El futuro judío ¿Hacia dónde nos dirigimos?

22
2378
Kotel - Wikipedia

Gustavo F. Barck

El judaísmo, uno de los pueblos más antiguos de la humanidad, el pueblo elegido por Hashem, somos las bases de la civilización occidental y gran parte de la oriental. Llevamos 5778 años resistiendo ataques, amenazas, discriminación, persecuciones y aun así aquí estamos, invictos. Pero hay un problema que no nos deja avanzar, uno creado y patrocinado por quienes prefieren vivir en la era medieval antes que progresar y es la ortodoxia.

Al parecer los ortodoxos se creen con la potestad de decidir quién es judío y quien no, cuando bien sabemos (a pesar de los intentos de ocultarlo) que el judaísmo es tanto patrilineal como matrilineal.

En este triste aspecto estamos perdiendo cada año a miles de judíos, potenciales sabios, lideres, rabinos, emprendedores, etc.

Hay una clara desunión dentro del judaísmo que data de hace dos milenios, dividiéndonos en diferentes ramas y corrientes de pensamientos.

Nos hemos vuelto a mano de los ortodoxos un pueblo elitista, desunido y discriminatorio con nosotros mismos.
Pero los ortodoxos han olvidado que “Los celos entre los sabios lleva a una mayor sabiduría” creyéndose los dueños de una verdad absoluta en la cual no cabe lugar para debates ni diferencias.
Cada uno tanto en su individualidad como en la rama de judaísmo que pertenezca tiene el completo derecho a estar o no de acuerdo, discutir y debatir todas las costumbres y valores que fuimos adoptando a lo largo de estos 2000 años, pero nadie sea quien sea, ortodoxo, reformista, conservador, caraíta o incluso laico, tiene derecho a impartir juicios por sobre otro judío, nadie tiene el derecho ni el poder de decidir quién es más judío.

Podemos tener las costumbres que queramos pero no podemos permitir que nuestras costumbres invadan y ataquen la integridad de otro judío. Un verdadero judío no puede pretender imponer sus creencias por sobre las de otra persona y menos aún si esta persona es también un judío.
Actualmente no tenemos reyes y sacerdotes como los de antaño para que cuiden y regulen a nuestro pueblo y nadie puede pretender ocupar el lugar ni hoy ni nunca de los reyes que alguna vez nos gobernaron, ningún judío de ninguna rama tiene jurisdicción por sobre otro y mucho menos por sobre todo el pueblo judío.

Somos un pueblo libre, ya no estamos en Egipto, ya no estamos en Babilonia ni en la Europa nazi, rompamos las cadenas que atan nuestras mentes y corazones, rompamos con el totalitarismo que la ortodoxia nos quiere imponer, no nos quedemos en el pasado, progresemos.

¿Pero qué pasa con nuestra tierra patria? ¿Hacia dónde se dirige?

Uno de los grandes problemas que enfrenta el estado judío de Israel hoy es la gran brecha que hay entre la izquierda y la derecha.

Pero vamos por partes, comencemos por como la izquierda decide actuar al preferir regalar tierras soberanas judías a los palestinos por una ingenua esperanza de “paz”. Pero yo les pregunto ¿Puede haber paz con un grupo terrorista que evoca en su constitución la destrucción y el aniquilamiento del pueblo judío y que constantemente niega la Shoá izando banderas con esvásticas sin mencionar todo lo que sabemos respecto a los terribles actos terroristas cometidos constantemente por estos islamistas? Sabemos señores que el islam es el nuevo nazismo que esta arrasando con el mundo, dejen de ser tan ciegos. ¿Qué haríamos con la lógica que la izquierda israelí trata de fomentar, la de regalar la soberanía judía a los palestinos? ¿Volver a la diáspora? ¿A que nos discriminen y nos masacren? Esta gente es tan antisionista que me sorprende realmente que se hagan llamar judíos y que estén intentando manejar el único país judío del mundo integrando en la Knéset a parlamentarios árabes que van a consolar a los familiares de los terroristas abatidos. Algunos dicen que la “paz” es más importante que la tierra, pero yo pregunto ¿Dónde está la paz para nosotros, los judíos? Volvimos a nuestra milenaria tierra escapando del antisemitismo y ahora nos encontramos con un grupo de señores que arremete contra este sueño milenario, el de volver a la tierra de Sion argumentando que cometemos actos de lesa humanidad contra los terroristas palestinos. ¿Qué clase de gente tiene decidido gobernar un país que a la vez no quiere que exista? Dejemos una cosa en claro, no hay judío mas antisemita que un “judío” comunista, por más irónico que esto suene simplemente no es compatible. Marx, un “judío” y el padre del comunismo declaro y cito “¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero.”

