El FMI pronostica crecimiento para la economía israelí

1
1180
Tel Aviv de noche - Foto Wikipedia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) elevó el pronóstico de crecimiento para la economía de Israel en su último informe sobre la economía mundial publicado antes de su conferencia anual en Washington DC.

El FMI considera un crecimiento del PIB de Israel del 3,1% en 2017 y un crecimiento del PIB del 3,4% en 2018. En su informe de abril, el FMI pronosticó un crecimiento del PIB del 3% tanto en 2017 como en 2018.
En su último informe, los economistas del FMI predicen un 0,2% de inflación en Israel este año y un 0,5% en 2018, lo que termina con tres años consecutivos de inflación negativa entre 2014 y 2016.
El FMI también revisó al alza su pronóstico para el crecimiento del PIB mundial a 3.6% este año y 3.8% en 2018, ambas cifras son un 0.1% más altas que las estimaciones anteriores.
El FMI ve un crecimiento de 2,2% en Estados Unidos en 2017 y 2,3% en 2018, y un crecimiento de 2,1% en la zona euro en 2017 y 1,9% el próximo año. Las economías emergentes crecerán un 4,6% en 2017 y un 4,9% en 2018.

1 Comentario

  1. Son números muy positivos, sobre todo teniendo en cuenta que la crisis económica no afectó tanto a Israel, manteniendo las tasas de paro muy bajas y sin diferencias escandalosas en los distintos niveles sociales. En contraste, en países como España pronostican crecimientos elevados, tanto este año como el que viene España es el país que más crece de las nueve grandes potencias industrializadas, y la derecha del Partido Popular aprovecha cualquier dato positivo, por mínimo que sea o se deba a evidentes causas circunstanciales como el turismo del verano, sobre todo si viene del extranjero como en este caso del FMI. El PP presume como si fuesen lo mejor del mundo pero se debe a que prácticamente parten de la nada, con una tasa de paro que sigue estando cerca del 20% y siendo España el país occidental con las mayores desigualdades sociales, además agravadas con la crisis, y con los peores servicios públicos, dejados en la mínima expresión con los sucesivos recortes y privatizaciones, sobre todo de la derecha. Si alguien pasa con un carrito de helados por el desierto no quiere decir que la zona haya mejorado su economía un 150%. Es una suerte tener políticos que al menos trabajan como los de Israel.