Cánticos poéticos de “Slijot” en los días de perdón y renovación

0
830
Rincones musicales

En el barrio “Harova Hayehudí” de Jerusalén
Chiquita Levov

Rabino y Yeuda Peretz
Rabino y Yeuda Peretz

Desde el comienzo del mes de Elul hasta Iom Kipur, son días de arrepentimiento, de  “Slijot” en los que la atmósfera de santidad se siente en todo el país. Miles de fieles llegan desde todo el país y del extranjero para presenciar y realizar las oraciones, principalmente en el barrio judío, Harova Hayehudí, que ofrece más atracciones: encuentros de plegarias, “piutim”, litúrgica y música, paseos nocturnos e importantes shows musicales. La Asociación de Rehabilitación y Desarrollo del Barrio Judío invita al público en los días de Slijot a visitarlo pues el ambiente es diferente, ya que por las pintorescas callejuelas se camina siguiendo los senderos que sirvieron a grandes rabinos y reyes, vivir la experiencia de la Judería con historias y oraciones como nunca se había experimentado. Más datos: www.rova-yehudi.org.il.

Pini Rafael el guía y Yehuda
Pini Rafael el guía y Yehuda

El Departamento de Turismo dirigido por David Ansbacher, se embarca en grandes proyectos y fomenta la visita a través de numerosas actividades. Se podrán escuchar historias místicas del pasado conflictivo lleno de pasión de la ciudad, revivir en las narraciones del guía, Pini Rafael y de otros guías profesionales que llevan a los visitantes por las calles laberínticas y edificios antiguos, creando una atmósfera muy espiritual, mientras que en el trasfondo se escuchan los cánticos poéticos de “Slijot”, en el escenario único de la noche de Jerusalén, poblada de templos grandes y pequeñas sinagogas. Es una travesía por excavaciones y museos con exhibiciones impresionantes. Los paseos comienzan en la Puerta de Jaffa y continúan por la magnífica sinagoga.
18slijot-3Hahurva que simboliza el heroísmo de la gente del barrio, reconstruida hace poco y desde su cúpula en la superior se ve la ciudad en 360 grados. Durante la fiesta se presentará allí el cantautor de origen mexicano, sociólogo, filósofo y maestro de la lengua hebrea Yehuda Peretz Barel, quien además de su música (canciones litúrgicas en español también) cuenta la interesante historia de su vida. Su nombre era Alfredo Díaz, el heredero devoto de la parroquia de su padre (la Iglesia de la Divina Providencia) clérigo emergente en Veracruz, México, quien hace más de 25 años se embarcó en una odisea espiritual que lo trajo a la Tierra de Israel, con toda su familia y la congregación en el remolque. Convirtiéndose todos al judaísmo. Ahora es el rabino Yehuda Peretz Ben Avraham Avinu.

Habait Hasefaradí
Habait Hasefaradí

La gira continuará por el barrio de Herodes, donde los viajeros verán un descubrimiento sorprendente que alberga a los sacerdotes, ricos mosaicos especiales, artículos para el hogar de lujo, lámpara de grabado y baños y zonas húmedas rituales que purifican el cuerpo y la mente. Un paitán hablará de las mayores sinagogas de la ciudad, hacia el final se pasa por el parque arqueológico Centro Davidson y se termina en el Muro de los Lamentos, (Hakotel Hamaarabí) con la recitación masiva de “slijot”. El 29.9 a las 21:00 y alrededor de 3,5 horas en el barrio judío. Además, séptimo y octavo días de Tishrei (el 9 y 10 de octubre) de 21:00 a 12.30. Se programan otros recorridos, comenzarán en Mishkenot Shaananim pasarán por varios puntos y terminarán con “Slijot” en el Muro Occidental. (cuesta 25 shékel).
En esos días de paseos que se extienden hasta entrada la noche, conviene tener en cuenta el Hotel “Habait Hasfaradí”, que se halla en el corazón mismo del barrio en un edificio muy antiguo de más de 300 años pero que aún conserva toda su autenticidad. Hace dos años y tras tres de refacciones se habilitó como hotel. Antes pertenecía al Consejo de la Comunidad Sefaradita y en su planta baja se hospedaban las viudas con niños, que crecían y subían al piso superior a la Yeshiva de Vaad Ha Sefaradi. Fue un sitio que se fundó para ofrecer educación sefaradita.
El hotel totalmente refaccionado, tiene actualmente 50 habitaciones, que son suitas de lujo y otras familiares. El edificio guarda la forma española, con un patio alrededor del cual están las habitaciones y el patio mismo sirve para eventos. El interesante edificio y su patio, se presta para ser también una galería, en la cual se exhibirán próximamente muestras de artistas al principio de su carrera. Es la loable forma en la que Israel Ansselem Shalem, director de “Habait Hasefaradí”, se propone fomentar y apoyar al arte, idea muy acertada, pues hay rincones en el edificio que son muy pintorescos. Merece una visita.

Dejar respuesta