El imperio de los Cohen y Levi: los apellidos más comunes en Israel

2
2714
Foto Pixabay Dominio Público

La Oficina Central de Estadísticas publicó su informe de demografía con motivo del Día de la Familia, y encontró que los apellidos más comunes en Israel en 2016 son, no sorprendentemente, Cohen y Levi.

Más de 180 mil personas en Israel llevan el apellido Cohen (2,6% de la población judía total), mientras que el apellido Levy es el segundo en la lista con 105 mil personas, que componen el 1,5% de la población judía.
Le siguen en la lista Mizraji (30.204), Peretz (29.605), Biton (27.839), Dahan (20.817), Abraham (19.961), Fridman (18.975), Agbariyya (19.900), Azulay (17.972).

Según se ve en la lista, el más común entre los ashkenazis es Fridman, mientras que el más común entre los musulmanes es Aghbariyya. Entre los cristianos es común Khoury (4,9%) y un 4% entre los drusos se apellida Halabi.

Apellidos en matrimonios

¿Qué pasa con las parejas casadas? Los datos muestran que el 87% de los cónyuges casados utilizan el mismo apellido. El 75% de las mujeres casadas y el 10% de los hombres casados han cambiado sus apellidos, el 2,3% de la población israelí usa dos apellidos. Esto es más común entre las mujeres – 3,6% de las mujeres y el 5,8% entre las judías.
Entre las mujeres existe una relación entre la edad del matrimonio y la portación de dos apellidos. Los datos muestran que el 25% -20% de las mujeres que se casaron a la edad de 30 y más lleva dos apellidos (el propio y el de casada), algo menos común entre las que se casan más jóvenes.

Se puede decir que las que se casan en edad más tardía pertenecen a una población menos tradicional, por lo que son más propensas a mantener su apellido de soltera. También es posible que las mujeres que se casan a una edad más avanzada están en una etapa más avanzada de su carrera profesional, por lo que tienden a mantener el apellido con el que se les conoce profesionalmente.
El apellido más común que los hombres judíos han elegido para cambiarlos es Chen (Jen, que significa “gracia”). Los apellidos que quedaron detrás de esa elección son: Hassan, Ohana, Jayún, Ohayón, Jánuca, Hamo, Jajiashvili, Halfon y otros similares. Además, los apellidos más comunes que fueron cambiados por nuevos apellidos hebreos son: Mizraji, Levi, Hassan, Cohen, Amar, Abutbul, Abitol, Biton, Schwartz, Hadad y Sabah. La mayoría de los apellidos hebreos elegidos para el cambio son: Mor, Shajar, Mazor, Kédem, Golán, Harel, Raz, Maor y Kedmi.

2 Comentarios

  1. En España la judía más famosa, por no decir la única, es Andrea Levi, portavoz del partido derechista del gobierno, la eligieron para dar una imagen juvenil y abierta al retrógrado Partido Popular, herederos de la dictadura fascista. Durante la dictadura era costumbre que la mujer casada pasase a tener el apellido del hombre y fuese nombrada como “señora de”, un símbolo más del papel de criada y sumisa que tenía la mujer. Hoy día con la democracia no queda esa costumbre, los apellidos con “de” o “del” son restos de pomposidad para señalar la pertenencia a una familia de importancia o noble, tanto en hombres como en mujeres, que se ve es de importancia capital entre los españoles desde muy antiguo, incluso el líder fundador de la secta ultracatólica de el Opus Dei se cambió los apellidos y añadió un título nobiliario para darse mucha importancia. Actualmente también han cambiado las costumbres con los nombres y cada vez son más habituales los nombres poco comunes, hasta hace poco lo normal eran los nombres de santos y vírgenes, más los dos líderes del fascismo, Francisco y José Antonio.

    • Pero el artículo no habla de los españoles, habla de los israelíes, en todo caso en lo que habría que profundizar es en ¿por que los judíos se cambian los nombres y los apellidos? Es comprensible que lo hubieran hecho en el pasado, por ejemplo en la Alemania Nazi para no ser identificados, pero en la actualidad no tiene sentido, y sin embargo todos los judíos medíaticos de todos los países del mundo se cambian los nombres, son muy pocos los que siendo famosos siguen usando sus nombres judíos reales, fijate en las celebridades de Estados Unidos, Chile, Argentina, Mexico, todos los que son judios famosos se cambian los nombres, así que el artículo en todo caso debería hablar de por que los judíos tienen la necesidad de cambiarse los nombres, incluso en Israel, no tiene sentido, pero lo que tiene menos sentido es lo que mencionaste de los católicos españoles, como Escribá de Balaguer, si se camió el nombre es problema de él, pero no es tema para el arículo porque no es judío ni israelí.