explicación favorita de los judíos estadounidenses y de la izquierda estadounidense más amplia, de que la elección de Trump empoderó a la extrema derecha antisemita, lo que condujo a un aumento de los actos antisemitas.

Sin embargo, el hecho es que el número de amenazas se disparó tan dramáticamente después de la elección de Trump, en un grado que parece difícil de atribuir a la mera coincidencia. Ahora, las nuevas revelaciones de la policía israelí proporcionan una forma de cuadrar ese círculo. Resulta que el aumento repentino estaba, de hecho, conectado con la elección de Trump – no por algo que Trump hizo o no hizo, sino debido a la reacción histérica de los medios hacia ella.

Fuentes policiales dijeron a Haaretz que el objetivo principal del adolescente parece haber sido la obtención de la atención de los medios de comunicación. Había estado haciendo amenazas de bomba durante al menos dos años, contra una gran variedad de blancos en varios países diferentes, y después de cada amenaza, supervisaba los medios de comunicación. Si la amenaza no provocaba mucha respuesta, perdía el interés en ese objetivo y volvería a intentarlo en otro lugar. Pero si la amenaza creaba un revuelo en los medios de comunicación, comenzaba a apuntar a instituciones similares en la misma localidad con la esperanza de producir un zumbido mediático similar.

Para la mayor parte de los últimos dos años, durante los cuales amenazaba objetivos como centros comerciales y compañías aéreas, así como instituciones judías en países como Australia, Nueva Zelanda y América, no lograba mucha cobertura de los medios, por lo que no las repetía. Pero después de la elección de Trump, de repente encontró una oportunidad. Las amenazas contra las instituciones judías de Estados Unidos se ajustaron perfectamente a la narrativa altamente proclamada de la comunidad judía estadounidense que la elección había alentado el antisemitismo, algo que también fue asumido de modo absurdo por el director de la Liga Anti Difamación (ADL), Jonathan Greenblatt. Este último llegó a afirmar que el antisemitismo en Estados Unidos antisemitismo estaba ahora en un nivel no visto desde Alemania de los años 30. Además, tales amenazas encajan perfectamente en la narrativa de izquierda más amplia de que la elección de Trump había dado poder a los supremacistas blancos, racistas y otros grupos de odio de derecha.

En consecuencia, mientras que los actos antisemitas recibieron poca cobertura mediática durante el mandato del presidente Barack Obama, de repente comenzaron a recibir una atención masiva de los medios tras la elección de Trump, no sólo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. El resultado, dado el antiguo modus operandi del adolescente, era inevitable: durante los últimos meses, dijeron las fuentes de la policía israelí, él ha centrado toda su energía en amenazar instituciones judías en Estados Unidos, porque sabía que crearía el revuelo de los medios que quería.

También hay un segundo ángulo Trump en esta historia, y que también contradice la narración aceptada. Las fuentes de la policía israelí dijeron a Haaretz que a pesar de que las amenazas de bomba se habían prolongado durante dos años y varios países diferentes participaron en la investigación, hasta hace poco, la captura del autor no se consideraba de alta prioridad. Lo que cambió eso, dijeron, fue Donald Trump.

Hace unas semanas, Trump ordenó al FBI que cazara al sospechoso y lo tuviese como una tarea de alta prioridad. En consecuencia, el FBI envió a 12 expertos en delincuencia cibernética a Israel, y con su ayuda, la policía israelí logró rastrear y recopilar pruebas contra el adolescente (la nación Start-Up ha pasado por alto a la policía de Israel;  está más presente en el Ejército, o las agencias de inteligencia).

En pocas palabras, a pesar de todas las críticas que mereció por sus demoradas y reacias condenas contra el antisemitismo, Trump tomó medidas para detenerlo de una manera que nunca lo hizo su predecesor -un punto a recordar para quien cree que las acciones hablan más que las palabras.

Muchos comentaristas ya han señalado que al precipitarse en culpar a Trump y a sus partidarios de las amenazas de las bombas a pesar de la ausencia total de pruebas, la comunidad judía estadounidense ha dificultado la lucha contra el antisemitismo, con su frecuente escepticismo. Pero la nueva información policial indica que el daño fue aún peor que eso: la histeria anti-Trump realmente alentó los mismos ataques que estaba destinado a combatir.

Evidentemente, la lección aquí no es que los judíos no deben reaccionar ante actos antisemitas. Pero al vincular las amenazas de bomba a una narrativa anti-Trump más amplia para sus propios propósitos políticos, los líderes judíos norteamericanos y sus aliados izquierdistas no judíos generaron un grado de histeria mediática que los actos por sí mismos no habrían producido.

