EEUU pagó a una firma vinculada a Netanyahu la mudanza de la embajada

2
725

El gobierno de Estados Unidos pagó 150 mil dólares a una firma de abogados estrechamente relacionada con el primer ministro Biniamín Netanyahu, E.S. Shimron, I. Molho, Persky & Co, durante el período en que la embajada de EE.UU. en Israel fue trasladada de Tel Aviv al vecindario de Arnona en Jerusalén.
La información aparece en un sitio web oficial del gobierno de Estados Unidos sobre el gasto del gobierno federal, USASpending.gov.
El sitio web muestra que el dinero se pagó al bufete de abogados por los servicios legales brindados al consulado de EE.UU. en Jerusalén desde el 9 de abril de 2018 hasta el 14 de mayo, el período exacto en que la embajada se trasladó oficialmente al consulado de la capital. La firma de abogados ha representado al Consulado de EE.UU. durante años, pero no se registraron otros pagos en el sitio web.
Dos socios en el bufete de abogados se consideran extremadamente cercanos a Netanyahu. David Shimron es el primo de Netanyahu y el abogado personal de la familia. Isaac Molho, el cuñado de Shimron, también se considera muy cercano a Netanyahu y sirvió como su enviado personal en muchas misiones diplomáticas durante años.
El acuerdo de conflicto de intereses que Molho firmó establece que el bufete representa al consulado de Estados Unidos en “asuntos relacionados principalmente con la planificación y construcción de los complejos diplomáticos en Jerusalén y la legislación laboral israelí durante unos 20 años”.
Molho prometió en ese momento no tratar con ningún asunto relacionado con el Consulado de EE.UU. en Jerusalén, declaró el conflicto de intereses y agregó que los asuntos relacionados con el cliente serían manejados por otros abogados de la empresa.
Molho renunció recientemente a su puesto diplomático después de que fue investigado, junto con Shimron y otros, en la presunta corrupción relacionada con la adquisición de submarinos y lanchas de Israel por parte de Israel, una investigación que la policía israelí apodó “Caso 3000”.
En preparación para convertir el consulado en una embajada, se descubrió que la transferencia requeriría trabajo de infraestructura en y alrededor del edificio del consulado. Esto incluyó la construcción de un muro perimetral de 3.2 metros de altura y la pavimentación de una nueva carretera de salida como parte de los nuevos requisitos de seguridad para la embajada.
El ministro de Finanzas, Moshé Kahlón, dijo en ese momento que usaría su autoridad bajo la Ley de Planificación y Construcción para renunciar al requisito de un permiso de construcción para el trabajo.
Shachar Ben Meir, un abogado, le pidió al Fiscal General Avijai Mandelblit que impida la emisión de dicha exención como una cuestión de igualdad ante la ley. Dijo que la participación de Netanyahu en la concesión de dicha exención de un permiso de construcción debe verse como un beneficio prohibido para un importante cliente de la firma de abogados Shimron, Molho, con quien Netanyahu tiene estrechas relaciones personales con sus socios principales.
En ese momento, las fuentes en la Oficina del Primer Ministro dijeron que Netanyahu no estaba involucrado en la iniciativa de otorgar dicha exención y ésta provenía de Kahlón sin ninguna coordinación previa o solicitud de la Oficina del Primer Ministro. Además, la OPM dijo que desconocía la participación de la firma de abogados Shimron, Molho, Persky en la representación del consulado en el pasado, a pesar de que Molho había incluido explícitamente esta relación de 20 años en su acuerdo de conflicto de intereses.
El bufete de abogados dijo que Shimron y Molho no manejan asuntos relacionados con el consulado estadounidense y remitió el asunto a Orrin Persky, el socio que ha manejado los asuntos legales del consulado desde 1989. Persky le dijo al periódico Haaretz que no conoce los detalles de los pagos durante cualquier período específico, pero a la empresa se le paga por hora por el trabajo realizado para el consulado y “siempre estamos tratando con lo que está en la agenda”.
Persky dijo que es razonable suponer que, en este caso, el trabajo estaba relacionado con los problemas de planificación y construcción que rodearon el traslado de la embajada, pero no pudo proporcionar detalles sobre sus clientes.
Un funcionario de la embajada de EE.UU. manifestó: “Como regla general, no hacemos comentarios sobre cuestiones relacionadas con la retención de nuestro abogado. El gobierno de EE.UU. ha estado utilizando los servicios del Sr. Persky y su empresa para el negocio ordinario durante más de 30 años”.■

2 Comentarios

  1. Basura, pura basura, Aurora usa un titulo para esta nota que sugiere un acto de corrupción, aunque después el desarrollo de la misma demuestre que no hay nada,absolutamente nada que se pueda interpretar como tal.

    Aurora y otros pasquines financieramente dependientes de la zurda israelí y la zurda internacional antijudia y antisionista insisten en utilizar sus medios informativos para crear una imagen negativa de Natanyahu y su gobierno.

    Las ultimas encuestas muestran que la sociedad judía israelí rechaza a la zurda y a su indigno modo de hacer política basada en la falacia noticiosa, la distorsión cínica e hipócrita de los hechos, el ataque artero y la calumnia mendaz como argumento político valido.

    YA BATAAAA !!! BASTA DE TOMAR POR ESTÚPIDOS E IMBÉCILES A LOS VOTANTES ISRAELÍES Y A LA OPINIÓN PÚBLICA EN GENERAL.
    INCAPACES DE CREAR Y DESARROLLAR PROPUESTAS ÚTILES PARA EL ESTADO JUDÍO DE ISRAEL USAN ESTA INMORAL E INDIGNA FORMA TRATANDO DE CONSEGUIR EL VOTO DE ALGÚN DESPISTADO.

  2. El título de este artículo es manipulativo y mentiroso.
    Inventa dudas para deprestigiar a Netanyahu cuando en el fondo no hay nada de qué dudar; el contenido del artículo ya de por sí lo demuestra.
    Aurorita, tanta malhonestidad periodística les tendría que dar vergüenza.

Dejar respuesta