Cómo afecta el conflicto israelí-palestino al cerebro

1
1638

Entre la compasión biológica y la discriminación social
Si muestra a alguien una foto de otro que sufre, sentirá inmediatamente su dolor. Pero, ¿qué sucede cuando un judío israelí aprende sobre el sufrimiento árabe y viceversa? Un nuevo estudio intentó averiguarlo.
“Quinientos milisegundos de gracia”. En esta frase, la profesora Ruth Feldman resume los resultados de un estudio realizado recientemente en su laboratorio.
Ese pequeño momento de compasión – no más de medio segundo – es la duración de nuestra respuesta cerebral automática al dolor y el sufrimiento de “el otro”, no importa quién o qué son, y de dónde vienen.
Este momento pasará en un abrir y cerrar de ojos, antes de que nuestra empatía se vuelva discriminatoria y selectiva.
“Un sistema más sofisticado entra en acción y determina rápidamente quién es un amigo y quién es un enemigo”, dice Feldman, investigadora del Centro Multidisciplinario de Investigación Cerebral Gonda, Universidad Bar-Ilan, Ramat Gan, y del Child Study Center de la Universidad de Yale.
“La actividad cerebral que está relacionada con la empatía cambia”, continúa. “Esta se recarga de asociaciones y pensamientos, divididos entre los que pertenecen a ‘mi’ bando y los que no, entre los que podrían constituir una amenaza y los que están en apuros y necesitan mi ayuda”.
Este es el primer estudio neurológico para tratar las relaciones árabe-judías, examinando el efecto del conflicto sobre los mecanismos de empatía en las mentes de ambas partes.

Detección de amenazas
Nuestra capacidad de sentir, comprender, identificarse y mostrar compasión por el otro nos lleva a considerarnos erróneamente seres superiores, más morales y benevolentes en comparación con todos los demás animales del planeta. Pero esa descripción -por mucho que nos haga sentir bien sobre nosotros mismos- es una afrenta a la realidad y a varios hechos biológicos básicos.
Nuestros mecanismos de empatía son un producto de la evolución, diseñados para satisfacer las necesidades de supervivencia, continuidad y proliferación de la especie. Es un mecanismo de supervivencia primitivo fundamental que se encuentra, en algún nivel u otro, entre otros animales en el medio silvestre.
El contexto y la manifestación exterior siguen cambiando, pero es inherente a la capacidad humana de empatizar la conciencia de que una persona necesita habilidades y socialización para aumentar sus posibilidades de supervivencia.
El sistema de valores morales -que santifica la solidaridad, la compasión, la ayuda e incluso el sacrificio por el otro- es un marco social humano práctico. Pero en su base biológica, la facultad de empatía del cerebro es inseparable del mecanismo de detección de amenazas.
El sistema de empatía en el cerebro ha sido estudiado a lo largo de los años, y en sí representa una especie de conflicto perpetuo entre dos fuerzas que se desarrollaron en su interior durante el curso de la evolución.
Primero y principal está el mecanismo de supervivencia antiguo, incorporado, localizado en el sistema límbico en el cerebro, que identifica las amenazas inminentes que nos rodean. Cuando hay una sensación de peligro real, el mecanismo “se hace cargo”, obligando a los sistemas del cuerpo a la acción requerida.
El mismo sistema tiene una tarea de supervivencia adicional: reconocer e identificarse con el otro en el nivel fisiológico-neural. Este atributo se conoce como “reflejo”, y nos permite sentir una identificación física cuando se expone al dolor del otro. El sistema se encuentra en otros mamíferos, incluyendo roedores y monos.
Pero nuestro sentido de la empatía no depende del sistema primitivo de la identificación de la amenaza solamente. Las últimas etapas de la evolución vieron un crecimiento en el tamaño del cerebro humano y el consiguiente desarrollo de sistemas más avanzados, asociados principalmente con el lóbulo frontal (corteza prefrontal). Éstos son responsables de un complejo grupo de sofisticadas funciones cognitivas y conductuales, incluyendo la distinción entre amigo y enemigo. Esto nos permite abordar la toma de decisiones más complejas en grupos sociales más grandes.
El sistema está a su vez moldeado e influenciado por nuestro entorno: el mundo de los  contenidos simbólicos, la educación, la atmósfera y los mensajes a los que está expuesta una persona.