Y ése es precisamente el tipo de histeria que atrae a los imitadores -en este caso, no sólo el autor original (que replicó sus propios ataques una vez que vio que produjeron la atención deseada de los medios), sino también la única persona detenida hasta la fecha.

A falta de este bombo mediático, parece improbable que Juan Thompson, un radical negro de izquierda que acosara a su novia, hubiera llegado a la idea de crear problemas para ella llamando a amenazas de bomba en centros comunitarios judíos en lugar de elegir otros posibles blancos.

En resumen, al hacer que las amenazas de bomba formen parte de una narrativa anti-Trump más amplia sin un fragmento de evidencia, los líderes judíos estadounidenses se desacreditaron a sí mismos y a la batalla contra el antisemitismo, al tiempo que también alentaron activamente la replicación de los ataques. Obviamente, no querían hacer ninguna de esas cosas. Pero hay una lección que hay que aprender aquí, y va mucho más allá de la cuestión estrecha de Donald Trump: los intereses judíos no son idénticos a las de cualquier ideología política, ya sea liberal o conservadora. Y cuando se confunde los intereses judíos con los intereses políticos, los judíos suelen ser los que terminan con los perdedores.

Fuente: Evelyncgordon.com

11 Comentarios

  1. Me parece prematuro hacer un Análisis por un caso y decir que en la administración OBama había menos amenazas que en la Trump cuando este recien empieza su mandato, y mas si el origen de las amenazas es judío- estadounidense.
    Si acaso la cobertura de los medios sobre esos actos fue menor no fue porque no pasaron sino que en el mandato de Obama se les daba menor relevancia. Los actos que llaman la atención generalmente son donde hay sangre y victimas y no simplemente amenazas.
    El que Trump sea presidente o no es Indiferente : Siempre hay Amenazas.

  2. Para mi habría que buscar un poco más profundo. Quien realmente está detrás de esto no es otro que Hussein Obama y su séquito de impresentables. Mucha fuerza al presidente Trump y q la izquierda judía estadounidense se hunda con toda la izquierda basura

  3. Trump recibió un respaldo anglosaxon racista, aquello es innegable, era solo darse un paseo por portales extremistas como Stormfront y otras radios radicales, para ver que Trump era el que mas se acercaba, según ellos, a su ideología extremista y nacionalista. Que Trump sea un anti-semita, lo dudo, pero su consejero mayor si que lo es. Dejemos de quemar cohetes y démole tiempo al tiempo y solo juzguemos las acciones de Mr. Trump.

  4. Lo que pasa en Estados Unidos no es culpa de Trump.Sino, de los opositores a Trump y de muchos y lamentablemente judios americanos miopes, que buscan desestabilizar, y lo que mas se usa en cualquier època de crisis en USA, lo vimos y lo vemos en Argentina y en todos los lados.Y a lo largo de la historia es fomentar el odio antijudìo y antiisraelì.
    Reitero, Trump no es responsable.El solo es un pragmàtico, y buen empresario y bueno para mandar y hacer ejecutar ordenes.Y obvio, un hombre de una sola palabra, y amigo de Israel.
    D’os le de protecciòn.Y viva largos años.Necesitamos muchos como èl.Fuertes y decididos.

    • No creo que los judíos de izquierda americanos busquen desestabilizar el gobierno americano o si quiera tengan el poder para hacerlo. Es idolatria creer que un hombre protejerá a Israel y desconocer la información que dan los organismos de inteligencia yankee acerca de las relaciones obscuras con Rusia, país que apoya tecnica y cientificamente al regimen de Irán y del cual nunca nos podremos fiar.

  5. Donde hay izquierda en USA ? …. No la hay. En cuanto a Trump ya hemos visto bastante para saber de que individuo se trata. Inculto, cutre, paleto, mentiroso, no creo que en la historia americana haya habido un personaje igual.

  6. Desde las medusas hasta los osos saben de los efectos del cambio climático pero éste mesia´nico pretende negarlo. Y de regalo firma un decreto en la misa secretaría de Medio Ambiente donde desmota todas las medidas que iban en ése sentido. Y para remate anuncia la “era del carbón limpio” potenciando las tecnologías del siglo XIX. Un espantajo ! … Vamos ….

  7. Para creer en Trump hay que ser bastante como él, o como Homero Simpson … no por nada las dos terceras partes de los judíos americanos votaron a demócratas. Ricos y nacionalistas WASP, moradores del medio oeste americano, racistas, lo peor de la America profunda y sus mitos. Esa es la ideología de Trump y sus votantes.

Dejar respuesta