¿Realmente queremos que esta gente gobierne el estado de Israel?

Pero la derecha no se queda atrás.

El segundo gran problema es la derecha israelí, felicito realmente que defiendan la soberanía del estado judío pero es decepcionante y aberrante que se dejen manipular por los ortodoxos quienes cabe recordar que en los comienzos del sionismo se opusieron rotundamente a la creación del estado de Israel, alegando que solo el mashiaj tenía el poder y el derecho de volver a crearlo, pero aquí los vemos, aferrados al poder con tanto gozo que se dan el lujo de interferir en las políticas y de presionar al primer ministro y a la sociedad en general incluyendo a la diáspora ¿Con qué derecho esta gente tiene el poder de decidir si en el Kotel (Muro occidental) no está permitido que hombres y mujeres recen juntos? ¿Con qué derecho deciden que un hijo de matrimonio mixto no es judío? ¿Con qué derecho deciden si las conversiones por parte de los conservadores o los reformistas no son válidas? ¿Con qué derecho deciden no ir a servir a las FDI, cuando se sabe muy bien que es obligatorio? ¿Con qué derecho los ortodoxos se atreven a decir declaraciones homofóbicas? Ninguna de estas decisiones tomadas por los ortodoxos se basa en la halajá, simplemente no están en la Torá, son solo costumbres que ellos adquirieron e inventaron durante la diáspora en Europa y que no representa a todos los judíos.

¿Esto es lo que realmente queremos para nuestro pueblo, esta división, esta grieta, estas constantes auto-discriminaciones?

Estamos quedando pocos judíos, los valores se están perdiendo, las tradiciones se están ignorando, Hashem ya no es escuchado, la Torá y la halajá están siendo tergiversadas, los hijos de matrimonios mixtos están siendo despreciados.

Les invito a pensar y a reflexionar ¿Hacia dónde estamos yendo, es este el camino que nuestros ancestros querrían para nosotros?

 

22 Comentarios

  1. No todos los religiosos, solamente los ultra-ortodoxos abusan de una pésima ley electoral israelí para chantajear al gobierno, sea de izquierda o de derecha.
    Muchas de las cosas que mencionan en la nota no figuran tales cuales en la Torá pero han sido interpretadas a la luz de lo que nos enseña la Torá.
    Lo que si está en la Torá es la prohibición absoluta y completa de la homosexualidad masculina.
    Yo no soy quién para decidir, pero estoy de acuerdo en que deberíamos restituirle sus derechos a los hijos de padre judío y abrirles las puertas del pueblo judío.

  2. este hombre ignora la jurisprudencia desde el talmud para aca .a proposito o sin querer solo dice cosas sin sentido,propias de alegatos sentimentales.
    Lo invitamos a estudiar con algun buen rabino reconocido

    • Buenos días, no suelo responder a ningún comentario pero el suyo me molesto bastante, y es que no tolero a aquellos que andan por la vida creyendo tener la verdad absoluta. Usted me manda a mi y a los que piensan como yo a estudiar Tora y talmud como si nos conociera de toda la vida cuando la verdad es que para mi usted no es más que un hombre asustado que no le queda otra opción que sin argumentos enviarnos a ir a estudiar. Bueno primero déjeme decirle que pones al final de un comentario “con todo respeto” no implica que usted lo este haciendo, y de hecho no lo hace. Segundo nunca conocí a un ortodoxo que me respondiera con tan solo un argumento válido, siempre insultan. Tercero usted no conoce mi contexto ni mi historia de vida como para algas si estudie o no lo hice y le aseguro señor que si lo hice y mucho de hecho estuve a punto de ser rabino, pero por una complicación no pude continuar.
      Ahora déjeme hacerle unas preguntas (no hace falta que las responda) ¿Es usted estudioso? ¿Cumple con casi los 613 preceptos de la Tora,  y digo casi porque muchos quedaron nulos después de la lamentable destrucción del templo de Jerusalén? ¿Usa kipa y tefila todos los días? ¿Usa tefilin todos los días? ¿ Tiene en sus puertas una mesusa y la besa al salir y entrar? ¿Come solo comida kosher?. Se lo pregunto porque a lo largo de mi vida me asombrado y horrorizado con la gran cantidad de jóvenes y grandes que no cumplen ni con las mitzva más básicas pero a la hora de responder a la pregunta de ¿Quien es judío? Te responden con gran arrogancia  que un judío es solo aquel que nace de vientre materno y entonces.. judíos que hasta se me han declarados laicos se transforman en los más fieles ortodoxos defendiendo una ideología de supremacía sanguínea tan loca como si fuera sacada de los mismos nazis, cuando en ningún lugar de la Tora Hashem dice que un hijo de solo un padre judío no lo es, de hecho El afirma todo lo contrario. ¿No le parece asombroso hasta donde llegó el monopolio ortodoxo? Gente que se niega rotundamente a servir en el servicio militar obligatorio que tantas veces les han de haber salvado el trasero, escupiendo al suelo al ver pasar a un problema muchacho o muchacha de entre 18 y 21 años arriesgando día a día su vida solo para que ellos sigan cobrando sus subsidios del gobierno solo para que se queden cómodos en sus casas tergiversando la Tora a su antojo, mientras los demás dedicamos nuestras vidas a proteja la verdadera integridad de nuestro pueblo.
      Ahora dejeme hacerle la invitación yo de ir a estudiar con un buen rabino, quitarse la venda de los ojos, dejar de ser tan prejuicios, respetar, como aclare en mi artículo, la libertad espiritual y tradicional de cada judío, dejándolo ser con todos sus derechos y obligaciones para con Hashem y el estado de Israel.
      Y saquese la venda de los ojos por cierto, las cadenas de la opresión ortodoxa.
      CON TODO RESPETO 😉
      Gustavo Franco Barck

