Dieron acceso al público material sobre el “caso de los niños yemenitas”

0
1536

La Biblioteca Nacional de Israel dio acceso al público del informe encargado por el Estado en 2001, sobre la supuesta desaparición de más de 1.000 niños yemenitas en Israel en la década de los 50, conocido como el “caso de los niños yemenitas”, con testimonio de las familias inmigrantes yemenitas, esta información “está disponible ahora en forma libre para la lectura en línea por cualquier persona, en cualquier parte del mundo”, sin embargo, los protocolos de la comisión no se desclasifican hasta el 2071.
Recientemente ha cobrado renovada atención la cuestión sobre la desaparición de los niños, en medio de las acusaciones en curso bajo la teoría de que fueron secuestrados por el Estado y entregados a familias adineradas en adopción.
En junio legisladores de diferentes tendencias, así como el Primer Ministro y el Ministro de Justicia, expresaron su voluntad de desclasificar los documentos y enfrentar este punto oscuro de la historia de Israel. El primer ministro, Biniamín Netanyahu, anunció el nombramiento del ministro del Likud, Tzachi Hanegbi, para redactar una recomendación del gobierno sobre la cuestión de los documentos clasificados, señalando que, “hasta este momento, no sé por qué existe la directiva de sellar los documentos”.
Desde la década de 1950, más de 1.000 familias yemenitas, docenas de familias de los Balcanes (del norte de Africa) y otros países del Medio Oriente, han alegado que sus hijos fueron sistemáticamente secuestrados de los hospitales israelíes y dados en adopción, a veces también al extranjero, el caso resurge, disputado por eruditos y aparentemente refutado por las pruebas – incluyendo la investigación 2001 – sobre todo porque a la mayoría de las familias no se les entregó el cuerpo de sus hijos como tampoco se les informó el lugar donde estaban enterrados. Los padres recibieron cartas de reclutamiento después de 18 años de sus supuestas muertes.
Hubo casos en los que se confirmó que niños adoptados según un test de paternidad, pertenecían a familias yemenitas, a los que se les dijo que sus hijos habían muerto. Entretanto, los funcionarios de la biblioteca según lo observado en la Comisión de 2001, no encontraron evidencia del hecho de secuestro institucional, encontraron casos aislados en los que se entregaron niños para adopción sin el consentimiento de los padres.
La ministro de Justicia, Ayelet Shaked y la ministro de Cultura Miri Regev, indicaron que respaldan la desclasificación de los documentos.
El problema con la desclasificación de los archivos es doble, el archivero del Estado le dijo al comité de la Knéset. El primero, es una ley que rige las pruebas oficiales del gobierno, colocándolas bajo llave por 30 años, a menos que intervenga el gobierno. El segundo es una ley que indica que la información sensible de los ciudadanos debe mantenerse confidencial hasta la muerte del implicado. Dado que no hay manera de probar si la persona murió o no, se optó por sellarlos durante 70 años, asegurando que ya no estarían vivos cuando los documentos fueran liberados.
El gabinete sólo puede anular el primero, pero la superación de la ley de privacidad probablemente requeriría el apoyo de la Knéset.
Desde 2002, el gobierno ha permitido que las familias vean sus propios archivos, agregó.

Dejar respuesta