Compartir información a través de Internet de las células

0
684

Hallazgo revela los modos de comunicación entre ellas

Las células tienen numerosos medios de comunicación, pero uno descubierto en los últimos años sorprendió a los investigadores: las células pueden extender pequeñas estructuras tubulares -una especie de nanotubo- entre sus membranas para permitir la transferencia directa de material de una a otra. Una red de células, o “internet de las células”, como se denominó en la revista Nature, puede conectarse mediante nanotubos; pero al igual que ciertos tipos de interacciones en línea, esto tiene beneficios y riesgos potenciales.
La investigación del Instituto Weizmann de Ciencias recientemente despejó el misterio al mostrar que el material que pasa a través de estos “nanotubos” incluye instrucciones genéticas que pueden alterar directamente las funciones internas de la célula receptora. Estos hallazgos, dicen los investigadores, cuestionan la idea de que la célula sea una unidad autónoma amurallada.
El profesor Jeffrey Gerst, del Departamento de Genética Molecular del Instituto, dice que los nanotubos funcionan como los puentes a reacción, que bajamos para abordar un avión directamente desde la puerta de embarque. Para los aeropuertos, esto hace que el abordaje sea más eficiente que el método anterior de transportar pasajeros al avión, pero sí significa que los aviones deben estar siempre al lado de las puertas. De hecho, las células emplean “autobuses”: vesículas pequeñas y cerradas que transportan varias moléculas de una membrana a otra. Incluso las vesículas ocasionalmente transportan material genético en forma de ARN pequeños; pero este ARN generalmente no es del tipo conocido como ARN mensajero, que lleva instrucciones para la fabricación de proteínas desde los genes hasta la maquinaria productora de proteínas.
El nuevo estudio, dirigido por el becario postdoctoral Dr. Gal Haimovich en el laboratorio de Gerst, muestra por primera vez que las células también pueden transferir moléculas de ARN mensajero enteras de una célula a otra, no en vesículas, sino directamente a través de los nanotubos. En otras palabras, un pedido para la fabricación de proteínas puede emitirse en una célula y llevarse a cabo en la maquinaria de la siguiente. Los hallazgos de este estudio se publicaron en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS).■

Dejar respuesta