El gol en contra de Netanyahu

3
2574

 Pablo Sklarevich

El primer ministro Biniamín Netanyahu, mostró una gran dosis de imprudencia al dejar poco antes de su gira por Europa occidental la responsabilidad del amistoso, con la selección de Messi, a lo que se reveló luego como el manejo incompetente de la ministra de Cultura y Deportes, Miri Regev.

Se dice que el rey seléucida Antíoco Epifanes de Siria, pretendía que se festejara todos los meses su cumpleaños, una costumbre de los monarcas de la época, que aparentemente derivó en el levantamiento de los Macabeos.

En la misma región, dos milenios más tarde, algunos comentaristas acusan a Regev de tratar de apropiarse de cada evento para convertirlo en su cumpleaños. Durante una tradicional marcha en Nueva York para celebrar el 70 aniversario del Estado de Israel se vio a la ministra en el escenario erigido en Time Square forcejando por el control del micrófono con el diputado Yehuda Glick, también del partido gobernante Likud.

El incidente fue visto como un anticipo de lo que vendría: la intención de la ministra de trasladar el partido con el combinado argentino pactado en el estadio Sami Ofer de Haifa a Jerusalén, como otro mojón en su peregrinaje político ascendiente hacia el ambicionado ministerio de Defensa. Pero el amistoso no venía bien parido. El director técnico, Jorge Sampaoli, ya había manifestado su oposición a viajar para un partido muy poco antes del Mundial.

Solamente la presión política del primer ministro y los más de dos millones de dólares ofrecidos a la Asociación del Fútbol Argentino vencieron momentáneamente la resistencia del equipo. Pero la decisión del traslado a Jerusalén aumentó la controversia internacional y encendió a los palestinos, que según los organizadores del evento, habrían movilizado a Qatar para costear las eventuales demandas por el incumplimiento del contrato.

Las bases del Likud están furiosas con Regev, de quien se dijo que se manejó como un elefante en un bazar de porcelanas. No solamente por la ruidosa decepción futbolística sino también porque nadie habló de la exitosa gira de Netanyahu por Alemania, Francia y Gran Bretaña, donde sus mandatarios acordaron con la posición israelí de que las fuerzas iraníes debe retirarse de Siria.

3 Comentarios