Canadá pide perdón por rechazar un barco con más de 900 refugiados judíos durante el Holocausto

7
898
Miembros de la familia judía Heilbrun en la cubierta del barco St. Louis Foto: Wikimedia Dominio Público

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau, se disculpó por la decisión del Gobierno de Canadá de denegar en mayo de 1939 la entrada en el país de un barco cargado con 937 pasajeros, entre ellos más de 900 refugiados judíos de Alemania.

El barco “St. Louis” fue obligado a regresar a Europa. Antes, Cuba y Estados Unidos habían negado el descenso de los pasajeros de la embarcación en su territorio.

De los más de 900 judíos que viajaban en él, 254 se refugiaron en Bélgica, Francia y Holanda, y fueron posteriormente asesinados por los nazis en 1940.

En la Cámara de los Comunes del Parlamento canadiense, Trudeau pidió disculpas a los pasajeros del barco, sus familias y las comunidades judías de todo el mundo por la política antisemita de las autoridades de Canadá que provocó el rechazo del “St. Louis”.

Trudeau afirmó que espera que la disculpa, “que debería haberse realizado hace mucho” pueda servir para “sacar a la luz este doloroso capítulo de nuestra historia y garantizar que su lección no sea olvidada”.

“Antisemitismo, xenofobia y odio no tienen lugar en este país, o en ninguna parte del mundo. Los recientes ataques contra la comunidad judía demuestran el trabajo que todavía tenemos que hacer. Siempre debemos resistir contra actitudes xenofóbicas y antisemitas y el odio en todas sus formas”, añadió Trudeau.

El primer ministro canadiense aseguró que, antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939, el líder alemán Adolf Hitler contempló que el mundo era “indiferente al sufrimiento de los refugiados judíos”.

Hitler “vio cómo rechazamos sus visados, ignoramos sus cartas y les negamos la entrada”, explicó Trudeau.

“La memoria del “St. Louis” recuerda lo mucho que hemos cambiado desde 1939 y reaviva nuestro compromiso para luchar contra el antisemitismo”, afirmó por su parte el ministro de Patrimonio y Multiculturalismo de Canadá, Pablo Rodríguez. EFE y Aurora

7 Comentarios

  1. El pedido de perdón es válido en cuanto al reconocimiento de la culpa. Pero si alguien inocente está prácticamente condenado a muerte y vos sos indiferente y te negás ayudarlo tras sus continuas súplicas ,sos partícipe necesario de su asesinato y entonces luego la disculpa no alcanza por su asesinato

  2. PARA SABER: EL BARCO FUE FLETADO POR UN GRUPO DE JUDIOS ALEMANES MUY RICOS, CUANDO LE SOLICITARON LAS VISAS AL EMBAJADOR AMERICANO EN LONDRES, JOSEPH KENNEDY(PADRE DE JHON FITZGERALD), LES FUERON NEGADAS, INCLUSO ENVIO ORDENES A WASHINGTON PARA EVITAR SU INMIGRACION!

  3. Canadà era uno de los principales compradores de pelo de los judíos de Auswichz. Lo explicaba un guía y mostraban fotos de los fardos en una visita que hice.

  4. El perdón, para que sea valedero, SOLO LO PUEDE OTORGAR EL DAMNIFICADO A SU ASESINO, lo cual es absurdo porque todos los damnificados estan muertos y es justamente su muerte injusta que quieren que se perdone.
    NADIE puede valablemente colocarse en el lugar de las víctimas para perdonar a los asesinos. Troudeau puede reconocer que estuvo muy mal lo que hicieron y puede pedir todo el perdon que quiera, pero nadie se lo podra dar.
    Es un crimen que no tiene y no puede tener el perdon DE NADIE.

  5. …..” pedimos perdon a los 900 Judios del St Louis por no haberles permitido refugiarse en Canada y les aseguramos que la proxima vez que vengan a refugiarse a Canadá los recibiremos con los brazos abiertos…”

    (mmmmmm)

Dejar respuesta