El gobierno recortaría impuestos corporativos hasta un 23%

1
877
El ministro de Finanzas Moshé Kahlon y el primer ministro, Biniamín Netanyahu

El primer ministro Biniamín Netanyahu y el Ministro de Finanzas Moshé Kahlón, están considerando un recorte sustancial de los impuestos hasta del 23%. La razón para bajar la tasa de impuestos corporativos es la reforma fiscal promovida por la administración Trump en los Estados Unidos.
Kahlón insinuó sus intenciones en una reunión con el Secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin. Luego de escuchar a Mnuchin sobre el plan de recortes aclaró “Seguiremos de cerca la reforma de la administración, Israel se adaptará a cualquier medida sobre los impuestos corporativos que sea adoptada por los Estados Unidos”.
Se programa que el impuesto corporativo en el país caiga entre un 1 y el 23% a partir del 1 de enero del 2018, independientemente del plan actual, la segunda cuota, después del recorte del impuesto corporativo del 1 al 24% producido en enero del 2017.
Al presentar el plan, el ministro de Finanzas expresó que cada recorte del 1% del impuesto corporativo redujo los ingresos tributarios estatales en 900 millones de shékels. Al reducir esta tasa impositiva hasta el 23% en vigor, la situación vuelve a lo que prevalecía antes del comité de Trajtenberg. Este comité, fundado en respuesta a la protesta social, citó el recorte en los impuestos directos y el aumento de los impuestos indirectos como una razón importante para el aumento en el costo de la vida y el crecimiento de la desigualdad en Israel.
En línea con la recomendación del comité, el gobierno decidió rescindir los recortes tributarios corporativos planificados a partir de 2009, que debían haber reducido gradualmente la tasa al 18% en 2016; en cambio, la tasa se elevó de nuevo hasta un 25%. Netanyahu y Kahlon ya redujeron la tasa de 26.5% a 25% en septiembre de 2015, y luego decidieron un recorte adicional de 25% a 23% en 2017-2018. Además, se insertaron dos recortes de impuestos especiales en el presupuesto actual a iniciativa de Kahlon: uno para las empresas de alta tecnología, que se gravarán a una tasa reducida del 6% y 4% sobre los dividendos y una reducción de la categoría impositiva para los exportadores que operan en áreas periféricas (área de desarrollo A), que tienen derecho a los beneficios en virtud de la Ley para el fomento de las inversiones de capital: un recorte del 9% al 7,5%. La Asociación de Fabricantes de Israel está buscando nuevos recortes de impuestos en virtud de la Ley para el fomento de las inversiones de capital en el marco del programa gubernamental de asistencia para la industria. ■

1 Comentario

  1. La teoría está muy bien, tanto el gobierno como la gobernadora del Banco Central tienen razones para defender sus posturas, lo malo es luego la práctica, Israel tiene unos precios muy altos en comparación con España, lo que pasa es que en España el paro es del 20% y los sueldos dan pena. En España al entrar en la Unión Europea los precios subieron, aunque el nivel de vida y educación también subió algo, luego con la entrada en el euro los precios volvieron a subir, esta vez nadie se enteraba porque las cifras de las facturas en euros eran mucho más pequeñas que en pesetas. Sin embargo, las desigualdades sociales siguen igual o peor, es el país occidental con las mayores desigualdades sociales, y aunque productos básicos estén a precios bajos nadie puede fiarse de si le van a atender con un mínimo de calidad en el hospital público. Con la crisis también se ha visto como todos los comercios han bajado los precios al mínimo, pero en España existe el viejo refŕan de “nadie da duros a cuatro pesetas”, los productos alimenticios de marcas blancas cuestan la mitad a costa de la explotación, y probables malas prácticas, de los productores, el pan se fabrica con los cargamentos de barcos de las harinas que ningún otro país quiere, o nadie puede confiar en un producto tecnológico chino ni en su servicio postventa por mucho que cueste la mitad, ni en un coche rumano filial de uno francés que aparentemente es igual que uno alemán que cuesta 3-4 veces más, luego resulta que se basa en una generación anterior con menos sistemas de seguridad, sin aire acondicionado, ni ventanillas eléctricas ni nada de nada que sea algo más sofisticado, ni siquiera como opción. Las empresas con menos impuestos ganarán más y pueden ofrecer más empleos, o pueden hacer como en España, donde con tanto estafador suelto el consumidor tiende al monopolio, una empresa acapara los mejores comentarios, ganados o comprados, y ni empleo ni siquiera pueden llegar a pagar los pocos impuestos que les concede la derecha, con ingenierías financieras sofisticadas evaden las ganancias en paraísos fiscales, o las empresas tecnológicas, con multinacionales como Apple, Google, Microsoft, reciben un trato de favor exquisito del gobierno de derecha para que abra una sede en Madrid y contrate a alguno de los amigos de los políticos como comercial de imagen para los noticieros de televisión, mientras los impuestos en España les salen a devolver porque cargan gastos en derechos de imagen y royalties a empresas filiales en Irlanda y Países bajos, donde los impuestos a empresas son muy bajos aunque pertenezcan a la Unión Europea.

Dejar respuesta