Descubren rara máscara de piedra de 9.000 años de antigüedad en Cisjordania

2
534
Fotos cortesía de la Autoridad de Antigüedades de Israel

Investigadores israelíes descubrieron una máscara de piedra de nueve mil años de antigüedad en la región de Pnei Hever (o Maale Hever, Cisjordania), reforzando la teoría que existía un centro producción de máscaras de piedra en el sur del Hebron.

Esta fascinante máscara del período neolítico (nueva era de piedra), fue descubierta hace varios meses y es actualmente estudiada por expertos de la Autoridad de Antigüedades (IAA, Israel Antiquities Authority) y el Servicio Geológico de Israel.

La información recibida en la Unidad de Prevención de Robos de Antigüedades de la IAA a principios del año, llevaron a la recuperación de la máscara. Una investigación reveló el probable sitio arqueológico en el que se la encontró originariamente. Sus características y otros hallazgos, atestiguaron que la máscara data de 9.000 años de antigüedad, dentro del período Neolítico.

Según Ronit Lupu, de la Unidad de Prevención de Robos de Antigüedades de la IAA, “la máscara es un hallazgo único en el mundo arqueológico, el hecho de que tengamos información con respecto a este sitio específico, hace que la máscara sea más importante que otras del mismo período y que actualmente conocemos. “La máscara está realizada en piedra caliza amarillo-rosácea, cuidadosamente confeccionada con herramientas también de piedra y se asemeja a un rostro humano. Tiene cuatro orificios perforados a lo largo de su perímetro, probablemente para atarla a la cara de una persona viva, a un poste o a otro elemento diseñado para poder exhibirla”, señaló.

Según Lupu, “Descubrir esta máscara de piedra y el alto nivel de acabado de la pieza, es emocionante, ha sido completamente alisada y las características son perfectas y simétricas, incluso delineando los pómulos, tiene una impresionante nariz y la boca presenta dientes bien delineados.

El Dr. Omry Barzilai, jefe del Departamento de Investigación Arqueológica del IAA, emitió información sobre su investigación, manifestando que “las máscaras de piedra están ligadas a la revolución agraria. La transición de una economía basada en la cacería y la recolección a una basada en los principios de la agricultura, la domesticación de animales y la adaptación vegetal, estuvo acompañada por cambios en la estructura de la sociedad y un aumento sustancial de las actividades religiosas rituales. Por esta razón los hallazgos de elementos rituales de ese período incluyen figurillas con forma humana, calaveras enyesadas y máscaras de piedra”.

Durante este período se practica la adoración ancestral, “era parte del ritual y la conservación del patrimonio familiar aceptado en esa época. Por ejemplo, encontramos enterrados esqueletos bajo el suelo de viviendas, así como diversos métodos de modelar y cuidar las calaveras de los muertos. Esto condujo a enyesado de calaveras, dar forma a los rasgos faciales e incluso el colocar conchas en el lugar de los ojos, como forma representativa. Las máscaras de piedra, como esta hallada en Pnei Hever, son similares en tamaño al rostro humano, por lo que se tiende a conectarlos con determinados ritos”, expresó Lupu.

Actualmente, hay quince máscaras en el mundo que datan de este período, de las cuales únicamente dos fueron descubiertas en un claro contexto arqueológico y se conoce exactamente su procedencia. Las restantes máscaras se encuentran en colecciones privadas, lo que dificulta un estudio profundo.

La máscara que nos ocupa en esta oportunidad se une a las otras atribuidas al período Neolítico B, de la alfarería, previo a la cerámica, descubierta en el desierto de Judea.

2 Comentarios

Dejar respuesta