El choque de estrellas lleva a la creación del oro y platino

1
1623

Descubierto por científicos israelíes en 1989

Los científicos fueron testigos por primera vez del choque de dos estrellas de neutrones ultra densas, lo que pasa a confirmar una teoría que fue ridiculizada, propuesta por científicos israelíes hace 28 años atrás sobre cómo se crearon los elementos pesados, como el oro.
Los científicos israelíes habían pronosticado que cuando dos estrellas de neutrones colisionan, además de producir perturbaciones del espacio – tiempo conocido como ondas gravitacionales, también crean destellos brillantes de radiación de alta energía llamadas explosiones de rayos gamma y forman elementos pesados ricos en neutrones como el oro, el plutonio y el uranio.
En 1989, David Eichler de la Universidad Ben Gurión, Mario Livio del Technion y David N. Schramms de la Universidad de Chicago, dirigido por Tsvi Piran de la Universidad Hebrea, publicaron un artículo en Nature titulado “Nucleosíntesis, estallidos de neutrinos y rayos gamma de la fusión de estrellas de neutrones “.
En el artículo, predijeron que “tales eventos también deberían sintetizar elementos pesados ricos en neutrones… Además, estas colisiones deberían producir explosiones de neutrinos y explosiones resultantes de rayos gamma”.
“Estoy entusiasmado con esta confirmación de una predicción que hicimos hace casi 30 años”, también recuerdo lo difícil que fue convencer a la comunidad científica de nuestra idea, en el momento en que estaba en contra del modelo estándar que se publicó incluso en los libros de texto de primer año sobre astronomía” dijo Piran luego del anuncio.
Estas predicciones fueron recibidas inicialmente con mucho escepticismo e ignoradas, sin embargo, las recientes observaciones innovadoras confirmaron plenamente las predicciones. Los datos finalmente revelaron de dónde procedía gran parte del oro, el platino, el mercurio y otros elementos pesados del universo.
La observación fue fruto de años de trabajo de miles de científicos en más de 70 observatorios terrestres y espaciales repartidos por todo el mundo.
Junto con LIGO, (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory) incluyeron equipos del detector de ondas gravitatorias Virgo de Europa en Italia, y varios telescopios terrestres y espaciales, incluido el Hubble de la NASA. Los investigadores incluyeron un equipo de la Universidad de Tel Aviv.
“Este es un hito en el esfuerzo creciente de científicos de todo el mundo para desbloquear los misterios del universo y de la Tierra”, dijo Ehud Nakar de la Universidad de Tel Aviv, quien junto con su estudiante de posgrado Ore Gottlieb dirigieron el análisis teórico para estudios publicados en “Science and Nature”.
“Este descubrimiento ha permitido a los astrónomos combinar ondas gravitacionales con la luz y producir un modelo detallado de la emisión por primera vez. Esto introduce una nueva era en la astronomía”, dice Gottlieb. El físico alemán Albert Einstein, predijo las ondas gravitacionales hace más de 100 años.
Tres pioneros de LIGO, Barry Barish, Kip Thorne y Rainer Weiss, fueron galardonados con el Premio Nobel de Física este mes por la observación de ondas gravitacionales, sin los cuales el último descubrimiento no habría sido posible.
Las ondas han sido observadas cuatro veces antes, la primera vez por LIGO en septiembre de 2015. ■

1 Comentario

Dejar respuesta