      • Si tiene un problema de conversación, como parece, hágalo como corresponde, como lo hicieron algunos grandes de La guemara y entre a Israel por la puerta grande no por la de servicio

        • Si tiene un problema de conversión como parece, hágalo como corresponde, como lo hicieron algunos grandes de La guemara y entre a Israel por la puerta grande no por la de servicio c

        • Shlomo ¿No habrá ud querido decir problemas de conversión al judaísmo? Porque éste tiene mucha labia y no parece tener problemas de conversación…:-)
          Si entendí bien lo que él mismo dijo, es hijo de padre judío y de madre católica, y los reformistas probablemente lo reconocieron como judío. Lo que me pregunto es por qué eso no le basta. Y por qué se empecina tanto en tratar de imponer sus opiniones sobre otros grupos religiosos dentro del judaísmo. Es lo que debería preguntarse a sí mismo él también. Vamos, que ésto no es una ‘séance de psychothérapie’, pero igual valdría la pena que el autor del artículo lo medite por su propio bien.

  3. Estimado : leí atentamente su comentario, coincido con usted respecto a la izquierda, pero respecto a sus opiniones a la Ortodoxia me desconcierta pues veo que usted ama nuestro pueblo, habla de unión y destila odio hacia el tronco del judaísmo, usted sabe muy bien que la Ortodoxia es un abanico desde los jaredim con sus variantes hasta Bnei Akiva, la reforma se abrió y trata de imponerse de cualquier forma, si usted verdaderamente desea la unión de nuestro pueblo trate que la reforma regrese al redil. Pienso que usted coincide que es imperioso una centralidad y para ello hay que trabajar y concensuar, sin odios y sin agresión

  4. Apoyo el mensaje de Gustavo F. Barck, y espero y le animo a que escriba más artículos como éste, el pueblo judío necesita saber que despreciándose unos a otros se están destruyendo mucho más que por la acción exterior.
    Mil gracias por sus palabras.
    Baruj

  5. No todos los ortodoxos son como los describes eres un ignorante desprovisto de toda cultura judía no se puede hablar de unión criticando e insultando a millones de personas con diferentes ideas

  6. Estoy de acuerdo en que la ley religiosa judía tiene ciertas cosas que son totalmente inaceptables que engendran sufrimiento e injusticias. Pero la reforma, el cambio, o los ajustes, llámelo como quiera, tienen que venir de adentro. Y que el mundo ortodoxo dispone de los utensilios y de las capacidades idóneas, y de los recursos intelectuales requeridos para implementar los ajustes legales necesarios, no necesita demostración alguna. La macana es que sólo les falta la voluntad política para hacerlo, pero con imponerles una “reforma” desde afuera no se logrará nada, salvo que se enojen con uno, como atestigua el comentario.
    Si Barck se siente cómodo con los reformistas, quienes lo consideran casi rabino, que se quede ahí y que siga feliz con su vida y que no se meta con los ultra-ortodoxos, porque ambos viven en dos constelaciones siderales distintas y entre ellos no hay vasos comunicantes.

  7. Argumentos Ultra baratos ,seguramente Es parte interesada con algún hijo no considerado judío ,desconocimiento elemental de judaísmo básico, cualquier rabino de jabad puede aclararle sus dudas y tremenda confusión en 2 minutos, No todo el mundo puede opinar de ingeniería nuclear

  8. Sobre los reformistas: “Ya no les interesa combatir la asimilación: buscan disimularla llamando ‘judío’ a quien no lo es y ven en aquellos que son shomréi Torá (observantes) a aquellos ante quienes no pueden disimular su farsa pseudopluralista” – Leonardo Jmelnitzky, ex presidente de AMIA.

Dejar respuesta