Danza en el Mishkán: “Ruido Blanco 2018” de Vértigo

0
406

En el marco de la prestigiosa serie de la ópera israelí titulada “Danza en el Mishkán” en el marco de la cual se han presentado y continúan presentándose las compañías más importantes del mundo y la serie “Revolución de la Opera Israelí”, se podrá ver esta vez a la Compañía de Danzas “Vértigo” en la nueva pieza “Ruido Blanco 2018” (Raash Lavan 2018). Es un estreno mundial y una reelaboración de la obra maestra de la coreógrafa Noa Wertheim “White Noise”, creada hace una década y que ha ganado elogios y éxito en Israel y en el extranjero. Se presentará el 19 y 20 de enero 2018 en el Centro de las Artes Escénicas, Hogar de la Opera (Mishkán) y el 25.1 y 26.1 en el Auditorio Sherover del Teatro de Jerusalén.
El trabajo recreado recientemente especialmente para la mencionada serie es una obra conjunta de “Vértigo” con “La Orquesta de la Revolución” bajo la dirección musical de Roy Oppenheim y Zohar Sharon, con música realizada por el mismo Roy, que vuelve a poner en escena una música original, ecléctica y rica, creada por Ran Bagno para la obra del 2008, con orquestaciones y arreglos de música escritas esta vez especialmente por la compositora Orit Gurel para la nueva producción.

Nos informan que “El diálogo y la atención entre los bailarines y los músicos en tiempo real frente a los ojos del público, revelan nuevas capas en la obra y crean un mundo total y homogéneo en el que la música y el movimiento que se alimentan mutuamente”.
Sasson Kedem es el diseñador de los trajes, continuando así la colaboración que comenzó hace dos años entre Kedem y Vértigo. Para esta pieza diseñó trajes idénticos, como para eliminar identidades y romper la dicotomía inherente al género. El color del vestuario es un gris sin color.
Creación, “White Noise”, nació en la época en que la compañía Vértigo se mudo de su sede en Jerusalén a la aldea ecológica que es su residencia actual, erigida por miembros del Kibutz Netiv Halamed. La pieza marca de forma clara la agenda ambiental de la compañía.
El libro de Kalle Lasn “Disturbio Cultural”, inspiró a Noa Wertheim: “El mundo moderno produce un conjunto de sonidos que penetran en el cuerpo y perturban los sistemas informáticos y el ritmo de la respiración. Nosotros sin darnos cuenta, nos ponemos como un sacrificio en el altar de la cultura de consumo”. ■

Dejar respuesta