Capacitación en alta tecnología para cubrir una brecha laboral

0
1954

Una serie de nuevos programas tiene por objetivo preparar a las poblaciones locales desempleadas en el sector de alta tecnología de Israel, el cual carece de aproximadamente 10.000 trabajadores.

Entrenando a los desfavorecidos para llenar la brecha de alta tecnología de Israel
El sector de alta tecnología de Israel es corto de 10.000 trabajadores. Una serie de nuevos programas tiene como objetivo preparar a las poblaciones locales subempleadas para estos trabajos. En el cual se ayuda a personas con diferentes incapacidades laborales, por ejemplo el de un adolescente de 14 años que vivía todo el día en la calle en un barrio de clase trabajadora sin posibilidades de desarrollo educacional, dado que presenta un cuadro de TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), hasta que escuchó acerca de un programa de certificación de Google en marketing digital dirigido por JDC-Tevet, una sociedad con el gobierno israelí para el avance y la inclusión en la fuerza laboral israelí de poblaciones vulnerables: árabes-israelíes, judíos ortodoxos (haredíes), mujeres, personas con discapacidades, inmigrantes etíopes, trabajadores mayores de 45 años y otros ciudadanos desfavorecidos de la sociedad.

JDC-Tevet es una de las muchas iniciativas privadas y públicas que capacitan a las poblaciones subempleadas para hacer frente a la escasez de trabajadores calificados para el creciente sector de alta tecnología de Israel.

El problema es tan grave que varias compañías lanzaron recientemente BETA (Be In Tel Aviv), una alianza que ofrece atractivos paquetes de reubicación para profesionales de tecnología en el extranjero.

Estas poblaciones sufren de una falta de conocimientos en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, inglés y oportunidades de educación superior.

Sin embargo, JCT cuenta actualmente con 553 mujeres y 402 hombres jaredíes que estudian ciencias de la computación e ingeniería, más de cientos de profesiones estudiantiles como enfermería y negocios, en campus separados.
En promedio, los salarios de alta tecnología son 50 por ciento más altos que en otras profesiones israelíes. Los sueldo en alta tecnología que ganan oscilan entre los 17,000 shekels y más por mes. En unos años, se predice, un porcentaje muy grande de mujeres ortodoxas serán ingenieros informáticos.

Según un informe de la Autoridad de Innovación Israelí 2017, aproximadamente 270,000 israelíes trabajan en alta tecnología. Los árabes-israelíes representan solo el 3% de ese sector. Una variedad de programas gubernamentales, filantrópicos, corporativos y académicos apuntan a elevar ese número al 20%, reflejando su proporción en la población general.

El dominio del hebreo es un obstáculo para alcanzar esta meta, dice el Prof. Bertold Fridlender, presidente de Hadassah Academic College (HAC) en Jerusalén, que ofrece programas preacadémicos para árabes y otros estudiantes desfavorecidos.
El próximo año HAC implementará una clase obligatoria de hebreo como parte de los estudios de primer año para los estudiantes árabes que no necesitan un año extra de hebreo preacadémico, lo que les permite graduarse más rápido.
El desarrollador de software Musmar Walaa fue uno de los muchos estudiantes de Nazaret que estudió ciencias de la computación en HAC con una beca completa. Él dice que tuvo problemas durante el primer año para poner su hebreo a la altura, pero ahora se comunica fácilmente con sus compañeros de trabajo, primero en Intel y ahora en NICE Actimize. ■
Fuente: ISRAEL21c

Dejar respuesta