Cómo Obama engendró a Amona

6
1287

Su extremismo exacerbó a los jóvenes colonos
Evelyn Gordon
Observando cómo el gobierno israelí se convulsiona a sí mismo por 40 hogares en el asentamiento ilegal de Amona, un forastero podría ser perdonado por preguntarse si se ha vuelto loco. Si usted no entiende la política subyacente, no hay una explicación racional de por qué los altos funcionarios del gobierno han dedicado más horas a encontrar una manera de evitar arrasar esas 40 casas mientras tienen a numerosos asuntos más importantes. La política sobre este tema tiene más sentido que la política en general, y también muestra por qué el enfoque de Barack Obama sobre el tema de los asentamientos es en última instancia destructivo para la solución de dos estados que él dice favorecer.
Como el comentarista israelí Yossi Verter señaló la semana pasada, el primer ministro Biniamín Netanyahu no ha tenido anteriormente problemas para tomar medidas que alteran a su base de apoyo política. En 2009, instituyó un congelamiento sin precedentes de 10 meses en la construcción de asentamientos, y eliminó otros puestos de avanzada ilegales con poblaciones relativamente grandes. La construcción de asentamientos ha sido más lenta en su mandato que bajo ningún primer ministro anterior, algo que incluso el periódico Haaretz de extrema izquierda admite. Incluso impuso una congelación sin precedentes de edificios no declarados en los grandes barrios judíos de Jerusalén Este. ¿Qué cambió de repente?
La respuesta, que se hizo clara para mí durante una discusión sobre un almuerzo de Shabat, deriva de una división generacional. Los recuerdos políticos más abrasadores de mi generación son los Acuerdos de Oslo de 1993 y el consiguiente recrudecimiento del terror; la fracasada cumbre israelí-palestina en el año 2000 y el consiguiente derramamiento de sangre de la segunda intifada; y la retirada de Gaza en 2005 y la consiguiente conflagración de cohetes contra Israel, que hasta ahora ha llevado a tres guerras. Por lo tanto, desde nuestra perspectiva, Netanyahu estuvo básicamente muy bien. A diferencia de todos sus predecesores, ha resistido una fuerte presión internacional para hacer concesiones territoriales adicionales que serían igualmente desastrosas para la seguridad de Israel. En consecuencia, estamos dispuestos a tolerarlo en otros asuntos, incluso cuando no estamos de acuerdo con él.
Pero las personas que eran niños durante la mayoría o todos los eventos anteriores tienen una visión muy diferente de Netanyahu. A falta de memoria de la rapidez con que otros primeros ministros cambiaron su orientación bajo presión –Itzjak Rabin en su promesa de no entablar negociaciones con la OLP, Ariel Sharon en su promesa de no retirarse unilateralmente de Gaza – no ven cómo Netanyahu mantiene valientemente la línea en contra de desastrosas retiradas territoriales. Ellos toman esto por sentado.
Lo que ven en cambio es la forma en que ha cedido el control de facto de la tierra, dando a la comunidad internacional el poder de veto sobre cuándo y dónde Israel construye. Para tomar el ejemplo más llamativo, ¿qué otro país se abstiene de construir viviendas desesperadamente necesarias en su propia capital por temor a la presión internacional? ¿No se burla de la pretensión de Israel de soberanía en Jerusalén?
Así que después de casi ocho años de construcción declarada y no declarada, los activistas más jóvenes están hirviendo de frustración. Quieren ver a Israel actuando como un país normal, soberano y construyendo donde lo estime conveniente, lo cual, para muchos de ellos, significa en toda Cisjordania. Que Amona se ha convertido en el vehículo de su frustración es un simple accidente del destino. Debido a que la Corte Suprema ordenó su demolición para el 25 de diciembre, el truco habitual del gobierno de posponer cualquier decisión no funcionará más; tiene que demoler el asentamiento o legalizarlo dentro de las próximas tres semanas.
Pero, ¿qué tiene que ver esto con la política de asentamientos de Obama? La respuesta es simple. Los gobiernos anteriores de los Estados Unidos distinguían entre las áreas que Israel casi seguramente mantendría bajo cualquier acuerdo con los palestinos -como los grandes barrios judíos en Jerusalén Este o los principales bloques de asentamientos- y asentamientos aislados que tendrían que ser evacuados bajo cualquier acuerdo. Dado que la construcción en las antiguas áreas no impidió en realidad las perspectivas de una solución de dos estados, las administraciones anteriores no se preocuparon mucho por ello.
La Administración Obama, por el contrario, se opone a las nuevas casas en los grandes barrios judíos de Jerusalén, con tanta vociferancia como a las nuevas casas en el puesto más aislado de la Ribera Occidental. Tampoco le ha dado a Netanyahu ningún crédito por su restricción sin precedentes en la construcción de asentamientos; en cambio, lo ha consistentemente y falsamente acusado de la construcción “agresiva” y luego usa esta falsa acusación para culparlo por el estancamiento del proceso de paz.
Si Obama hubiera aceptado tranquilamente construir en Jerusalén y los bloques de asentamientos y dado a Netanyahu el crédito público por su moderación, Netanyahu habría sido un ejemplo para los activistas jóvenes enojados de su partido. Es cierto que no estamos construyendo en todas partes, él podría haber dicho, pero al menos estamos construyendo en algunos lugares que son importantes para nosotros. La restricción en otras áreas vale la pena por el bien de las buenas relaciones con Washington.
Pero en la cara de la política real de Obama, Netanyahu no pudo ser ejemplar en absoluto. No están construyendo en ninguna parte, los jóvenes activistas justamente replican, y si van a generar tanto escándalo internacional construyendo en Jerusalén como construyendo en Amona, ¿por qué no construir en todas partes?
Netanyahu se ha esforzado desesperadamente por encontrar algún tipo de compromiso sobre Amona, y puede tener éxito. Pero la ira de los jóvenes activistas no va a desaparecer, así que en algún momento, tendrá que elegir: empezar a construir y arriesgar el descontento de la comunidad internacional, o continuar su moderación y arriesgarse a perder su propia base. Y cuando los políticos en los países democráticos se ven obligados a elegir entre sus votantes y líderes extranjeros, estos últimos suelen perder.
Por lo tanto, si la comunidad internacional quiere asegurar que la construcción de asentamientos no socave una solución de dos estados, debe dejar de oponerse a la construcción en áreas donde la construcción no hace tal cosa, como Jerusalén y los bloques de asentamientos. De lo contrario, Netanyahu no tendrá munición con la que luchar contra los jóvenes activistas enojados de su base. Y si no puede vencerlos, casi seguramente se unirá a ellos.

6 Comentarios

  1. BRAVO.BRAVO.BRAVO……..BRILLANTE COMO SIEMPRE EVELYN.FELIZMENTE LA EPOCA TRISTE Y GRIS DE OBAMA TERMINA .LLEGA UN NUEVO TIEMPO Y ES LA HORA DE CAMBIAR LAS REGLAS DEL JUEGO.

  2. Es un tema demasiado complejo, pero el estado debe preocuparse por sus ciudadanos y no por satisfacer las necesidades de ninguna potencia. Nuestra actual administración puede y debe ser criticada en lo interno, la sociedad no está bien, pero las relaciones internacionales parecen estar bien encaminadas. El de Evelyn aporta la visión desde otros ángulos; invita a contemplar los factores subjetivos, que en estas tierras son determinantes. No hay lugar para dos estados, pero fracturar a la sociedad puede llevarnos a escenarios no deseados.

Dejar respuesta