Dos muertos por explosiones en un aeropuerto en Damasco, dice una ONG

0
392

Al menos dos efectivos sirios murieron en varias explosiones que se produjeron esta madrugada en el aeropuerto militar de Mezzeh, al oeste de la ciudad de Damasco, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el cual acusó a Israel de perpetrar un ataque contra el aeródromo, aunque Siria lo niega.

La ONG indicó que la cifra de muertos podría aumentar por la gravedad de los once heridos que han sufrido lesiones por las explosiones ocurridas en la provincia homónima.

Asimismo, el Observatorio, cuya sede está en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno, aseveró que el origen de esta explosión se debe supuestamente al “lanzamiento de misiles israelíes” contra almacenes que contenían munición ubicados en el interior del complejo castrense.

Sin embargo, una fuente militar siria indicó poco después a la agencia estatal SANA que el aeropuerto de Mezzeh “no fue blanco de un ataque israelí”.

Según la misma fuente, las explosiones, que se escucharon en la capital siria, fueron causadas por un “cortocircuito” que tuvo lugar en un almacén de munición, que se ubica “cerca” de la base militar de Mezzeh.

La televisión estatal siria y SANA difundieron esta madrugada imágenes de la explosión, en las que se veía una gran bola de fuego desde un lugar no preciso.

A principios del pasado mes de julio, SANA informó de que las baterías antiaéreas sirias respondieron a un ataque con misiles contra el aeropuerto militar T4, en la provincia central de Homs, y atribuyó el ataque a Israel, al igual que el Observatorio.

Anteriormente, en otro ataque contra esa instalación, perecieron al menos catorce militares y combatientes aliados de Damasco, tanto nacionales como extranjeros.

Los ataques israelíes, que Jerusalén no suele reconocer, tienen como objetivo a las fuerzas iraníes o los milicianos del grupo terrorista chií libanés Hezbollah que luchan en Siria en el bando gubernamental.

Esta explosión se produce en un momento de gran tensión en el país árabe, que se prepara para lanzar una ofensiva contra la región norteña de Idleb, el último bastión opositor en Siria y donde hay presentes diferentes facciones extremistas.

Turquía, que tiene efectivos desplegados en el norte de Siria para luchar contra las milicias kurdas, ha advertido reiteradamente de las consecuencias humanitarias que tendría una ofensiva a gran escala contra Idleb, donde residen 2,9 millones de personas, según la ONU, cifra que Ankara eleva a 3,5 millones. EFE y Aurora

Dejar respuesta