El estado se enfrenta a un agujero fiscal de 15 mil millones de shékels

0
10610

El ministro de Finanza, Moshé Kahlón comprendió en una reunión preliminar sobre el presupuesto 2017-18 del Estado que se enfrenta a un agujero fiscal de 15 mil millones de shékels (4 mil millones de dólares) en el primer año del presupuesto de dos años, debido a los compromisos de gastos realizados a los socios de la coalición tras las elecciones generales del año pasado.
En un discurso en el Colegio Académico de Netania, Kahlón, reconoció el problema, pero se comprometió a aumentar el gasto del próximo año, a pesar de que una fuerte caída en el crecimiento económico en el primer trimestre puede complicar aún más las cosas y que la economía no se recupera en el próximo trimestre.
“Estamos cortos de dinero, pero vamos a hacerle frente con medidas de eficiencia y gestión fiscal adecuada,” dijo Kahlón. “En el próximo presupuesto me comprometo [el gasto] a aumentar significativamente los ingresos a los ministerios civiles. Las brechas sociales tienen que ser reducidas. Vamos a diseñar un paquete de medidas serias para el crecimiento económico y las exportaciones y no dudaremos en bajar los impuestos para hacerlo. El dinero adicional para la salud, el transporte público y la educación es el mínimo, no el máximo”.
La reunión de altos funcionarios del tesoro se produjo menos de una semana después de que Kahlón y el primer ministro Biniamín Netanyahu acordaron un presupuesto controversial de dos años.
Los funcionarios del Tesoro prefieren un presupuesto de un año, ya que les da más flexibilidad para ajustar la política fiscal a las cambiantes condiciones económicas, pero Netanyahu espera evitar las amenazas a su estrecha coalición reduciendo a la mitad el número de debates sobre el presupuesto en el gabinete y la Knéset durante los próximos dos años.
Aunque la recaudación de impuestos ha sido muy por delante de las proyecciones de este año, la Oficina Central de Estadísticas dijo que el producto interno bruto creció a una tasa tibia del 0,8% en el primer trimestre ya que las cayeron exportaciones.
Para 2017, el Tesoro prevé un crecimiento del 2,9%, incluyendo un aumento del 3% en las exportaciones, lo que generaría ingresos fiscales de 290 mil millones de shékels y deja al presupuesto con un déficit equivalente al 2,5% del PIB, por debajo del objetivo del 2,9% este año. Para 2018, los funcionarios del Tesoro dijeron que los ingresos fiscales crecerían a 305 mil millones de shékels, con el déficit reduciendo a sólo el 2% o el 2,25% del PIB.
La previsión de ingresos de impuestos es un gran salto desde los 270 mil millones de shékels recogidos en 2015 y los 277,9 mil millones de shékels proyectados para este año, pero las autoridades dijeron que estaban seguros de que sus estimaciones eran realistas.
El agujero de 15 mil millones de shékels se debe principalmente al gasto que Netanyahu hizo el año pasado con las promesas para atraer a los partidos ultra-Orthodoxo Judaísmo de la Torá y Shas, así como a Naftali Bennett de Habait Hayehudi, en la coalición.
Otro aumento del gasto importante son los adicionales de 3,65 mil millones de shékels previstos para Defensa, incluyendo 350 millones de shékels a cubrir los gastos de desplazamiento de las instalaciones del ejército en el Néguev bajo un plan de varios años. En virtud de un acuerdo alcanzado entre Netanyahu y el ministro de Defensa, Moshé Yaalón, el ejército va a recibir un aumento similar en el 2018.
Durante 2017-18, el Ministerio de Salud va a obtener 2,5 mil millones de shékels en créditos adicionales, la mayor parte para el fortalecimiento del sector de la salud pública. El Ministerio de Transporte debe conseguir un aumento de tamaño similar.
Educación obtendrá un extra de 1,25 mil millones de shékels y Vivienda otros 1 mil millones de shékels, mientras que el Ministerio de Asuntos Sociales y el Instituto Nacional de Seguros obtendrá 1,6 mil millones de shékels más, incluida la ayuda para los sobrevivientes del Holocausto. ■

Dejar respuesta