El plan económico quinquenal para el sector árabe de Israel

0
3481
Ciudad de Uhm al Fahm. Foto: معتز توفيق اغبارية Wikipedia CC BY-SA

Mohammed Abo Nasra, Meir Elran, Eran Yashiv *
El plan económico quinquenal, aprobado el 30 de diciembre 2015 por el gobierno en la Resolución 922 está diseñado para mejorar la integración económica y social de los ciudadanos árabes en Israel. A más de seis meses desde su aprobación, el estado del plan es un tanto confuso y muchas preguntas sobre su futuro siguen sin respuesta.
El plan de cinco años (2016-2020) se introdujo por primera vez como un paquete de proyectos por valor de 15 mil millones de shekels para el progreso social y económico del sector árabe. Sin embargo, ha surgido desde entonces que bajo el plan, los nuevos programas tienen un presupuesto de no más de 9,5 mil millones de shekels para los cinco años. El resto del presupuesto destinado a la mejora del sector árabe se supone que se utilizará para los proyectos existentes. El más grande en términos de presupuesto y el proyecto más significativo es el presupuesto diferenciado para la educación primaria.
El plan quinquenal fue la intención de tomadores de decisiones y profesionales de alto nivel para promover la integración económica de los árabes en Israel, que son percibidos como un motor de crecimiento para la economía israelí, y para reducir la brecha de desigualdad social entre los judíos y los árabes.
El nuevo plan, que abarca numerosos campos, se basa en parte en cambiar el mecanismo del presupuesto público a fin de proporcionar una mayor igualdad a la población árabe. El Ministerio de Igualdad Social es responsable de la implementación del plan a través de la Dirección de Desarrollo Económico, que supervisa un comité directivo interministerial que goza de una estrecha participación de la División de Presupuesto del Ministerio de Finanzas. El sector árabe está representado por el presidente de los Jefes del Consejo de Autoridades Locales Árabes.
Los primeros seis meses desde la aprobación del plan se dedicaron principalmente a los procesos de planificación para asegurar un arranque suave. La mayor parte del esfuerzo se ha invertido en la formulación de planes de trabajo para los diferentes ministerios y su introducción a los gobiernos locales árabes. Entre otras medidas, la Autoridad de Desarrollo Económico realizó una conferencia en Nazaret para los líderes árabes locales y sus equipos profesionales, junto con las organizaciones de la sociedad civil. La conferencia incluyó la presentación de planes detallados y discusiones acerca de su aplicación. Se pusieron en marcha dos sitios web para presentar los proyectos detallados de las partes interesadas y proporcionar ideas sobre la mejor manera de ponerlas en práctica. Los ministerios del gobierno están finalizando los planes antes de su presentación al Comité de Dirección para su aprobación. No menos importante es la transferencia prevista para el resto de 2016 de 2 mil millones de shekels, que se espera vendrán añadidos al presupuesto para la educación diferencial. Hasta el momento, se hacían asignaciones relativamente limitadas a los ministerios pertinentes para financiar proyectos en educación informal, transporte y accesibilidad a los pueblos árabes remotos y centros de día para permitir el empleo de más mujeres, o directamente a los gobiernos locales árabes.

Algunos problemas de aplicación del plan
Los primeros meses también han revelado graves problemas, algunos permanentes y otros temporales, lo que podría reducir el alcance o retrasar la aplicación del plan quinquenal. Los obstáculos más graves incluyen:
1. La compleja burocracia gubernamental: El plan quinquenal requiere iniciativa y flexibilidad en su planificación detallada, presupuestos, créditos, y una aplicación decisiva. Estos procesos complejos se encuentran con los obstáculos conocidos en la administración del gobierno de Israel, así como la relación difícil entre el gobierno y el Comité de Finanzas de la Knéset. A menos que estos procesos problemáticos sean manejados con esmero y cuidado especial, tal vez incluso por mecanismos únicos para este proyecto, se pueden ver retrasos en el futuro – quizás de largo plazo.
2. Obstáculos a nivel de gobierno local árabe: El gobierno local juega un papel clave en la ejecución del programa. Pero a menudo – y en muchos casos, de forma continua  las autoridades árabes sufren de desempeño insatisfactorio, como resultado de la falta de una cultura de gestión, la falta de experiencia en la gestión de proyectos de gran envergadura, y deficiencias administrativas y profesionales persistentes.
El objetivo es superar estos obstáculos mediante el establecimiento de un aparato ejecutivo especial a cargo de las relaciones de trabajo entre los ministerios y las autoridades locales árabes. Al mismo tiempo, será necesario fortalecer los gobiernos locales mediante la designación de profesionales de alto nivel para ejecutar los proyectos. Los obstáculos en las burocracias árabes locales podrían llegar a ser un problema importante, a menos que se haga un esfuerzo especial de gran alcance para enfrentarlo.
3. Los obstáculos políticos y las condiciones previas a la ejecución de partes del plan: En primer lugar, el plan de cinco años – tanto en su concepto rector y la implementación inicial – encontraron reservas políticas dentro del gobierno.
Parece que algunos altos cargos de los ministerios más importantes no están muy satisfechos con la visión del plan y no apoyan la política encabezada por el Ministerio de Finanzas y el Ministerio de Igualdad Social para el desarrollo económico de los árabes en Israel. La diferencia aparente entre partidarios y opositores del plan ha surgido en los debates de la Knéset. Por ejemplo, el propio ministro de Finanzas señaló que el alcance del plan sería, con toda probabilidad, significativamente menor que la suma original destinada.
En la actualidad, un serio obstáculo radica en la aplicación de las partes del plan que encaran la construcción de centros de población árabe. Se plantearon reservas políticas para ponerlas en práctica antes de la aplicación de las normas de construcción, incluyendo la demolición de edificios construidos ilegalmente. Esta cuestión delicada y compleja no se resolverá en un futuro próximo y los cambios serán posibles siempre y cuando sean largo alcance en los procesos de planificación y supervisión de la construcción en el sector árabe. La falta de un verdadero progreso en el campo de la construcción representará un serio impedimento para el avance de la sociedad árabe en Israel.
A pesar de estos obstáculos, parece que ya ha habido avances importantes en la etapa crucial de la preparación para la aplicación de grandes partes del programa. Parece que el sector público profesional, en particular en el de Finanzas y el Ministerio de Igualdad Social, está demostrando voluntad de crear nuevos marcos para promover el programa, para ayudar a superar los obstáculos burocráticos y políticos. Una prueba importante será el progreso durante la segunda mitad de 2016, sobre todo cuando es hora de que comiencen las asignaciones presupuestarias significativas a los gobiernos locales, y el comienzo de los proyectos. Sin la aparición de una acción dinámica, el programa podría perder impulso y la confianza pública, y, posiblemente, llevaría a un callejón sin salida. Esto sería un golpe desafortunado a la visión estratégica importante de los intereses y la cooperación entre la minoría árabe y la mayoría judía para mejorar la igualdad social, la estabilidad y el crecimiento económico compartido del Estado de Israel.
* Fuente: INSS

Dejar respuesta