Consumidores podrán obtener las conversaciones grabadas

0
1143

Los proveedores de servicios deberán enviar por correo electrónico a los consumidores las conversaciones telefónicas grabadas de los consumidores llevadas a cabo con sus representantes, bajo una nueva directiva impulsada por la Autoridad de Información y Tecnología del Ministerio de Justicia.
La directiva establece que es derecho del cliente recibir cualquier información digital cobrada por el negocio, incluyendo llamadas telefónicas grabadas, sesiones de chat o conversaciones de vídeo con un representante. La empresa será responsable de proporcionar estos registros de forma rápida y sin obstáculos. Estos datos pertenecen al consumidor, indicó la autoridad. La sanción por incumplimiento es una multa de 15.000 shekels.
Los consumidores israelíes que buscan un servicio de teléfono de los proveedores de servicios tales como bancos, compañías de seguros están acostumbrados a escuchar grabaciones automáticas que indican que la conversación puede ser grabada. Estos proveedores de servicios recogen y guardan datos sobre los clientes debido a diversas leyes y reglamentos, tales como el requisito de grabar una conversación cuando un cliente renueva un contrato de seguro.
Estos datos también podrían servir a los clientes que buscan desafiar las demandas de una empresa – probando que no estuvo de acuerdo de adquirir un seguro para su teléfono celular, o servir como evidencia en una demanda contra un banco, por ejemplo.
Hasta ahora, los clientes que han solicitado recibir grabaciones de sus propias conversaciones fueron frecuentemente rechazados, o recibieron evasivas. Es raro que una empresa simplemente reenvíe la conversación con el cliente a través de correo electrónico. A menudo, por ejemplo, una empresa insistirá en que un cliente llegue a las oficinas corporativas con el fin de recibir los registros.
La regulación se encuentra actualmente en fase de proyecto, y el período convocación al público (feedback) de 30 días ahora está comenzando. Es razonable suponer que las empresas responderán con una larga lista de objeciones.
Siguiendo al feedback, la autoridad hará cambios en la regulación antes de publicarla como política oficial.
La nueva regulación es una versión actualizada de una regulación más antigua sobre la privacidad de los consumidores, que se ha escrito antes de la era digital. La actual normativa exige a las empresas dar a los clientes toda la información que recogen sobre sus personalidades, su salud, sus finanzas, sus habilidades profesionales y más. ■

Dejar respuesta