Caso 1000: recomiendan acusar a Netanyahu por soborno

1
658

Los “regalos” de Milchan eran sistemáticos

Según los informes, la Corte de Tel Aviv se inclina hacia la recomendación de que el fiscal general acuse al primer ministro Biniamín Netanyahu por soborno, además de fraude y abuso de confianza, en el denominado Caso 1000 de los regalos, una de las varias investigaciones por corrupción en su contra.
El departamento de finanzas e impuestos de la fiscalía del distrito de Tel Aviv ha establecido evidencia de que Netanyahu “sistemáticamente” exigió beneficios por valor de aproximadamente 1 millón de shekels (282.000 dólares) del magnate de Hollywood Arnon Milchan, informó la emisora pública Kan.
El informe contradijo un informe del canal 10 del mes pasado que decía que los fiscales se inclinaban a acusar a Netanyahu solo por abuso de confianza en el caso, ya que los cargos de soborno requerirían un mayor grado de evidencia para ser probados.
El caso, que la policía entregó a la fiscalía en febrero con recomendaciones para un cargo de soborno, implica sospechas de que el primer ministro y su esposa, Sara, recibieron regalos ilícitos de benefactores multimillonarios, incluido el productor de Hollywood nacido en Israel Milchan y James Packer, a cambio de favores.
La decisión de los fiscales se basa en la gran suma de dinero, así como en la evidencia de que las demandas de los Netanyahu se hicieron durante varios años y fueron sistemáticas.
Haciendo hincapié en que la inclinación a acusar a Netanyahu por soborno estaba potencialmente sujeta a cambios, Kan también informó que el fiscal del distrito aún no ha decidido si debe solicitar cargos similares contra Milchan, como recomendó la policía.
Los fiscales temen que, en caso de que Milchan sea acusado, no coopere por completo en un futuro juicio en Netanyahu y no proporcione a la corte las mismas pruebas incriminatorias que compartió en sus interrogatorios policiales.■

1 Comentario

  1. En este mismo articulo, escrito para acosar (no acusar) reconocen que no tienen pruebas, solo declaraciones de testigos comprados, amenazados y sometidos a presiones ilegales, que no alcanzan para comprometer legalmente a Bibi.
    El articulista reconoce el temor de que estos ilegales testigos no refrenden las ilegales declaraciones que obtuvieron bajo tortura moral y amenazas.

    Aquí queda claro el nivel moral y ético de la zurda israelí que desesperada busca atacar a Natanyahu a través de medios de comunicación afines a sus infames propósitos.

Dejar respuesta