El Parlamento de Israel aprueba abrir los archivos sobre la desaparición de niños en 1950

4
992
Judíos del Yemen en vuelo a Israel Foto: Dominio Publico

El Parlamento (Knéset) aprobó la apertura de los archivos de una comisión que investigó la desaparición hace décadas de niños judíos procedentes del Yemen y otros países árabes.

La aprobación por parte de la Comisión de Asuntos Legislativos de la Knéset (Parlamento), en una votación unánime de sus miembros, supone un hito en la búsqueda de la verdad sobre el destino de cientos de niños dados por muertos ante sus familias pero presuntamente entregados a parejas que no podían tener hijos.

El conocido como “caso de los niños yemeníes”, por el origen mayoritario de estos bebés, ocurrió en la primera mitad de la década de 1950 en un Israel controlado por una elite askenazí (judíos de origen centroeuropeo) que veía con soberbia las costumbres y estilo de vida de los más atrasados judíos mizrahíes (de los países árabes).

Judíos del Yemen camino a Israel Foto Kluger Zoltan Archivo Nacional Fotográfico de Israel
Judíos del Yemen camino a Israel Foto Kluger Zoltan Archivo Nacional Fotográfico de Israel

En las últimas décadas, varias comisiones públicas investigaron el destino de los bebés, aunque concluyeron que la inmensa mayoría de ellos realmente murieron en los hospitales.

Pero la última, en 2001, por una cuestión burocrática ordenó clasificar los documentos hasta el año 2071, lo que despertó aún más sospechas.

Las presiones en estos últimos años de varias ONG y de algunos diputados de origen mizrahí con familiares afectados consiguieron reabrir el caso y el pasado 11 de noviembre el Gobierno dio luz verde a la desclasificación de los documentos.

Según la decisión parlamentaria actual, todo el material de las comisiones estará disponible en la página web del Archivo Nacional, con la única excepción de datos que puedan suponer una violación a la ley de privacidad y, en el marco de ésta, la identidad exacta de menores que sí fueron adoptados o las de sus padres adoptivos y biológicos.

“Me suelo encontrar con padres que me dicen que lo único que quieren es saber si sus hijos o hijas están vivos o no, y que lo importante para ellos es que sepan que los han estado buscando toda su vida”, dijo la diputada Nurit Koren, del partido gobernante Likud.

La parlamentaria dijo que actuará para que una comisión especializada vuelva a revisar el asunto y se ofrezcan pruebas de ADN gratuitas con las que probar la relación consanguínea entre posibles familiares. EFE y Aurora

4 Comentarios

  1. Es un caso bochornoso al igual que tantos otros que ocurrieron en las dictaduras hispanoamericanas fascistas, en España hasta bien entrada la actual democracia, en este caso fueron monjas católicas y doctores fascistas que secuestraban a los recién nacidos para venderlos a familias ultraderechistas, porque la madre biológica no era rica, o era madre soltera, o comunista, etc. Dan igual los intentos de llevarlo a juicio, incluso desde Argentina, a los políticos por una oreja le entra y por la otra le sale.

Dejar respuesta