El reconocimiento de Trump de Jerusalén no trajo la violencia esperada

0
1384

Por Hillel Frisch

En un video del portal Ynet, un ex oficial de inteligencia israelí -en un artículo difundido por un reputado think tank local- afirmó que la decisión de Trump de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel ha aumentado la violencia y la inestabilidad en el área. Al hacer esta afirmación, el oficial estaba repitiendo una acusación formulada por los detractores de Israel en sitios de medios iraníes y árabes.

De hecho, funcionarios de la Unión Europea y diplomáticos de los estados miembros que se opusieron a la decisión anticiparon un repunte de la violencia, al igual que funcionarios de la ONU.

Cuatro meses después de que se tomó la decisión, esta afirmación puede ser fácilmente expuesta como un mito.

El Centro de Información y Terrorismo Meir Amit, probablemente la fuente de información más confiable sobre el conflicto palestino-israelí, ha pasado muchos años registrando importantes ataques terroristas palestinos en el conflicto israelí-palestino.

El Centro define un ataque “significativo” como uno “que involucra disparos, un ataque vehicular, el uso de artefactos explosivos improvisados o una combinación de los anteriores”. Esto significa que “las piedras y los cócteles molotov arrojados por los palestinos no están incluidos”.

La tabla que el Centro produjo para ataques violentos durante el año pasado vale más que mil palabras:

De ninguna manera se pueden interpretar los datos para apoyar la afirmación de que la decisión del presidente Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos ha aumentado los ataques terroristas.

El patrón de ataques en los cuatro meses transcurridos desde el anuncio del presidente Trump, que se realizó a comienzos de diciembre de 2017, es notablemente similar al de los cuatro meses anteriores a la decisión.Hubo 13 ataques en el período anterior a la decisión (de agosto a principios de diciembre) en comparación con 14 ataques desde diciembre de 2017 hasta principios de abril.

El número de ataques terroristas en ambos períodos cuatrimestrales empalideció en comparación con el período comprendido entre abril y julio de 2017, durante el cual hubo 38 ataques, considerablemente más que los dos períodos desde entonces reunidos (27).

Esos meses de verano incluyeron el ataque más grave de todo el período: el asesinato de dos policías israelíes cerca de la Puerta de Damasco en Jerusalén por tres pistoleros palestinos de Umm al-Fahm que comenzaron su ataque desde el TemploMonte y fueron eliminados posteriormente.

Ese incidente llevó a una decisión israelí de instalar detectores de metales en el Monte del Templo.Esa decisión provocó grandes manifestaciones palestinas en julio y agosto, que continuaron hasta que se anuló la decisión.

Pero los datos sobre ataques terroristas serios quizás no sean la mejor medida para evaluar la inestabilidad.

La cantidad de arrestos que realiza Israel generalmente es un buen indicador de los niveles de otras formas de violencia y protesta.El problema es que organizaciones palestinas como Prisoners Behind Bars y Hamás publican datos sobre palestinos arrestados solo anualmente.

Sin embargo, Addameer, una ONG palestina preocupada por el bienestar de los prisioneros palestinos en los centros de detención israelíes, lleva un registro mensual del número total de esos prisioneros.

Los números hasta marzo de 2018 no muestran un aumento significativo.Fueron 6.098 en septiembre de 2017, 6.198 en octubre y 6.154 en noviembre (los tres meses anteriores a la decisión de Trump), y 6.141 en enero de 2018, 6.119 en febrero y 6.050 en marzo (los tres meses posteriores a la decisión de Trump).Las cifras en realidad muestran una ligera disminución en las detenciones, no un aumento.

Quizás la mejor indicación de que la decisión de Trump no trajo a los palestinos a las calles para enfrentar la seguridad israelí fue la “Marcha del Retorno” de Hamás, la campaña que comenzó el “Día de la Tierra” y continuó hasta el 14 de mayo, la fecha del establecimiento del Estado de Israel, que los palestinos llaman “la Nakba” (la catástrofe).

Uno podría preguntarse, antes que nada, por qué era necesario construir una campaña para movilizar a los palestinos a la violencia si la decisión del presidente Trump había sido tan incendiaria.Pero vayamos más al grano: los palestinos de Cisjordania, los árabes israelíes y, lo más significativo, el 98% de los habitantes de Gaza ignoraron las instancias de Hamás para que participaran y se quedaron en casa.

 

 

Dejar respuesta