Deborah Lipstadt: “Abbás empezó su carrera negando el Holocausto y la termina haciendo lo mismo”

1
1130
Deborah Lipstadt - Foto Wikipedia

La historiadora del Holocausto Deborah Lipstadt calificó el discurso del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbás de “antisemitismo clásico” y de realizar una “reescritura de la historia” destinada a encuadrar a los judíos como colaboradores nazis.

Académicos y activistas se expresaron contra Abbás después de que el viejo líder de la AP atribuyera el genocidio nazi de los judíos europeos al comportamiento judío y a “sus préstamos monetarios”.

“Aquí hay un hombre que comenzó su carrera negando el Holocausto y ahora, en las últimas etapas de su carrera, parece estar comprometido con la reescritura de la historia del Holocausto y el antisemitismo clásico”, acusó Lipstadt en una entrevista telefónica con el portal Times of Israel.

En su discurso, Abbás se refirió al acuerdo “haavará” de 1933 entre los primeros líderes sionistas, el Banco Anglo-palestino (hoy Bank Leumi), los líderes sionistas judeo-alemanes y la Alemania nazi para permitir a los judíos alemanes emigren al mandato británico de Palestina con algunos de sus activos. Con el acuerdo, afirmó Abbás, Adolf Hitler, cuyo régimen nazi fue responsable del asesinato de seis millones de judíos en el Holocausto, “facilitó la inmigración de judíos a Israel”.

El líder de la AP citó además a la tesis pseudocientífica de “La decimotercera tribu” de Arthur Koestler, que afirma que los judíos ashkenazis descienden de jázaros, para argumentar que los judíos no tienen vínculos históricos con Israel, y reiteró su afirmación de que el estado judío fue fundado como “un proyecto colonial europeo”. “Esto clásico antisemitismo y una clásica culpabilización de la víctima”, dijo Lipstadt, una prominente académica estadounidense y experta en negación del Holocausto cuyo triunfo en un juicio por difamación contra el negacionista británico del Holocausto David Irving fue adaptado en una película de 2016, “Negación”.

“Esto lo lleva directamente a su disertación, a su distorsión de la historia”, agregó, refiriéndose a los escritos de 1982 del líder de la Autoridad Palestina. Escrito en Moscú bajo el régimen soviético, “El otro lado: la relación secreta entre el nazismo y el sionismo”, alega que la cifra de seis millones de víctimas del Holocausto fue exagerada y que los líderes sionistas cooperaron con los nazis.

La diatriba del líder de la Autoridad Palestina también fue condenada por grupos judíos estadounidenses.

“Cargada de afirmaciones ahistóricas y pseudoacadémicas, la última diatriba del presidente palestino refleja una vez más la profundidad y la persistencia de las actitudes antisemitas que alberga”, dijo el director ejecutivo de ADL Jonathan Greenblatt. “Con discursos públicos como estos, no es de extrañar que bajo el liderazgo de Abbás, la Autoridad Palestina no haya renunciado ni combatido la incitación antisemita palestina, incluyendo narraciones de que los judíos son culpables del Holocausto y otras persecuciones antisemitas, y la negación de la presencia judía milenaria y la conexión con la Tierra de Israel”.

J Street también condenó los comentarios que “presentaban absurdos tropos antisemitas y comentarios profundamente ofensivos sobre la historia del pueblo judío e Israel”.

¿Qué era el acuerdo de haavará?

Negociado por los sionistas alemanes, el acuerdo de haavará que permitía la transferencia de algunos fondos de los fideicomisos alemanes a los fideicomisos palestinos se firmó con la Alemania nazi y el Banco anglo-palestino en agosto de 1933.

El acuerdo fue profundamente controvertido entre los sionistas en el Mandato Británico de Palestina, enfrentando a la Agencia Judía de David Ben Gurión contra el movimiento revisionista de Vladimir Jabotinsky. Liderados por Ben Gurión, los partidarios del acuerdo subrayaron el pragmatismo al permitir a los judíos alemanes huir de los nazis reteniendo parte de su capital en un acuerdo que también podría alentar la emigración judía. Los críticos rechazaron cualquier trato con la Alemania nazi como equivalente a tratar con el diablo.

“El sistema de haavará continuó funcionando de una forma u otra hasta mediados de la Segunda Guerra Mundial”, escribe el historiador israelí Tom Segev en “The Seventh Million”.

“Asistieron unas 20.000 personas y se transfirieron alrededor de 30 millones de dólares de Alemania a Palestina. No fue una suma trepidante incluso entonces, pero dio un cierto impulso a la economía y a la empresa sionista. Los inmigrantes se vieron obligados a esperar mucho tiempo por su dinero, a veces tanto como dos o tres años. Perdieron hasta el 35 por ciento de su capital, pero de acuerdo con los cálculos de los defensores de la haavará, habrían perdido más si hubiesen intentado transferir su capital de otra manera legal”.

Según el Dr. Yehuda Bauer, 92, uno de los eruditos más eminentes de Israel del genocidio nazi de los judíos europeos, solo 8 millones de libras fueron transferidas a través de los fideicomisos de la haavará y los judíos alemanes representaron solo una cuarta parte de los inmigrantes judíos en la época. “El tema de la haavará es usado por antisemitas y pro nazis, incluido Abbás, de una manera que no es razonable. No hubo una idea compartida ni nada parecido entre el sionismo y la Alemania nazi. Lo que hubo fue el deseo de los alemanes de deshacerse de los judíos y el deseo de los judíos de salvarse a sí mismos”, dijo Bauer.

Similares declaraciones de la relación nazi-sionista fueron planteadas recientemente por el ex alcalde de Londres Ken Livingstone, quien en 2016 dijo que Hitler apoyó inicialmente el sionismo en la década de 1930 “antes de enloquecer y terminó asesinando a seis millones de judíos”.

Lipstadt añadió que la presentación de Abbás del acuerdo, en el contexto de alegar una conspiración económica europea para poblar el territorio con judíos, es muy engañosa. Esto es “parte de tratar de enmarcar a los sionistas de Israel como parte de un esfuerzo de colaboración con los nazis. Todo esto es espantoso.”

 

1 Comentario

  1. dejen que hable estupideces este viejo decrepito, y termina luego Israel con este invento palestino, expulsa a todos estos cerdos musulmanes y terroristas.