El oro negro y el después de la reducción de reservas

1
905
Foto Wikipedia

Gastón Saidman

A finales del año 2016, los países pertenecientes a la OPEC, tomaron la decisión de reducir la producción de su reserva. El objetivo era lograr balancear la diferencia de los precios, acercarlos a una suma igualada donde todos puedan producir y ser parte del mercado sin quedar afuera. En general la idea era no ser afectados de la baja de precios que ciertos países otorgaron fuera de la OPEC, siendo grandes países productores.

El año 2017 comenzó con una muy buena reacción ante la reducción de barriles diarios, dicha estrategia fue bien planificada, e incluso pudimos ver países no pertenecientes ni obligados a la decisión, colaboraron y aportaron a la reducción de producción.

Podemos decir que, durante los primeros meses del 2017, nos encontramos con un balance entre los 42,00 dólares hasta los 52,00u dólares BPD (Barriles por día). Es aquí donde podemos ver la desilusión de los inversionistas, quienes esperaban volver a los días donde el precio tocaba los 70,00 dólares BPD, pero eso hoy está muy lejos de poder verse de nuevo.

Parecería ser que los países golosos del petróleo, liderados por EEUU, intentan otra vez  avasallar los precios a su favor utilizando la típica estrategia de creciente producción de sus reservas, aumentando la demanda limitada que se pudo conseguir y poniendo endebles hasta este último fin de semana, los precios del crudo frente a una posible recaída como se vivió antes de los recortes.

El problema nace cuando los países no pertenecientes a la OPEC, no ven la obligación de seguir con su estrategia, por el contrario si se llegó a un acuerdo de reducir la producción, ahora EEUU ha comenzado a incrementar la producción y esto es en respuesta a las pérdidas que vieron el mes pasado.  Probablemente, la intención será acrecentar la demanda, la pregunta es ¿Cómo afectará en los precios?

El pasado 28 de junio, el precio llegó a 44.77 dólares BPD, una suma que rebosó su última cumbre nueve días antes, esto logró el comienzo de una ola de ganancias que terminaron en un 46.34 dólares para el último cierre del viernes 30 de junio, sin duda una decepción a los inversionistas que pensaron que la suma llegaría a 53.00 dólares.
No debemos ser tan optimistas ante la última subida de precios, pero sí debemos estar atentos a los primeros días de esta semana, donde quizás nos espere una leve recaída lo que permita acceder a una demanda que rompa los 46.44 dólares BPD, en este caso el movimiento que realizó EEUU puede haber ayudado en cierta forma a los inversionistas en sí, pero otra vez corremos el riesgo de caer de nuevo y para eso los países de la OPEC deberían ya estar planificando otra estrategia.

 

1 Comentario

Dejar respuesta