Diplomático iraní detenido por complot terrorista en Francia

0
681
Fuerzas especiales iraníes

Seis personas fueron detenidas en Francia, Bélgica y Alemania por un atentado frustrado contra un encuentro de la oposición iraní en el exilio que tuvo lugar este fin de semana en las afueras de París y que reunió a unas 25.000 personas.

La Fiscalía antiterrorista de París inició sus pesquisas por el cargo de “asociación criminal de malhechores con fines terroristas” y los arrestos en Francia tuvieron lugar el sábado, el mismo día del mitin del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI) en el recinto ferial de Villepinte.

Dos de los tres detenidos en Francia, no obstante, fueron puestos en libertad ante la ausencia de elementos que los incriminen, mientras que el interrogatorio del tercero no se dio por finalizado.

En Bélgica, habían sido arrestados Amir S., nacido en 1980, y su esposa, Nasimeh N., de 1984, ambos de nacionalidad belga pero de origen iraní.

Esas detenciones, según la Fiscalía federal belga, se produjeron en el distrito bruselense de Woluwe-Saint-Pierre, cuando la pareja sospechosa se encontraba en su vehículo, en el que las fuerzas especiales hallaron material para fabricar bombas, 500 gramos de explosivo TATP y un detonador.

Los dos fueron inculpados por “tentativa de asesinato terrorista” y “preparación de una infracción terrorista”.

En paralelo, otro contacto de la pareja, Assadollah A., nacido en 1971, fue arrestado en Alemania.

Se trata, según el comunicado de la Fiscalía federal belga, de un diplomático iraní destinado en Austria.

La Fiscalía belga detalló que el atentado pudo ser frustrado gracias a la colaboración con las autoridades judiciales francesas y alemanas.

El CNRI, que tiene su sede en París y que desde 2003 organiza cada año un encuentro multitudinario como el celebrado el sábado, denunció que detrás de este proyecto de ataque está el régimen de Teherán.

El atentado, según su nota, lo planearon “terroristas del régimen clerical en Bruselas, con la ayuda de diplomáticos” de la República Islámica.

El CNRI destacó que el diplomático iraní, identificado por ellos como Asdollah A. y destinado en Austria desde 2014, fue el cerebro principal de la operación.

Asimismo, subrayó que su grupo ya había advertido en sucesivas ocasiones de la existencia de preparativos terroristas por parte de supuestos “diplomáticos” iraníes, de agentes del Ministerio de Inteligencia de Irán y de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica.

“Las embajadas del régimen iraní y las oficinas de representación en Europa son centros de espionaje y de terrorismo, y la Resistencia Iraní reitera la necesidad de cerrarlas”, añadió la organización, presidida por Maryam Rajavi.

Rajavi fue líder de los Muyahidin Jalk, organización musulmana de ideología comunista que fue fundada en los años sesenta del pasado siglo y llegó a estar considerada como terrorista en Occidente.

En el mitin del sábado, que como cada año estuvo apoyado por antiguos altos cargos de potencias occidentales, como el alcalde de Nueva York en 1994-2001, Rudolph Giuliani, se consideró “inevitable” el derrocamiento del régimen como consecuencia de la creciente oleada de protestas que sacude el país desde diciembre.

El CNRI pidió el reconocimiento de la comunidad internacional como alternativa a la “dictadura” en el país y, a través de su presidenta, aseguró que esa revuelta “no puede ser apagada y continuará”.

Giuliani, según una declaración facilitada por el grupo opositor, apuntó que el proyecto de atentado “acentúa el sentimiento de que el régimen, que es el mayor patrocinador del terrorismo en el mundo, está cada vez más debilitado por las amplias manifestaciones en cerca de 140 ciudades”.

A su juicio, se está volviendo evidente que Rajavi y el CNRI presentan “una alternativa realista a ese régimen homicida” y “misógino”, para el que “nada podría ser peor que verse reemplazado por una mujer heroica”. EFE

Dejar respuesta