El uso del cannabis aumentan casos de esquizofrenia

0
1853

Adolescencia: Pacientes con predisposición a la enfermedad
Según un nuevo estudio realizado por investigadores israelíes y estadounidenses, el uso de la marihuana durante la adolescencia aumenta significativamente el riesgo de esquizofrenia en jóvenes con predisposición genética a la enfermedad, La investigación fue publicada recientemente en la revista Human Molecular Genetics, durante la investigación fue probado en ratones, los científicos han identificado el mecanismo biológico que contribuye a la aparición de la enfermedad durante el uso de la marihuana, hachís y una droga sintética conocida como “buen chico”.
El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Tel Aviv, Geha de Psiquiatría del Hospital y la Universidad Johns Hopkins en Baltimore.
La esquizofrenia, una enfermedad mental crónica que afecta a casi el uno por ciento de la población, es decir, unos 80.000 israelíes que la padecen. Las razones neurológicas para el desarrollo de la enfermedad aún no están claras y los estudios de los últimos años han demostrado que más de un centenar de diferentes genes están implicados en su aparición.
“La esquizofrenia es una enfermedad grave que aparece durante la adolescencia, aparentemente con un trasfondo de daño genético o ambiental”, manifestó el Prof. Daniel Offen de TAU, uno de los investigadores.
“Desafortunadamente la gama de genes que son responsables de desencadenar la esquizofrenia no están claros, pero se sabe que un cierto número de genes cuando mutan, pueden aumentar el riesgo de contraer la enfermedad. Uno de esos genes se denomina DISCO-1. En el estudio se examinó si el uso del THC (tetrahidrocannabinol), el ingrediente activo del cannabis, podría adelantar la aparición de la enfermedad o empeorarla”.
Los investigadores utilizaron ratones jóvenes con un gen DISCO-1 defectuoso y los trataron con THC durante unos días. Luego sometieron a los ratones a un grupo de exámenes de comportamiento y bioquímicos, un grupo de ratones cuyo gen Disco-1 no fue dañado recibió idéntico tratamiento con THC.
“Entre los ratones jóvenes con el gen dañado que fueron expuestos al THC, hemos visto un aumento significativo en los síntomas de comportamiento asociados con la esquizofrenia, incluyendo la función cerebral alterada”, dijo Hadar Segal Gavish, un estudiante de investigación en el equipo de TAU.
“Sabemos por estudios previos que la adolescencia es un período crítico para la aparición de la enfermedad. En el nuevo estudio, se encontró que a una edad temprana, la combinación de predisposición genética y el uso de THC empeora los síntomas”.
Los investigadores también descubrieron que mientras los ratones sanos podrían aumentar la producción de una proteína cerebral llamada BDNF para neutralizar los efectos del THC, en los ratones con el gen defectuoso los niveles de BDNF seguían siendo los mismos. En otra etapa los investigadores inyectaron BDNF en el hipocampo del cerebro (el área que crea nuevos recuerdos) y demostraron que una mayor presencia de la proteína bloquea el daño causado por el THC.
La afirmación de un vínculo entre el consumo de marihuana en la adolescencia y el riesgo de desarrollar enfermedades mentales como la esquizofrenia no es nuevo. El uso de la marihuana, la cocaína y el LSD son reconocidos factores de riesgo para su aparición. Según el Dr. Ran Barzilay, uno de los investigadores de TAU (Universidad de Tel Aviv) que también es psiquiatra pediátrico en Geha, indica que la nueva investigación es consistente con los hallazgos clínicos.
“Como alguien que trabaja con adolescentes, veo muchísimos jóvenes de 15 a 25 años que han sufrido brotes de la enfermedad cuando consumen cannabis o marihuana sintética”, manifestó.
“En los últimos dos años se han realizado estudios a gran escala, sobre todo en Inglaterra, que mostraron una conexión directa entre la cantidad y la resistencia al material, según la edad que se lo emplee y la aparición de enfermedades como la esquizofrenia. El énfasis está en la adolescencia, que es una ventana especialmente vulnerable de tiempo. Nuestro estudio trató de imitar en un modelo de ratón el cuadro clínico que estábamos viendo en los pacientes”.
Barzilay añadió: “Hay jóvenes con un cierto perfil genético que podrían vivir en paz hasta los 120, pero si esos mismos jóvenes están expuestos a la marihuana, hachís o ‘buen tipo’, las posibilidades de la esquizofrenia que presentan son muy altas”. El impacto del uso de la marihuana en los jóvenes ha estado ocupando a los científicos y los agentes de la ley en Israel y en otros lugares, sobre todo porque los adolescentes hoy en día son menos propensos a considerar la marihuana como una droga riesgosa. Una encuesta realizada a 14.000 adolescentes en Israel en 2014 por la Autoridad de Lucha contra las Drogas y la Universidad de Bar-Ilan mostró que en sólo tres años (de 2011 a 2014), hubo un aumento de más del 60 por ciento en la proporción de estudiantes del décimo grado que había intentado marihuana, alcanzando un total de 8,8 por ciento de los estudiantes de décimo grado judíos seculares y el 11 por ciento de estudiantes de décimo grado árabes.

Dejar respuesta