Comienza la construcción de la tienda Ikea en Beer Sheva

0
910

La cuarta sucursal de la empresa de muebles sueca
Tres meses después de que el grupo de Bronfman-Fisher y la compañía de bienes raíces, Mega Or, ganó el concurso de una parcela en Beer Sheva, se espera que la construcción de la cuarta sucursal israelí de la cadena internacional del muebles Ikea comience en corto tiempo.
La inversión en este sitio, que será sede de otro centro comercial, además de Ikea, se estima en 250 millones de shékels, incluyendo el precio de la parcela.
La cadena de muebles sueca Ikea actualmente opera otras tres sucursales en Israel en las ciudades de Netanya, Rishon Lezion y Kiryat Ata cerca de Haifa.
La franquicia (licencia) de Ikea en Israel está controlada por Shalom Fisher y Matthew Bronfman. En agosto, Mega Or, controlada por su director ejecutivo, Tzahi Nahmias, informó sobre esta asociación que se formó para el proyecto de Beer Sheva, después de ganar una licitación de 73 dunam (18 acres) de terreno, Bronfman-Fisher, con 43 millones de shékels, las acciones de Mega Or, fueron de 18 millones de shékels. Después de ganar la licitación, la estimación de Mega Or fue que el costo de la construcción de la tienda de Ikea será de 100 millones de shékels.

Otro Venture conjunto Mega Or y Bronfman-Fisher
Como parte de esta asociación, Mega Or controlará un tercio de los derechos de la tierra en la parcela de Ikea y el resto de los derechos para el compuesto adicional que se construirá en las inmediaciones.
Los proyectos de los edificios cubrirán un estimado de 40.000 metros cuadrados – 25.000 metros cuadrados para la tienda de Ikea y el resto para otra actividad comercial. Mega Or dice que de acuerdo con el plan de construcción urbana, el lugar se dividirá en zonas de comercio, incluyendo salas de exposiciones, lugares de comida, entretenimiento (salas de recepción, clubes, cines y salas de videojuegos) y plazas de estacionamiento.
Según las estimaciones, los socios recibirán un arrendamiento anual de 20 millones de shékels para el sitio, la mitad de ella para Mega Or, que en la actualidad tiene unos ingresos anuales de 100 millones de shékels. Esta no es la primera vez que Mega Or y Bronfman-Fisher cooperan en conjunto.
El año pasado, Mega Or y Bronfman-Fisher subsidiaria de Shefa Success Logistics, construyó un centro logístico de 19.000 metros cuadrados en Ashdod, con una inversión de unas decenas de millones de shékels, una parte del cual está alquilado a Shefa Logística.
Cuando Mega Or reportó la compra de la parcela de Beer Sheva, expresó que “todavía no decidió cómo pueden obtenerse los fondos necesarios para la construcción del sitio, ya sea a través de un préstamo bancario, un préstamo de una institución financiera o la oferta de bonos”. En septiembre, la compañía completó una financiación de 50 millones de shékels en deuda.
Mega Or, que está desarrollando la construcción y el manejo de centros comerciales, se negocia en una capitalización de mercado de 820 millones de shékels, después de un auge del 50% en el precio de las acciones desde el comienzo del año, lo que refleja un valor de 370 millones de shékels para Nachmias Holdings (45%). Los precios de las acciones han beneficiado también a varias instituciones financieras, incluyendo Yelin Lapidot Investment House Ltd., Altshuler Shaham, cada uno controlando una participación del 9% y Psagot Investment House Ltd., con una participación del 7%.
Mega Or controla más de 20 propiedades que producen ingresos y más de 20 propiedades aún se planifican y construyen. De acuerdo con los resultados de la compañía para la primera mitad de 2016, los ingresos aumentaron un 25%, a 44 millones de shékels; junto con una revalorización de la propiedad, estas cifras ayudaron a la empresa para informar de un salto del 115% en las ganancias, a 67 millones de shékels.
Bronfman y Fisher, que se han beneficiado del éxito de Ikea en Israel, recientemente vendió una parte significativa de su inversión en la Shufersal Ltd: la cadena de venta al por menor que ya no retiene la parte mayoritaria de la misma, la que entró en el 2007 con intenciones de asumir el control (después de vender su participación en la cadena competitiva Mega). Después de controlar las participaciones en Shufersal durante una década y hacer una inversión de 900 millones de shékels, los socios no han obtenido ningún beneficio. ■

Dejar respuesta