El triunfo de Muqtada Sadr en Irak podría amenazar los planes de Irán

0
1150
Muqtada al Sadr Foto: Muqtada al Sadr Wikimedia CC BY-SA 4.0

El clérigo chií Muqtada al Sadr, enfrentado a EE.UU. y alejado de la influencia iraní, decidirá el próximo gobierno iraquí, tras ganar las legislativas en Irak.

La coalición apadrinada por Al Sadr, Sairún (Marchamos, en árabe), integrada también por el Partido Comunista iraquí, ocupará 54 escaños en el nuevo Parlamento, tras haber sido la más votada en la capital y otras provincias del país, según los datos anunciados por la Comisión Suprema Electoral.

En segundo lugar a nivel nacional, con 47 escaños, se sitúa la coalición Al Fath (La Conquista), liderada por Hadi al Ameri, secretario general de la Organización Badr, una milicia chií apoyada por Irán y que participó en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) junto al ejército iraquí.

Por su parte, el primer ministro Haidar al Abadi, que encabeza la alianza Al Nasr (La Victoria), tendrá 37 escaños y podría jugar un papel relevante en los pactos entre las fuerzas políticas.

La lista de Al Abadi sólo fue la más votada en la provincia de Nínive, cuya capital es Mosul, principal bastión del Estado Islámico desde junio de 2014 hasta julio de 2017, cuando las fuerzas iraquíes capitaneadas por el primer ministro expulsaron a los extremistas de la urbe.

En cuarto lugar, con 25 escaños, se encuentra la lista creada por el ex primer ministro Nuri al Maliki, Daulat al Qanun (Estado de Derecho), a pesar de que el político chií fue acusado de haber permitido al Estado Islámico ocupar amplias partes del país, ante el colapso del ejército y la policía hace cuatro años.

La Alianza Nacional del vicepresidente Iyad Alaui se hizo con 21 escaños, después de que este pidiera la repetición de las elecciones legislativas citando “la violencia, el fraude, el engaño, la compra de votos” entre otras razones.

La sexta fuerza más votada fue la corriente Al Hikma (La sabiduría), con 19 escaños, cuyo líder, Amar al Hakim, se reunió con Al Sadr para empezar a negociar sobre la formación de un futuro gobierno, incluso antes de conocerse los resultados oficiales.

En las provincias del norte de Irak, los dos principales partidos kurdos ganaron los comicios y consiguieron 25 escaños el Partido Democrático del Kurdistán, que actualmente gobierna esta región autónoma, y 18 la Unión Patriótica del Kurdistán.

Tras el anuncio de los resultados, Al Sadr celebró la victoria “de la reforma” y agradeció el apoyo de los votantes en un mensaje en la red social Twitter, a través de la que el clérigo ha expresado sus posturas desde que se situó a la cabeza del recuento y ha lanzado varias invitaciones a otras formaciones políticas para formar un gobierno de coalición tecnócrata.

“Irak y la reforma triunfaron con vuestros votos y no os vamos a decepcionar. Culpamos a aquellos que fallaron a Irak y (en aplicar) la reforma de entre los que creíamos que harían el bien”, dijo Al Sadr en su tuit.

Mientras, el Parlamento iraquí celebró una sesión para revisar el proceso electoral, sus resultados y las quejas sobre irregularidades en los comicios del 12 de mayo, cuando votaron todos los electorales, menos los militares, miembros de las fuerzas de seguridad, presos y personas hospitalizadas, que lo hicieron dos días antes.

Una fuente del Parlamento dijo que 110 diputados asistieron a la sesión de carácter consultivo, ya que no se dio el quórum (163 miembros) para una sesión de tipo urgente, por lo que la Cámara no podrá tomar ninguna decisión hoy.

El Consejo de Diputados ha solicitado a representantes de la Comisión Suprema Electoral comparecer en el pleno, agregó la fuente.

Ese órgano oficial ha supervisado el proceso electoral e instó a presentar las quejas y apelaciones a los resultados a través de las vías legales establecidas, después de un plazo de tres días.

Según la comisión, la participación se situó en un 44,5 % frente al 60 % en las últimas elecciones legislativas, en 2014.

Esta es la primera vez que los iraquíes acudían a las urnas tras la derrota del Estado Islámico el pasado mes de diciembre y también la primera vez que fue posible el voto electrónico, sistema que fue criticado por algunos partidos, que denunciaron fraude electoral. EFE

Dejar respuesta