El desarrollo del corredor iraní hacia el Mediterráneo

0
847

Emil Avdaliani

A principios del año 620, justo antes de las invasiones árabes – musulmanas de Medio Oriente, el Sha de Sasania, Khosrow II, sitió Constantinopla, la capital de Bizancio, con sus grandes ejércitos. Sus fuerzas ya habían ocupado Egipto, Siria, Palestina y otras antiguas tierras bizantinas. Este fue un evento trascendental en la historia mundial, ya que los iraníes no habían llegado al mar Mediterráneo desde el final del Imperio aqueménida en 330 aC.
Sin embargo, el éxito iraní demostró ser efímero. Las ambiciones iraníes fueron controladas durante los siguientes 1.400 años, hasta que surgieron recientemente indicios de que las fuerzas respaldadas por Irán se han acercado para controlar la frontera entre Siria e Irak.
Si esto resulta ser exacto, este es un momento excepcional. Significa que, por fin, Irán tiene una vez más un puente terrestre contiguo desde su territorio, a través del norte de Irak y Siria, hasta la costa mediterránea.
Los iraníes podrán vincularse con su principal representante regional, el Hezbollah libanés. Después de 12 años de conflicto en Irak y Siria, Teherán se está transformando en un poderoso jugador geopolítico cuya influencia se proyectará a cientos y quizás miles de kilómetros más allá de sus fronteras.
Aún así, esa no es toda la historia. La ruta es bastante compleja, ya que se extiende a través del Irak árabe, a través del norte kurdo de Irak, en el noreste kurdo de Siria, y a través de los campos de batalla al norte de Alepo, donde Rusia, Irán, y sus aliados ganaron una batalla importante a principios de 2017.
Además del dilema geográfico, la ruta iraní podría verse amenazada por actores independientes. Los kurdos de Siria, que pueblan la esquina noreste del país y que operan por separado de los kurdos de Irak, podrían anticiparse al naciente corredor iraní.
A pesar de los serios obstáculos que enfrenta el corredor, el desarrollo sigue siendo importante. Por primera vez, la ruta vincularía físicamente a una serie de aliados iraníes: Hezbollah en el Líbano; el régimen de Assad en Siria; y el gobierno influenciado por Irán en Bagdad.
El corredor se construyó gradualmente a lo largo de la guerra civil siria. Israel, siempre cauteloso acerca de cualquier extensión de la influencia iraní, ha intentado emplear una política de prevención.
La geografía es clave para la gran estrategia de Teherán. Los principales centros de población de Irán están rodeados por montañas y desiertos casi inexpugnables, así como por barreras de agua. Al oeste y al noroeste se encuentran las Montañas Zagros, que separan a Irán del rico y fértil Irak. Al norte, las montañas Elburz y las tierras montañosas de Armenia siempre han servido como escudo defensivo. El Mar Caspio en el norte y el Mar Arábigo en el sur son barreras aún más inexpugnables. Al este y al noreste, el clima hostil de Afganistán y Pakistán, junto con las tierras esteparias semi-áridas de Turkmenistán, han mantenido a las provincias de Irán más o menos seguras (excepto por los ocasionales ataques de pueblos nómadas).
Esta geografía montañosa y desértica, aunque defensivamente ventajosa, también ha limitado la proyección del poder iraní en el exterior. Debido a las malas condiciones geográficas, nunca ha sido económica o militarmente posible proyectar el poder iraní en Asia Central, Afganistán o Pakistán. Estratégicamente, el territorio más ventajoso en el que Irán puede intentar proyectar su poder es la frontera occidental, o Irak moderno (Mesopotamia) – mucho tiempo rico en población y recursos naturales, y por lo tanto vale la pena controlarlo. Esto al menos parcialmente explica el ambicioso corredor de Irán hacia el Mediterráneo.
La historia muestra cuán crucial ha sido Irak en el cálculo de Irán. Tomemos, por ejemplo, el Imperio aqueménida, seguido por Partia y el estado sasánida. Todos se aferraron a Mesopotamia e incluso tuvieron su capital, Ctesiphon, ubicada a lo largo del río Éufrates cerca de la actual Bagdad.

Fuente: BESA Center

Dejar respuesta