Cosmovisión implantada
El estudio incluyó a 80 árabes y judíos en Israel, de 16 a 18 años, hombres y mujeres. “Elegimos a propósito este grupo de edad”, dice Feldman. “Esta es una época en la que pueden mostrar empatía, pero también están muy expuestos a la propaganda. Es obvio por qué, a lo largo de la historia, los jóvenes de esta edad fueron enviados a la guerra”.
En la primera etapa, cada participante realizó un escáner cerebral mientras le mostraban una serie de fotografías de dolor físico infligido a judíos y árabes: una puñalada o un golpe de martillo, por ejemplo, junto con un título con el nombre y el lugar de la víctima: Este es Shahar [Judío] de Tel Aviv “o” Este es Shahad [árabe] de Taibeh”.
Para las exploraciones cerebrales, Levy empleó el dispositivo MEG (magnetoencefalografía) de la Universidad de Bar-Ilan, el único de su tipo en Israel.
Las exploraciones revelaron diferencias significativas en la actividad cerebral al reaccionar ante el dolor relacionado con el “otro”, en oposición al dolor atribuido a un miembro de su propio pueblo y esto era cierto tanto para participantes judíos como árabes.
Además, los investigadores fueron capaces de identificar dos etapas interesantes en la respuesta cerebral, y en realidad registrar la transferencia de las “riendas de control” desde el sistema de empatía básica al más avanzado sistema de empatía selectiva.
En la primera etapa, que duró unos pocos cientos de milisegundos, se registró una breve explosión automática de actividad cerebral entre los participantes, antes de volver a cero. Esto fue seguido inmediatamente por otra etapa, en la que los investigadores identificaron una mayor actividad del mecanismo de empatía en el cerebro pero sólo cuando los sujetos fueron expuestos a la angustia de alguien identificado como uno de los suyos.

Jerarquía de empatía
“En general, el nivel de hostilidad en las reuniones no fue alto”, informa Levy. “Eran conversaciones sencillas y cotidianas entre los adolescentes y no encontramos diferencia entre judíos y árabes. Y sin embargo, cuando examinamos a fondo los niveles de hostilidad, encontramos que un menor nivel de hostilidad era consistente con un alto nivel de actividad cerebral con respecto al dolor de alguien del otro lado -es decir una demostración de empatía- y viceversa: un alto nivel de hostilidad se traduce en un bajo nivel de actividad cerebral con respecto al otro”.
“En general, el nivel de preparación para el compromiso era bajo en ambos lados. Pero lo interesante era que aquí también la actividad cerebral vinculada a la empatía era mayor entre los que mostraban una mayor disposición a comprometerse”, añade Levy.
Finalmente, cuando todos los hallazgos fueron cruzados, los investigadores no sólo descubrieron la existencia de una desviación en la respuesta empática, sino también el grado de la desviación. “Vimos que cuando el nivel de hostilidad y falta de compromiso era alto, la desviación en la actividad cerebral era mayor y más decisiva”, dice Feldman.
La buena noticia que surge del estudio, de acuerdo con Feldman, es que la situación no es un proceso irreversible. Nuestros mecanismos básicos de empatía siguen funcionando, pero las influencias externas, los prejuicios y los sesgos crean una jerarquía de empatía.

1 Comentario

  1. Los autores del articulo no se jugaron en lo mas minimo. Seria interesante saber cuales cerebros son mas sensibles al sufrimiento ajeno.
    En la practica vemos casi a diario que los arabes FESTEJAN las masacres de Judios mientras que en los Judios estos festejos son cosa muy pero muy rara, casi ausentes diría.
    Por otra parte en Israel está lleno de organizaciones pacifistas mientras que en los territorios palestinos esas organizaciones pacifistas ni existen siquiera.
    Y por ultimo está la realidad de que en las calles de Tel Aviv un arabe puede caminar tranquilo, pero un Judio no puede caminar por las calles de Ramallah sin caer acuchillado a los 2 minutos…

Dejar respuesta